Nues­tro ci­ne no se mul­ti­pli­có co­mo las cris­pe­tas

Fren­te a 2016, los es­pec­ta­do­res de pe­lí­cu­las co­lom­bia­nas son me­nos. ¿Qué es­tá pa­san­do?

El Colombiano - - TENDENCIAS - JUAN DA­VID UMAÑA GA­LLE­GO

Aca­si cua­tro me­ses de ter­mi­nar el año, pa­re­ce que el ci­ne co­lom­biano no ten­drá la mis­ma ac­tua­ción de 2016. Pa­ra el pri­mer se­mes­tre su­ma­ba 2.127.634 es­pec­ta­do­res de fil­mes na­cio­na­les, mien­tras que en el mis­mo tiem­po de 2017 la ci­fra fue de 2.014.545.

Una di­fe­ren­cia de pú­bli­co de 113.089, que no es abis­mal, pe­ro pe­lliz­ca a la in­dus­tria. ¿Me­nos pe­lí­cu­las es­tre­na­das o tal vez se es­tá des­gas­tan­do la fór­mu­la del hu­mor?

¿Qué su­ce­de?

Pa­ra Adel­fa Mar­tí­nez, di­rec­to­ra de la Di­rec­ción de Ci­ne­ma­to­gra­fía del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, la cau­sa de la dis­mi­nu­ción tie­ne que ver con el éxi­to de va­rias pe­lí­cu­las de 2016 co­mo Us­ted no sa­be quién soy yo (637.903 es­pec­ta­do­res), Pol­vo Car­na­va­le­ro (109.664) y Mal­cria­dos (138.780).

“Ade­más, se es­tre­na­ron dos más en el pri­mer se­mes­tre de 2016 que en 2017. Es apre­su­ra­do de­cir que es­te año el in­gre­so al ci­ne na­cio­nal se­rá más ba­jo, por­que to­da­vía fal­tan pro­duc­cio­nes a las que le apos­ta­mos”, in­di­ca.

Otra opi­nión tie­ne el di­rec­tor de ci­ne Ha­rold Trom­pe­te­ro, quien es­tá en dos ori­llas. Su pe­lí­cu­la Los Ori­yi­na­les, es­tre­na­da en enero, ob­tu­vo 94.381 asis­ten­tes, lo que la tie­ne co­mo la se­gun­da más vis­ta es­te año, pe­ro al mis­mo tiem­po es­tre­nó Pe­rros en mar­zo, pe­ro su regreso al dra­ma so­lo re­ci­bió en sa­las a 2.212 per­so­nas, se­gún da­tos de Cad­box y Ci­ne Colombia.

“Sien­to que es­te año el pú­bli­co ha es­ta­do rea­cio a las pro­duc­cio­nes na­cio­na­les. Los nú­me­ros no han si­do alen­ta­do­res. Pe­lí­cu­las co­mo Pe­rros tie­nen sa­li­das más di­fí­ci­les por la pre­ven­ción del pú­bli­co, mien­tras que la fór­mu­la del hu­mor fá­cil se es­tá ago­tan­do y la gen­te ya no es­tá sin­tién­do­se atraí­da”.

La si­tua­ción es parte de la bús­que­da del ci­ne lo­cal por esas his­to­rias que lla­man la aten­ción, co­mo lo cree Trom­pe­te­ro. Es tal vez una reu­bi­ca­ción de las pro­duc­cio­nes pa­ra atraer fa­ná­ti­cos.

Es­tra­te­gias de di­fu­sión

Pa­ra la coor­di­na­do­ra ge­ne­ral de la Ci­ne­ma­te­ca Mu­ni­ci­pal de Me­de­llín, Ma­der­ley Ce­ba­llos, los do­cu­men­ta­les han te­ni­do acep­ta­ción en 2017, co­mo pa­só con el Silencio de los fu­si­les que lle­vó al ci­ne a 14.066 in­di­vi- duos, o Ama­zo­na, con sus 24.890 y con­tan­do.

Sin em­bar­go, fal­ta en­ten­der la im­por­tan­cia de com­prar una bo­le­ta pa­ra ver ci­ne na­cio­nal y que los rea­li­za­do­res y pro­duc­to­res pien­sen en es­tra­te­gias diferentes pa­ra la di­fu­sión.

“Un ejem­plo son las rea­li­za­das por Je­ri­có: el in­fi­ni­to vue­lo de los días, que fue a ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas y gru­pos de mu­je­res a bus­car su pú­bli­co, igual que Gen­te de bien, que lle­gó a los co­le­gios. Tác­ti­cas más di­rec­tas que se con­vier­tan en un voz a voz que acom­pa­ñe los me­dios tra­di­cio­na­les”, di­ce Ma­der­ley.

To­da­vía hay tiem­po pa­ra que las cin­tas que vie­nen lla­men a los co­lom­bia­nos a las sa­las. Tam­bién pa­ra pre­gun­tar­se qué ve­mos en la pan­ta­lla gran­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.