Doc­tor, há­ga­me un bebé a la car­ta

Edi­tar el ADN es aho­ra po­si­ble con una es­pe­cie de ti­je­ra. Es­to ali­men­ta emo­cio­nes, preo­cu­pa­cio­nes y con­fu­sio­nes.

El Colombiano - - TENDENCIAS SALUD - HE­LE­NA CORTÉS GÓ­MEZ

¿

Re­su­ci­tar al ma­mut la­nu­do? ¿Edi­tar un em­brión hu­mano? ¿Eli­mi­nar una es­pe­cie en­te­ra que con­si­de­ra­mos da­ñi­na? El des­cu­bri­mien­to más im­por­tan­te de los úl­ti­mos cin­co años es pa­ra mu­chos cien­tí­fi­cos el Crispr/Cas9, una téc­ni­ca de edi­ción ge­né­ti­ca con la que se pue­de cor­tar un pe­da­zo del ge­no­ma pa­ra al­te­rar o crear una nue­va fun­ción.

Ga­briel Bedoya, bió­lo­go ex­per­to en ge­né­ti­ca y evo­lu­ción hu­ma­na de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia, ase­gu­ró que “las téc­ni­cas de ma­ni­pu­la­ción del ma­te­rial ge­né­ti­co, que han pa­sa­do de la fic­ción a la reali­dad en me­dio si­glo, ha­cen parte de la evo­lu­ción de la es­pe­cie. Un ins­tru­men­to co­mo Crispr/Cas9 pue­de ser­vir­le a la hu­ma­ni­dad pa­ra sal­var su es­pe­cie cuan­do el me­dio am­bien­te su­fra cam­bios tan drás­ti­cos que so­lo so­bre­vi­van los edi­ta­dos”.

Se­gún Bedoya es­to no es una en­te­le­quia, “es so­lo que la po­bla­ción hu­ma­na no ha si­do re­ta­da de ver­dad, de for­ma que ten­ga que dar una res­pues­ta emer­gen­te. En­ton­ces apa­re­ce­rá la ver­da­de­ra éti­ca, que es ese prin­ci­pio al­truis­ta li­bre de pa­ren­tes­co, en el que pri­me la su­per­vi­ven­cia de la es­pe­cie”.

Es­te ti­po de cien­cia avan­za mu­cho más rá­pi­do que los me­ca­nis­mos de re­gu­la­ción que la ri­gen. Así que en los úl­ti­mos años, va­rios cien­tí­fi­cos han asu­mi­do la mi­sión de ha­cer que la ma­yor can­ti­dad de per­so­nas en­tien­da es­tas tec­no­lo­gías y sus con­se­cuen­cias.

Bedoya sos­tie­ne: “El sis­te­ma hu­mano es tan com­ple­jo que las re­glas de la éti­ca for­mal no de­tie­nen los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y lo que siem­pre apa­re­ce es la pre­gun­ta: ¿cuál se­rá el des­tino de es­te ma­mí­fe­ro en el pla­ne­ta?”.

Crispr con me­su­ra

Eli­mi­nar en­fer­me­da­des co­mo el alz­hei­mer, el sín­dro­me de down o al­gu­nos ti­pos de cán­cer; mo­di­fi­car la es­ta­tu­ra, el co­lor de los ojos o las ca­pa­ci­da­des men­ta­les son so­lo al­gu­nos ejem­plos del po­der que con­fie­re la ma­ni­pu­la­ción del ADN.

Las téc­ni­cas pa­ra cam­biar con­tro­la­da­men­te los frag­men­tos del ma­te­rial he­re­di­ta­rio exis­ten ha­ce más de 40 años; sin em­bar­go, el desa­rro­llo re­cien­te del mé­to­do Crispr/Cas9 en­cien­de las alar­mas en la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca.

En 2015, an­tes de que se pu­bli­ca­ran los es­tu­dios que in­vo­lu­cra­ban el uso de he­rra­mien­tas pa­ra la edi­ción ge­né­ti­ca que mo­di­fi­ca­ran el ADN de em­brio­nes hu­ma­nos, un gru­po de pres­ti­gio­sos bió­lo­gos, en­tre ellos Ed­ward

Lanp­hier y Fyo­dor Ur­nov, emi­tió un co­mu­ni­ca­do en la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Na­tu­re. En es­te ha­cían un lla­ma­do a la me­su­ra y re­sal­ta­ban la ne­ce­si­dad de cons­truir nor­mas que re­gu­la­ran es­tas téc­ni­cas.

El tex­to ti­tu­la­do No edi­ten la lí­nea ger­mi­nal hu­ma­na ase­gu­ra que “las mo­di­fi­ca­cio­nes ge­né­ti­cas hu­ma­nas he­re­di­ta- rias plan­tean se­rios ries­gos y los beneficios son te­nues”.

Al mo­di­fi­car la lla­ma­da lí­nea ger­mi­nal, que com­pren­de es­per­ma­to­zoi­des y óvu­los, los cam­bios in­tro­du­ci­dos con Crispr en un in­di­vi­duo se trans­mi­ti­rían de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción.

El di­le­ma éti­co apa­re­ce. ¿Qué tal te­ner un bebé de di­se­ño? ¿Qué tal si los fu­tu­ros pa­dres y los cien­tí­fi­cos de­ci­die­ran jun­tos op­tar por esa vía? ¿Y qué tal si no? ¿Si mu­cha gen­te pen­sa­ra que es una ma­la idea, pe­ro otros fa­mi­lia­res, co­le­gas y ami­gos to­ma­ran esa de­ci­sión?

Quie­nes es­tén a fa­vor, en un par de años, po­drían con­tra­tar a cien­tí­fi­cos por va­rios mi­les de dó­la­res pa­ra mo­di­fi­car un com­ple­to pa­nel de em­brio­nes hu­ma­nos. Lue­go po­drían usar prue­bas ge­né­ti­cas, y pre­de­cir que uno de es­tos em­brio­nes se-

“La in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca sur­gió cuan­do se en­ten­dió el sis­te­ma in­mu­ne de las bac­te­rias; la for­ma en la que ellas se defienden de los vi­rus”. GA­BRIEL BEDOYA Bió­lo­go y es­pe­cia­lis­ta en ge­né­ti­ca mo­le­cu­lar.

ría el me­jor de su se­rie.

To­da esa ge­ne­ra­ción de ni­ños mo­di­fi­ca­dos se apre­cia­ría más saludable que la pro­ge­ni­to­ra. Ten­dría me­no­res costos en aten­ción mé­di­ca. Se­ría in­mu­ne a una gran can­ti­dad de ma­les, in­clu­so al VIH-Sida y a en­fer­me­da­des ge­né­ti­cas.

“Aun­que pa­ra mu­chos es­to sue­na ge­nial, la ma­yo­ría de gen­te no po­dría evi­tar te­ner esa per­tur­ba­do­ra sen­sa­ción, un pre­sen­ti­mien­to de que hay al­go que no es­tá del to­do bien”, ase­gu­ró el cien­tí­fi­co bio­mé­di­co y es­cri­tor so­bre cé­lu­las ma­dre y ge­né­ti­ca Paul Knoep­fler en una char­la di­vul­ga­ti­va.

Knoeplfler tam­bién se pre­gun­tó so­bre có­mo los go­bier­nos co­men­za­rán a in­tere­sar­se por la mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca. Ni­ños así po­drían ser más sa­lu­da­bles, de esa ma­ne­ra, “si hay una ge­ne­ra­ción que pa­re­ce te­ner un me­nor cos­to en aten­ción mé­di­ca, es po­si­ble que los go­bier­nos co­mien­cen a obli­gar a los ciu­da­da­nos a se­guir es­ta vía. Mi­re­mos la ley china: un hi­jo por fa­mi­lia. Se cree que es­to im­pi­dió el na­ci­mien­to de 400 mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos. No es­tá lejos que la mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca pue­da ser al­go que el go­bierno exi­ja”.

Si el di­se­ño de be­bés se ha­ce po­pu­lar en la era di­gi­tal de vi­deos vi­ra­les y re­des so­cia­les, “¿qué tal si su di­se­ño se con­si­de­ra una moda, y se vuel­ven las

nue­vas per­so­na­li­da­des, al­go así co­mo los nue­vos Kar­das­hian?”, se cues­tio­nó Knoeplfler.

¿Has­ta dón­de de­be­ría lle­var­se y a qué rit­mo? ¿Se de­be­rían mo­di­fi­car em­brio­nes hu­ma­nos pa­ra eli­mi­nar ca­rac­te­rís­ti­cas per­ju­di­cia­les y aña­dir otras be­ne­fi­cio­sas? La pers­pec­ti­va es real y ya preo­cu­pa has­ta a al­gu­nos de los pri­me­ros desa­rro­lla­do­res de es­ta tec­no­lo­gía.

Por es­to ha­ce va­rias se­ma-

nas, el De­par­ta­men­to de De­fen­sa de Es­ta­dos Uni­dos anun­ció que $ 65 mi­llo­nes se des­ti­na­rán a pro­yec­tos de edi­ción de ge­nes, in­clu­yen­do có­mo ha­cer que Crispr sea más se­gu­ro.

Úl­ti­mas no­ti­cias del Crispr

En agos­to de 2017, el in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Sa­lud y Cien­cias de Ore­gón (EE. UU.), Shoukh­rat Mi­ta­li­pov, y su equi­po in­for­ma­ron que ha-

bían edi­ta­do con éxi­to mu­ta­cio­nes per­ju­di­cia­les de ge­nes en em­brio­nes hu­ma­nos.

Se­gún un de­ta­lla­do in­for­me pu­bli­ca­do en Na­tu­re, los cien­tí­fi­cos se­ña­la­ron que es po­si­ble co­rre­gir una mu­ta­ción en el gen MYBPC3, el res­pon­sa­ble de una en­fer­me­dad car­día­ca he­re­di­ta­ria mor­tal, la mio­car­dio­pa­tía hi­per­tró­fi­ca.

El equi­po de Mi­ta­li­pov in­tro­du­jo una ver­sión saludable

del gen, pe­ro en­con­tra­ron que los em­brio­nes co­rre­gi­dos lo ha­bían re­cha­za­do en la ver­sión ma­ter­na.

Es­to es lo úl­ti­mo en una se­rie de pri­me­ras edi­cio­nes de ge­nes fa­ci­li­ta­das por Crispr, que ha per­mi­ti­do a cien­tí­fi­cos, em­pre­sa­rios –in­clu­so a es­tu­dian­tes de es­cue­las– re­cor­tar, in­ser­tar y eli­mi­nar ma­te­rial ge­né­ti­co con una pre­ci­sión y fa­ci­li­dad sin pre­ce­den­tes.

Ya hay po­lé­mi­ca y quie­nes cues­tio­nan si la téc­ni­ca real­men­te arre­gló una mu­ta­ción ge­né­ti­ca co­mo se afir­ma.

El ori­gen de una nue­va “ra­za” de hu­ma­nos o que los pa­dres pue­dan ele­gir las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas o men­ta­les de sus hi­jos son al­gu­nas de las ideas que se te­jen al­re­de­dor de es­te te­ma. Tam­bién na­ce la es­pe­ran­za de que es­tos avan­ces pue­dan sig­ni­fi­car el fin de en­fer­me­da­des que aque­jan a gran parte de la po­bla­ción.

No se sa­be qué tan lejos o tan cer­ca es­ta­mos de es­te pa­so. Oja­lá que cuan­do lle­gue no sor­pren­da a los le­gis­la­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.