Los sa­be­res an­ces­tra­les, en­tre la sel­va y los ta­ble­ros

El Colombiano - - TENDENCIAS EDUCACIÓN - Por JOHN SALDARRIAGA

Lo pri­me­ro que apren­den los ni­ños de la et­nia em­be­rá ca­tío, en los le­ja­nos mon­tes de Fron­tino, An­tio­quia, es a so­bre­vi­vir.

En lu­gar de ir a la es­cue­la cuan­do cum­plen cin­co o seis años, co­mo los chi­cos de la ciu­dad, a ju­gar o a sen­tar­se en las ban­cas a ver a un pro­fe­sor es­cri­bir en el ta­ble­ro los nú­me­ros y las letras, ellos tie­nen que apren­der a no mo­rir­se en el mun­do ame­na­zan­te en que ha­bi­tan.

¿Qué se ga­na­rían in­ten­tan­do en­ten­der que uno más uno son dos, o que je­da­ko es la for­ma co­mo de­ben es­cri­bir lu­na o que nu­tria es la pa­la­bra en es­pa­ñol con la que los mes­ti­zos le di­cen a su ji­no­po­tu­wa­rra, si no sa­ben có­mo va­dear o cru­zar a na­do el to­rren­to­so río Gran­de; có­mo dis­tin­guir las plan­tas cu­ra­ti­vas de las ve­ne­no­sas, las de los ma­le­fi­cios de las de la suer­te, y tam­bién a ca­zar y a pes­car?

Cuan­do es­tas ins­truc­cio­nes ter­mi­nan, los ni­ños tie­nen ocho años más o me­nos.

En­ton­ces en ese mo­men­to sí van a la es­cue­la.

Pas­cual Bai­la­rín na­ció en el Chus­cal de Mu­rrí, una ve­re­da si­tua­da a va­rias ho­ras del sec­tor ur­bano, unas en bus de es­ca­le­ra y otras ca­mi­nan­do. Vi­ve en Ju­lio Gran­de, don­de es pro­fe­sor de la ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va del res­guar­do Cha­ke­no­dá des­de ha­ce 20 años.

Nos co­no­ci­mos el 10 de septiembre pa­sa­do, cuan­do él es­pe­ra­ba pa­ra gra­duar­se en el sa­lón de ac­tos del co­le­gio Ma­nuel An­to­nio To­ro, de la ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal de Fron­tino, con el tí­tu­lo de Li­cen­cia­tu­ra en Pe­da­go­gía In­fan­til, ex­pe­di­do por la Fun­da­ción Uni­ver­si­ta­ria del Área An­di­na.

En­se­ñar­les a los ni­ños: eso es lo que han he­cho siem­pre; son pro­fe­so­res de for­ma­ción nor­ma­lis­ta, nos ha­bía di­cho Mart­ha Lu­cía Pe­ña­lo­sa Ba­rri­ga, coor­di­na­do­ra aca­dé­mi­ca de la uni­ver­si­dad, ho­ras an­tes. So­lo que aho­ra, ex­pli­có, re­ci­bie­ron for­ma­ción aca­dé­mi­ca, co­no­ci­mien­tos pe­da­gó­gi­cos y cer­ti­fi­ca­ron sus sa­be­res tras un cur­so de 120 ho­ras, im­par­ti­do los sá­ba­dos, en la zo­na ur­ba­na de ese mu­ni­ci­pio de Oc­ci­den­te.

Mien­tras iban lle­gan­do los otros do­ce gra­duan­dos, tres de es­tos in­dí­ge­nas em­be­ra co­mo él, Gladys Bai­la­rín, de la ve­re­da Chon­ta­du­ro; Ge­rar­do Pernía Bai­la­rín y Clau­dia Bai­la­rín Do­mi­có, del Chus­cal, y nue­ve mes­ti­zos, pro­fe­so­res de co­le­gios del sec­tor ur­bano, Pas­cual se en­tre­te­nía ob­ser­van­do a los de­co­ra­do­res del re­cin­to, la for­ma co­mo iban dis­po­nien­do las si­llas, las flo­res, las carteleras con men­sa­jes edi­fi­can­tes.

Ves­tía tra­je de ga­la, que in­clu­ye cin­tas de co­lo­res en la ca­be­za, oka­má —el co­llar de cha­qui­ras co­lo­ri­das que iden­ti­fi­ca a los em­be­ra—, una pa­ño­le­ta que le ro­dea el cue­llo y cae so­bre el pe­cho y tin­tes ne­gros en las me­ji­llas.

Con­tó que él tam­bién re­ci­bió ins­truc­cio­nes de su­per­vi­ven­cia cuan­do era un niño. Y así lo hi­cie­ron sus pa­dres y sus abue­los, y lo ha­cen sus hi­jos.

El mon­te, ex­pli­ca, es­tá a po­cos pa­sos de los ca­se­ríos, y en él abun­dan fie­ras y ser­pien­tes, y los ríos son muy tur­bu­len­tos.

Por eso no es re­co­men­da­ble que la gen­te, ni si­quie­ra las per­so­nas ma­yo­res, se de­mo­ren has­ta muy tar­de en la no­che o se que­den so­los, y me­nos que atra­vie­sen bo­rra­chos los ais­la­dos pa­ra­jes.

Aña­dió que la ca­ce­ría en esa zo­na es de gua­guas, ta­ta­bras, ve­na­dos y saí­nos, y que la prac­ti­can con es­co­pe­ta.

Edu­ca­ción an­ces­tral

Cha­ke­no­dá ha­ce parte del co­rre­gi­mien­to La Blan­qui­ta, en el oc­ci­den­te del ma­pa fron­ti­ne­ño. Es­tá con­for­ma­do por 93 habitantes dis­tri­bui­dos en 25 fa­mi­lias.

Allí, los an­cia­nos no ha­blan es­pa­ñol y ape­nas si sa­ben fir­mar.

Los ma­yo­res les in­cul­can a los ni­ños la fe en Ca­ra­ga­bí, el dios crea­dor de to­das las co­sas, me­nos del agua, y les cuen­tan his­to­rias an­ces­tra­les.

Les re­la­tan, por ejem­plo, que Ca­ra­ga­bí creó a los hom­bres; al Sol, al que lla­man Hu­man­tahú; a la Lu­na, a la que le di­cen Ge­da­co. Dio a los hu­ma­nos el maíz y el chon­ta­du­ro.

El dios le pi­dió a su pa­pá que le en­se­ña­ra a ob­te­ner agua pa­ra los hom­bres, y él le en­tre­gó una va­ri­ta con la que de­bía gol­pear las pie­dras pa­ra que bro­ta­ra, y les en­se­ñó que de­bían re­co­ger­la ca­da ma­ña­na. An­dan­do los tiem­pos,

pu­do dar­les agua en abun­dan­cia y mu­chos pe­ces.

En la es­cue­la Ig­na­cio Si­ni­güí Bai­la­rín, Pas­cual tie­ne 23 alum­nos de pri­me­ro a quin­to gra­do, en jor­na­das de lu­nes a vier­nes, de 8:00 de la ma­ña­na a 12:00 del me­dio­día.

Por su­pues­to, él se en­car­ga de en­se­ñar­les ma­te­má­ti­cas —a con­tar con pie­dras, ho­jas y maíz—, cien­cias na­tu­ra­les, cien­cias so­cia­les, edu­ca­ción fí­si­ca y tres len­guas, por­que ade­más de em­be­ra y es­pa­ñol, les im­par­te co­no­ci­mien­tos de in­glés.

Y, cla­ro, los ejem­plos en to­das las asig­na­tu­ras los ha­ce con los ele­men­tos cer­ca­nos a ellos, con los ani­ma­les y las plan­tas lo­ca­les.

Un di­plo­ma muy su­da­do

Du­ran­te un año de es­tu­dios de pre­gra­do, Pas­cual Bai­la­rín, lo mis­mo que sus com­pa­ñe­ros in­dí­ge­nas, de­bía re­co­rrer diez ho­ras pa­ra lle­gar has­ta la ca­be­ce­ra de Fron­tino pa­ra asis­tir a cla­ses con sus com­pa­ñe­ros de los co­le­gios ur­ba­nos.

Pa­ra ser exac­tos, Gladys y Ge­rar­do tar­da­ban dos ho­ras más ca­mi­nan­do por aque­llos mon­tes.

Por la le­ja­nía en que vi­ven, los em­be­ra tu­vie­ron li­cen­cia pa­ra no dic­tar cla­ses los vier­nes, mien­tras du­ra­ban los es­tu­dios, y de­di­car­lo a via­jar.

“En el es­tu­dio uni­ver­si­ta­rio nos in­cul­ca­ron la va­lo­ra­ción de los sa­be­res an­ces­tra­les, y nos die­ron mé­to­dos pa­ra en­se­ñar­los me­jor”. PAS­CUAL BAI­LA­RÍN Edu­ca­dor

Pas­cual sa­lía tem­prano del res­guar­do y em­pren­día el ca­mino por te­rre­nos mon­ta­ño­sos de cli­ma ca­lien­te, que atra­vie­san sem­bra­dos de plátano, arroz, yu­ca y ca­ña de azú­car.

Se de­te­nía ape­nas una o dos ve­ces pa­ra co­mer su fiam­bre y, al ca­bo de sie­te ho­ras, lle­ga­ba al res­guar­do La Blan­qui­ta, don­de abor­da­ba un bus de es­ca­le­ra que lo lle­va­ba a la ca­be­ce­ra de Fron­tino en tres ho­ras. Lle­ga­ba al ano­che­cer. El sá­ba­do aten­día las tu­to­rías, en los compu­tado­res do­ta­dos de In­ter­net, del que ca­re­cen en el co­rre­gi­mien­to, en una jor­na­da de ocho de la ma­ña­na a cua­tro de la tar­de.

El lu­nes, em­pren­dían el ca­mino de regreso.

Así, las se­ma­nas se em­pa­ta­ron unas con otras, pe­ro co­mo aho­ra co­men­ta Pas­cual, “va­lió la pe­na tan­to es­fuer­zo. Es­toy feliz con el di­plo­ma. Creo que los alum­nos son be­ne­fi­cia­dos por­que lo que he­mos apren­di­do se nos tie­ne que no­tar”.

El pro­fe­sor de la es­cue­la Ig­na­cio Si­ni­güí di­ce que no pa­ra de in­si­nuar­les a los mu­cha­chos que pa­san por sus au­las que no se apar­ten del es­tu­dio.

“La edu­ca­ción es la ma­yor gra­cia que po­de­mos al­can­zar”

Pas­cual Bai­la­rín, Gladys Bai­la­rín, Ge­rar­do Pernía Bai­la­rín y Clau­dia Bai­la­rín Do­mi­có, los em­be­ras ca­tíos gra­dua­dos en Fron­tino.

FO­TO MA­NUEL SALDARRIAGA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.