Ru­sia­ga­te sa­cu­de la Ca­sa Blan­ca

En­tre frac­tu­ras de los re­pu­bli­ca­nos y la in­mi­nen­cia de un año elec­to­ral, vuel­ve el fan­tas­ma del im­peach­ment.

El Colombiano - - PORTADA - Por DANIEL ARMIROLA R.

El ex­je­fe de cam­pa­ña de Do­nald Trump, Paul Ma­na­fort, se en­tre­gó al FBI, así co­mo un exa­se­sor y un be­ne­fac­tor de la mis­ma. ¿Es­ta­ría más cer­ca la des­ti­tu­ción del pre­si­den­te?

Paul Ma­na­fort, ex­je­fe de cam­pa­ña del hoy pre­si­den­te de EE. UU, Do­nald Trump, se en­tre­gó al FBI ayer, en me­dio de la in­ves­ti­ga­ción del fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller so­bre la pre­sun­ta in­je­ren­cia del go­bierno ru­so en las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses. De es­ta for­ma, el ca­so Ru­sia­ga­te vuel­ve a pri­me­ra pla­na tras me­ses en los que se creía se­pul­ta­do, y gol­pea de nue­vo a una ad­mi­nis­tra­ción que ya te­nía cró­ni­cos pro­ble­mas en dis­tin­tos ám­bi­tos.

Tam­bién se en­tre­gó a las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les el em­pre­sa­rio Rick Ga­tes, su ex­so­cio en la fir­ma de con­sul­to­ría Da­vis Ma­na­fort, quien se en­car­gó de am­pliar los con­tra­tos de di­cha com­pa­ñía en Eu­ro­pa del Es­te y es­pe­cial­men­te en paí­ses co­mo Ru­sia y Ucra­nia.

Am­bos per­so­na­jes, ami­gos cer­ca­nos, se co­no­cie­ron en los pa­si­llos de Was­hing­ton, co­mo re­pre­sen­tan­tes del lobby em­pre­sa­rial en esa ciu­dad. Cuan­do Ma­na­fort re­nun­ció a la cam­pa­ña Trump a cau­sa del es­cán­da­lo, Ga­tes si­guió sien­do be­ne­fac­tor de es­ta y re­ca­bó 25 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra ayu­dar­la, se­gún el por­tal Bu­si­ness In­si­der.

Contra los dos em­pre­sa­rios fue­ron pre­sen­ta­dos 12 car­gos, apro­ba­dos el pa­sa­do vier­nes por un gran ju­ra­do fe­de­ral en Was­hing­ton. En­tre ellos fi­gu­ran el de cons­pi­ra­ción, fal­so tes­ti­mo­nio y la­va­do de ac­ti­vos — pre­sun­ta­men­te pro­ve­nien­tes de Ucra­nia—.

Por úl­ti­mo, el exa­se­sor de po­lí­ti­ca ex­te­rior de di­cha cam­pa­ña, Geor­ge Pa­pa­do­pou­los, al­can­zó un acuer­do de cul­pa- bi­li­dad con la agen­cia fe­de­ral y ad­mi­tió ha­ber men­ti­do en un an­te­rior in­te­rro­ga­to­rio so­bre sus ne­xos con el Krem­lin.

De es­ta for­ma la in­ves­ti­ga­ción del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia em­pie­za a dar pa­sos con­cre­tos pa­ra ha­llar la ver­dad de si real­men­te hu­bo una con­ni­ven­cia de la cam­pa­ña Trump con los ru­sos y si el hoy pre­si­den­te te­nía pleno co­no­ci­mien­to del te­ma.

Im­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas

Pe­ro más allá del te­ma ju­di­cial, ¿qué tan­to acer­ca es­te he­cho la po­si­bi­li­dad de un im­peach­ment (una des­ti­tu­ción) contra Trump? ¿Y qué efec­tos po­lí­ti­cos po­dría de­jar so­bre la

po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se, con la in­mi­nen­cia de un 2018 elec­to­ral? EL CO­LOM­BIANO abor­dó las pre­gun­tas con ex­per­tos.

Des­de que Trump asu­mió la pre­si­den­cia en enero de es­te año, pe­ro es­pe­cial­men­te des­de ju­nio, mes en el que se cum­plie­ron 45 años del es­cán­da­lo Wa­ter­ga­te, me­dios de to­do el

mun­do abor­da­ron las si­mi­li­tud de es­te ca­so —que sig­ni­fi­có dos años des­pués la re­nun­cia de Ri­chard Ni­xon a la Pre­si­den­cia de EE. UU. en 1974—, con el que hoy gol­pea a la Ca­sa Blan­ca. ¿Qué tan cer­ca se es­tá de re­pe­tir ese es­ce­na­rio?

“De­pen­de de lo que ocu­rra. Mue­ller po­dría ofre­cer a Ma­na­fort la po­si­bi­li­dad de una pe­na más le­ve si él coope­ra con el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia pa­ra pro­veer más in­for­ma­ción de lo que ha pa­sa­do y apor­ta prue­bas. Ahí es don­de po­dría em­pe­zar el pro­ble­ma pa­ra Trump y su gen­te. Se pue­de dar el efec­to bo­la de nie­ve, que pue­de ge­ne­rar con-

se­cuen­cias ca­da vez más gra­ves y creo que eso mis­mo preo­cu­pa a la Ca­sa Blan­ca”, di­jo Emi­lio Viano, po­li­tó­lo­go y do­cen­te de la Uni­ver­si­dad Ame­ri­ca­na de Was­hing­ton.

Pa­tri­cio Navia, pro­fe­sor de po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York (NYU), afir­mó que “en cual­quier ca­so res­ta mu­cho pa­ra lle­gar a un es­ce­na­rio de im­peach­ment. La pre­gun­ta es si los com­por­ta­mien­tos de es­tas per­so­nas son su­fi­cien­te­men­te gra­ves pa­ra que ellos de­ci­dan co­la­bo­rar pa­ra im­pli­car a Trump. Pe­ro es­te es ape­nas un pri­mer pa­so que po­ne al pre­si­den­te a la de­fen­si­va”.

¿Qué efec­tos po­dría de­jar es­te asun­to en la po­lí­ti­ca del país a me­ses de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas? Pa­ra Fe­li­pe Bui­tra­go, po­li­tó­lo­go y do­cen­te de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia, “con­tra­rio a lo que se pien­sa, el ca­so po­dría so­lo for­ta­le­cer sus ba­ses de apo­yo si, co­mo en es­cán­da­los an­te­rio­res, Trump lo­gra de­mos­trar que es so­lo otra cor­ti­na de hu­mo”.

Los dos pri­me­ros ex­per­tos creen, no obs­tan­te, que si bien su im­pac­to de mo­men­to no es su­fi­cien­te pa­ra am­pliar las frac­tu­ras en­tre los re­pu­bli­ca­nos y pa­ra de­jar efec­tos en la go­ber­na­bi­li­dad, sí es una ame­na­za se­ria contra su ob­je­ti­vo de triun­far en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de 2018

FOTO EFE

El ex­je­fe de cam­pa­ña de Trump com­pa­re­ció ayer an­te una cor­te fe­de­ral de Was­hing­ton, en au­dien­cia don­de no acep­tó nin­guno de los car­gos, pe­ro re­ci­bió me­di­da de arres­to do­mi­ci­lia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.