El tra­ba­jo in­for­mal, la vía para un re­in­ser­ta­do

Co­lom­bia es un país con al­tas ci­fras de in­for­ma­li­dad, y es en esa reali­dad en la que es­tán los ex­com­ba­tien­tes, quie­nes tie­nen con­di­cio­nes más di­fí­ci­les.

El Colombiano - - PORTADA - Por OL­GA PA­TRI­CIA REN­DÓN M.

En el país, de 60.000 ex­com­ba­tien­tes, so­lo 20% ha­lló em­pleo for­mal, se­gún es­tu­dio de la U. de A. y la Au­tó­no­ma La­ti­noa­me­ri­ca­na. ¿Qué ge­ne­ra la si­tua­ción?

Ha­ber per­te­ne­ci­do a un gru­po ar­ma­do ile­gal es una cruz que pesa. En Co­lom­bia se han des­mo­vi­li­za­do más de 60.000 per­so­nas, que car­gan un pa­sa­do en el que hi­cie­ron da­ño, pe­ro que tam­bién los da­ñó.

De ellas un po­co más de 50.000 se vin­cu­la­ron con el pro­gra­ma de re­in­te­gra­ción del Go­bierno Na­cio­nal y, en ci­fras grue­sas, el 24 % re­in­ci­dió en ac­ti­vi­da­des ile­ga­les, el 51 % se en­gan­chó en ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas in­for­ma­les y so­lo el 20 % lo­gró ocu­par­se en un em­pleo for­mal con afi­lia­ción a la se­gu­ri­dad so­cial, se­gún un es­tu­dio de las uni­ver­si­da­des de An­tio­quia y la Au­tó­no­ma La­ti­noa­me­ri­ca­na (Unau­la). (ver grá­fi­co).

La in­ves­ti­ga­ción se­ña­la que “en las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias, el mer­ca­do la­bo­ral no ge­ne­ra es­tí­mu­los para la in­cor­po­ra­ción de po­bla­ción re­in­ser­ta­da”.

Ac­tual­men­te son más de 650 em­pre­sas las que vin­cu­lan en­tre sus em­plea­dos a ex­com­ba­tien­tes (co­mo Su­ra, So­de­xo, Pa­na­ca, Co­ca- Co­la Femsa, Ter­pel, EPM, Eter­nit, Ban­co­lom­bia, In­ge­nio Ma­nue­li­ta, Co­ro­na, Col­ta­ba­co, Gru­po Bo­lí­var, Gru­po Éxi­to, Cen­co­sud, Em­pre­sa de Aseo de Bu­ca­ra­man­ga, Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Bo­go­tá y Uni­for­mar, en­tre otras).

Jor­ge Ba­llen Fran­co, fun­da­dor de Pa­na­ca, par­que si­tua­do en Quim­ba­ya, Quin­dío, ex­pli­có que si bien es cier­to que hay mu­chos pre­jui­cios, “so­lo si lo­gra­mos ven­cer­los ten­dre­mos un país re­con­ci­lia­do”, por eso en su em­pre­sa tie­ne vin­cu­la­dos más de 90 ex­com­ba­tien­tes.

Lo mis­mo ocu­rrió en So­de­xo, em­pre­sa con­tra­tis­ta de ofi­cios ge­ne­ra­les para gran­des com­pa­ñías. Se­gún Da­li­da Vi­lla, ge­ren­te de sos­te­ni­bi­li­dad, par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad de los em­pre­sa­rios es dar­le opor­tu­ni­da­des a las per­so­nas que de­ja­ron las ar­mas y op­ta­ron por la le­ga­li­dad, y ello lo han en­ten­di­do va­rios de sus clien­tes.

No obs­tan­te, para Ju­lián San­tia­go Vásquez, vi­ce­rrec­tor aca­dé­mi­co de Unau­la, los es­fuer­zos no son su­fi­cien­tes, ya que el pro­me­dio de los des­mo­vi­li­za­dos cuen­ta con “un coc­tel per­fec­to para vol­ver a la ile­ga­li­dad: va­rios hi­jos + in­for­ma­li­dad + po­cos años de edu­ca­ción, ya que el grue­so de la po­bla­ción no tie­ne ba­chi­lle­ra­to y tie­ne has­ta tres hi­jos”.

Por eso con­si­de­ra que se ha­ce ne­ce­sa­rio que el di­se­ño de la po­lí­ti­ca con­tem­ple so­lu­cio­nes he­te­ro­gé­neas para reali­da­des que no son ho­mo­gé­neas, que se ten­ga en cuen­ta la edad, el sa­ber, el cam­po en el que la per­so­na quie­re desem­pe­ñar­se y el con­tex­to fa­mi­liar.

La pro­ble­má­ti­ca na­cio­nal

De acuer­do con Jor­ge Ga­vi­ria Vé­lez, ex­per­to en con­flic­to y ase­sor en te­mas de re­in­cor­po­ra­ción, las ci­fras de la po­bla­ción des­mo­vi­li­za­da de­ben leer­se en pers­pec­ti­va na­cio­nal, ya que es­te es un país de in­for­ma­les.

El De­par­ta­men­to Ad­mi­nis­tra­ti­vo Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas (Da­ne) ubi­có la in­for­ma­li­dad de enero de 2018 en el 47 %, lo que quie­re de­cir que en­tre 4 y 5 de ca­da diez per­so­nas que tra­ba­jan en el país lo ha­cen en el sec­tor in­for­mal.

Se­gún las ci­fras de la Agen­cia para la Re­in­cor­po­ra­ción y la Nor­ma­li­za­ción (ARN) en la po­bla­ción re­in­ser­ta­da la in­for­ma­li­dad es del 67 % de los ocu­pa­dos, es de­cir, en­tre 6 y 7 de ca­da des­mo­vi­li­za­do tra­ba­ja­dor es in­for­mal y no co­ti­za al sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial.

Sin em­bar­go, otras es­ta­dís­ti­cas son más po­si­ti­vas para es­ta po­bla­ción ya que es­tán de­socu­pa­dos 7,56 % mien­tras el des­em­pleo na­cio­nal es del 11 % y los inac­ti­vos son el 14,13 % mien­tras a ni­vel na­cio­nal es el 25,3 %.

De acuer­do con Vásquez, es­to se da por­que los des­mo­vi­li­za­dos tie­nen ma­yor ur­gen­cia de re­cur­sos, tie­nen va­rias per­so­nas de­pen­dien­tes y es­tán, en su ma­yo­ría, en ple­na eta­pa pro­duc­ti­va.

Las cin­co ra­zo­nes

Ana­lis­tas, ex­per­tos y fun­cio­na­rios con­sul­ta­dos por EL CO­LOM­BIANO ayu­da­ron a de­fi­nir las cin­co ra­zo­nes que ha­cen más di­fí­cil ac­ce­der al em­pleo for­mal para un des­mo­vi­li­za­do:

1 DES­CON­FIAN­ZA POR PAR­TE DE LAS EM­PRE­SAS

“Las em­pre­sas, la in­dus­tria y el co­mer­cio no es­tán preparados para re­ci­bir ese per­so­nal des­mo­vi­li­za­do”, di­ce Óscar Leo­nar­do Mon­tea­le­gre, re­in­ser­ta­do de las Au­to­de­fen­sas Uni­das de Co­lom­bia y ac­tual-

men­te in­ves­ti­ga­dor de la Fun­da­ción Au­las de Paz.

La des­con­fian­za es mu­cha y la es­tig­ma­ti­za­ción igual. Aun­que se han da­do pro­ce­sos exi­to­sos rea­li­za­dos por más de 650 em­pre­sas, las ofer­tas no son su­fi­cien­tes para el ta­ma­ño de la po­bla­ción y, en mu­chas opor­tu­ni­da­des, no se ajus­tan a los per­fi­les de los re­in­cor­po­ra­dos, se­ña­la Pau­lo Ser­na, coor­di­na­dor de la ARN en el Va­lle de Abu­rrá.

De acuer­do con Lu­cas Uri­be Lo­pe­ra, director pro­gra­má­ti­co de la ARN, “he­mos en­con­tra­do mu­chos que pre­fie­ren ne­gar que son des­mo­vi­li­za-

dos en sus em­pleos, para que sean más fá­cil­men­te acep­ta­dos, pe­ro tam­bién te­ne­mos po­bla­ción que lo ha ma­ni­fes­ta­do abier­ta­men­te, lo que ha ayu­da­do a eli­mi­nar un po­co la es­tig­ma­ti­za­ción”.

2 LOS DES­MO­VI­LI­ZA­DOS NO ES­TÁN PREPARADOS

“Cuan­do los ex­com­ba­tien­tes sa­len de las cár­ce­les o del mon­te a vi­vir en la le­ga­li­dad de­sa­for­tu­na­da­men­te no tie­nen ex­per­ti­cia en ab­so­lu­ta­men­te na­da, aun­que un em­plea­dor quie­ra co­la­bo­rar­les no va a te­ner com­pe­ten­cias para que­rer man­te­ner­lo en el em­pleo”, ar­gu­men­ta Mon­tea­le­gre, quien agre­ga que mu­chos de los des­mo­vi­li­za­dos, por las mis­mas di­ná­mi­cas del con­flic­to, no tu­vie­ron po­si­bi­li­dad de cul­mi­nar el ba­chi­lle­ra­to, mu­chos ni si­quie­ra la pri­ma­ria, y eso abre una bre­cha en­tre quie­nes al­gu­na vez op­ta­ron por la gue­rra y quie­nes no.

Es cier­to que la ARN ha rea­li­za­do es­fuer­zo por for­mar­los en edu­ca­ción bá­si­ca, téc­ni­ca y en al­gu­nos ca­sos pro­fe­sio­nal, sin em­bar­go, se­gún el vi­ce­rrec­tor, es ne­ce­sa­rio dar ma­yor én­fa­sis en la for­ma­ción por com­pe­ten­cias por­que de lo con­tra­rio lo que se “van a en­con­trar es una po­bla­ción for­ma­da úni­ca­men­te en ac­ti­vi­da­des de­lic­ti­vas”.

Por eso es que, co­mo ex­pli­ca Uri­be Lo­pe­ra, el Go­bierno vie­ne tra­ba­jan­do des­de el año pa­sa­do en una lí­nea de in­clu­sión la­bo­ral que co­nec­ta el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des blan­das para las ca­pa­ci­da­des la­bo­ra­les.

“En mu­chas opor­tu­ni­da­des el des­mo­vi­li­za­do, re­cién em­plea­do, se en­fer­ma­ba y no iba al mé­di­co y tam­po­co a su tra­ba­jo, por­que así se ha­ce en el cam­po, si te en­fer­mas no

tra­ba­jas, a ellos hay que en­se­ñar­les to­das esas co­sas que para no­so­tros son nor­ma­les, có­mo pre­pa­ra­se para una entrevista, có­mo ves­tir­se para ir al tra­ba­jo, en­tre otras co­sas”, di­ce Uri­be.

3 EL FAN­TAS­MA DE LOS AN­TE­CE­DEN­TES PE­NA­LES

Los re­in­ser­ta­dos de las Auc que se so­me­tie­ron a Jus­ti­cia y Paz y que pa­ga­ron cár­cel por sus de­li­tos sa­len de pri­sión con an­te­ce­den­tes ju­di­cia­les. En sus re­por­tes apa­re­cen con con­cier­to para de­lin­quir agra­va­do.

Eso en prin­ci­pio no les per­mi­tía con­tra­tar con el Es­ta­do que, se­gún Uri­be, es el prin­ci­pal em­plea­dor de los mu­ni­ci­pios de quin­ta y sex­ta ca­te­go­ría, pe­ro gra­cias al Ac­to Le­gis­la­ti­vo 01 de 2017 es­te im­pe­di­men­to fue re­suel­to, sin em­bar­go, en la Pro­cu­ra­du­ría y en las de­más en­ti­da­des de con­trol el antecedente se man­tie­ne.

Es­to di­fi­cul­ta que los ex­com­ba­tien­tes pue­dan vin­cu­lar­se a em­pleos for­ma­les, por ejem­plo mu­chas em­pre­sas de ta­xis o de se­gu­ri­dad pri­va­da, men­cio­na Ser­na, cuen­tan en­tre sus po­lí­ti­cas no con­tra­tar per­so­nas con an­te­ce­den­tes pe­na­les, en­ton­ces son opor­tu­ni­da­des que se pierden.

Pe­ro la afec­ta­ción no se da úni­ca­men­te para el ac­ce­so al tra­ba­jo, es­tas per­so­nas tam­bién tie­nen di­fi­cul­ta­des para ac­ce­der al mun­do fi­nan­cie­ro, los ban­cos no les abren cuen­tas de aho­rros ni les per­mi­ten ac­ce­der a cré­di­tos por­que pre­su­men que po­drían es­tar la­van­do ac­ti­vos.

4 EL AU­TO­EM­PLEO CA­SI SIEM­PRE ES IN­FOR­MAL

“La in­for­ma­li­dad pue­de ser un fac­tor para la re­in­ci­den­cia, por­que si la so­cie­dad no les brin­da una opor­tu­ni­dad son mano de obra ca­li­fi­ca­da para la gue­rra y la ile­ga­li­dad”. PAU­LO SER­NA Coor­di­na­dor de la ARN en el Va­lle de Abu­rrá “Es ne­ce­sa­rio que el di­se­ño de la po­lí­ti­ca de aten­ción al des­mo­vi­li­za­do con­tem­ple so­lu­cio­nes he­te­ro­gé­neas para reali­da­des que no son ho­mo­gé­neas”. JU­LIÁN SAN­TIA­GO VÁSQUEZ Vi­ce­rrec­tor de Unau­la

La ARN en­tre­ga a los des­mo­vi­li­za­dos re­cur­sos para que eje­cu­ten un pro­yec­to pro­duc­ti­vo o una uni­dad de ne­go­cio, para ello en­tre­ga en­tre dos u ocho mi­llo­nes de pe­sos a ca­da per­so­na, así es co­mo ca­da año des­em­bol­sa cer­ca de 10.000 mi­llo­nes de pe­sos para crear 2.800 uni­da­des pro­duc­ti­vas.

Di­ce Uri­be Lo­pe­ra que “la sos­te­ni­bi­li­dad de esas pe­que­ñas em­pre­sas es del 60 % du­ran­te el pri­mer año, que es una cifra alen­ta­do­ra si se com­pa­ra con la can­ti­dad de emprendimientos que so­bre­vi­ven du­ran­te el pri­mer año en Amé­ri­ca La­ti­na, que es so­lo el 24 %. Es­tos pro­yec­tos se han con­ver­ti­do en una fuen­te de in­gre­sos al­ter­na­ti­va, no per­ma­nen­te, para las fa­mi­lias y son un im­por­tan­te an­cla­je a la le­ga­li­dad, pe­ro en su ma­yo­ría son in­for­ma­les”, acla­ra.

5 FAL­TA MO­TI­VA­CIÓN SA­LA­RIAL FOR­MAL

Por los an­te­ce­den­tes y la inex­pe­rien­cia la­bo­ral, el sa­la­rio que pue­den re­ci­bir los ex­com­ba­tien­tes es ba­jo, se­gún el es­tu­dio de las uni­ver­si­da­des, los jó­ve­nes en­tre 18 y 25 años sin ba­chi­lle­ra­to, per­ci­ben en pro­me­dio 379.000 pe­sos ca­da mes, mien­tras que con ba­chi­lle­ra­to re­ci­ben cer­ca de 610.000 pe­sos. Am­bas ci­fras por de­ba­jo del sa­la­rio mí­ni­mo, lo que no mo­ti­va al des­mo­vi­li­za­do a man­te­ner­se en la le­ga­li­dad.

“De­sa­for­tu­na­da­men­te las pro­pues­tas de las ban­das emer­gen­tes son del tri­ple de ese in­gre­so y mu­chos se de­jan se­du­cir por ese dis­cur­so”, ad­vier­te Mon­tea­le­gre.

Los hi­jos, un ries­go

Uno de los prin­ci­pa­les fac­to­res por los que la re­in­cor­po­ra­ción de­be ser efec­ti­va y en un mun­do ideal los des­mo­vi­li­za­dos de­be­rían go­zar de em­pleo for­mal es el fu­tu­ro de sus hi­jos.

Mon­tea­le­gre ase­gu­ra que en una in­ves­ti­ga­ción de Au­las de Paz en­con­tra­ron que mu­chos hom­bres y mu­je­res fue­ron em­pu­ja­dos ha­cia los gru­pos ar­ma­dos por­que sus pa­dres no te­nían opor­tu­ni­da­des de em­pleo y ellos de­bían de­ser­tar del sis­te­ma edu­ca­ti­vo para em­pe­zar a tra­ba­jar y ge­ne­rar re­cur­sos para la fa­mi­lia. Mu­chos de ellos no en­con­tra­ron otra po­si­bi­li­dad que vin­cu­lar­se al con­flic­to.

En ese sen­ti­do “si esa his­to­ria se re­pi­te con los pa­dres de hoy la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción es­ta­ría con­de­na­da a se­guir los pa­sos de sus pa­dres”, sen­ten­cia el vi­ce­rrec­tor.

El fu­tu­ro

A to­das las ci­fras ex­pre­sa­das has­ta aho­ra le fal­tan los 11.000 ex­gue­rri­lle­ros que de­ja­ron las ar­mas en agos­to del año pa­sa­do. Con ellos ha­brá un re­to par­ti­cu­lar y es que su mo­de­lo de re­in­cor­po­ra­ción es más co­lec­ti­vo que in­di­vi­dual y el éxi­to de­pen­de­rá de que fun­cio­nen los ne­go­cios que pla­nea­rán a tra­vés de las coope­ra­ti­vas Eco­mún.

Ellos con­ta­rán con una gran ven­ta­ja y es que gra­cias a la Ley de Am­nis­tía y a que el de­li­to que co­me­tie­ron fue la re­be­lión, que es po­lí­ti­co, y no con­cier­to para de­lin­quir, co­mo lo hi­cie­ron los pa­ra­mi­li­ta­res, no ten­drán ese antecedente en las ba­ses de da­tos de los or­ga­nis­mos de con­trol.

“Ca­da mo­men­to his­tó­ri­co tie­ne sus pro­pios re­tos y va­mos que afron­tar­los con la ex­pe­rien­cia de más de 15 años que ya te­ne­mos”, con­clu­ye Uri­be Lo­pe­ra

Fuen­te: Universidad de An­tio­quia, Unau­la y Agen­cia para la Re­in­te­gra­ción y Nor­ma­li­za­ción. Foto: Ar­chi­vo EL CO­LOM­BIANO. In­fo­gra­fía: EL CO­LOM­BIANO © 2018. RR (N3)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.