EDI­TO­RIAL

De­be reite­rar­se el lla­ma­do a que el te­ma pen­sio­nal ocu­pe un lu­gar pri­vi­le­gia­do en la agen­da del pró­xi­mo go­bierno y de ahí la ne­ce­si­dad de po­der co­no­cer to­das las pro­pues­tas al res­pec­to.

El Colombiano - - PORTADA -

“De­be reite­rar­se el lla­ma­do a que el te­ma pen­sio­nal ocu­pe un lu­gar pri­vi­le­gia­do en la agen­da del pró­xi­mo go­bierno y de ahí la ne­ce­si­dad de po­der co­no­cer to­das las pro­pues­tas al res­pec­to”.

El re­cien­te Con­gre­so de Asofondos pu­so de nue­vo en el cen­tro del de­ba­te pú­bli­co el te­ma pen­sio­nal. Vol­vie­ron a pre­sen­tar­se ar­gu­men­tos y ci­fras que mos­tra­ron la ur­gen­cia de en­fren­tar una pro­ble­má­ti­ca ca­da vez más com­ple­ja y con un im­pac­to cre­cien­te so­bre las fi­nan­zas pú­bli­cas y el bol­si­llo de los co­lom­bia­nos.

So­bre el diag­nós­ti­co del pro­ble­ma exis­ten mu­chas coin­ci­den­cias. Si se exa­mi­nan los prin­ci­pios que cons­ti­tu­yen la ba­se del sis­te­ma pen­sio­nal co­lom­biano, se en­cuen­tra que to­dos es­tos, sin ex­cep­ción, es­tán fun­cio­nan­do inade­cua­da­men­te. El sis­te­ma tie­ne ba­jos ni­ve­les de co­ber­tu­ra de co­ti­zan­tes (35% de la po­bla­ción ac­ti­va) y son po­cos los adul­tos ma­yo­res que re­ci­ben una pen­sión (25% del to­tal en edad de pen­sión). Una si­tua­ción que se ex­pli­ca por la al­ta in­for­ma­li­dad en el mer­ca­do la­bo­ral co­lom­biano.

Tam­bién se tra­ta de un sis­te­ma inequi­ta­ti­vo y que ge­ne­ra un im­pac­to re­gre­si­vo: los co­ti­zan­tes que ob­tie­nen pen­sión en el sis­te­ma con­tri­bu­ti­vo se en­cuen­tran en los más al­to ni­ve­les de in­gre­so, don­de hay un ma­yor em­pleo for­mal. De otro la­do, la exis­ten­cia de dos es­que­mas di­fe­ren­cia­dos que com­pi­ten en­tre sí, aun­que ten­gan pa­rá­me­tros di­fe­ren­tes, lle­va a que el sub­si­dio del Ré­gi­men de Pri­ma Me­dia lo es­tá re­ci­bien­do la fran­ja de pen­sio­nes más al­tas. Sub­si­dio que, por cier­to, lo fi­nan­cian en par­te las per­so­nas más vul­ne­ra­bles que no al­can­zan a com­ple­tar los re­qui­si­tos para pen­sio­nar­se.

El prin­ci­pio de so­li­da­ri­dad es­tá des­vir­tua­do. Los me­ca­nis- mos de so­li­da­ri­dad, por la for­ma co­mo fue­ron di­se­ña­dos, des­in­cen­ti­van el aho­rro pen­sio­nal (Fon­do de So­li­da­ri­dad Pen­sio­nal) o se tor­nan en re­gre­si­vos en los ca­sos de per­so­nas que co­ti­zan en el Ré­gi­men de Aho­rro In­di­vi­dual, pe­ro no al­can­zan a cum­plir los re­qui­si­tos para ob­te­ner una pen­sión mí­ni­ma ( Fon­do de Ga­ran­tía de Pen­sión Mí­ni­ma). Por úl­ti­mo, el sis­te­ma pen­sio­nal no es sos- te­ni­ble. Se acep­ta que las pen­sio­nes otor­ga­das por el Ré­gi­men de Pri­ma Me­dia (más los re­gí­me­nes es­pe­cia­les) es­tán des­fi­nan­cia­das par­cial­men­te y no al­can­zan a cu­brir­se con los apor­tes de los co­ti­zan­tes. En el Pre­su­pues­to de la Na­ción de­be des­ti­nar­se cer­ca del 4% del PIB para cu­brir ese fal­tan­te.

Se co­no­cie­ron en Car­ta­ge­na va­rias pro­pues­tas de so­lu­ción. Una de ellas, la del pro- pio gre­mio, la cual en­fa­ti­za en la crea­ción de un úni­co sis­te­ma pen­sio­nal de ca­pi­ta­li­za­ción y en el for­ta­le­ci­mien­to del prin­ci­pio de so­li­da­ri­dad, sin to­car las eda­des de pen­sión. La pro­pues­ta de Fe­de­sa­rro­llo plan­tea la in­te­gra­ción en­tre los dos re­gí­me­nes exis­ten­tes, con la cual se cam­bia­ría el ac­tual es­que­ma de com­pe­ten­cia en­tre ellos por una ló­gi­ca de com­ple­men­ta­rie­dad. So­lo se co­no­cie­ron las pro­pues­tas de los dos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les que asis­tie­ron al Con­gre­so (De la Ca­lle y Du­que). Coin­ci­die­ron en que no se­ría ne­ce­sa­rio au­men­tar la edad de pen­sión y en que el pro­ble­ma de fon­do es la in­for­ma­li­dad y la ne­ce­si­dad de am­pliar la co­ber­tu­ra. Así mis­mo, en la ne­ce­si­dad de for­ta­le­cer los me­ca­nis­mos de so­li­da­ri­dad (Adul­to Ma­yor) y de es­tí­mu­lo al aho­rro (BEPS).

De­be reite­rar­se, por úl­ti­mo, el lla­ma­do a que el te­ma pen­sio­nal ocu­pe un lu­gar pri­vi­le­gia­do en la agen­da del pró­xi­mo go­bierno y de ahí la ne­ce­si­dad de po­der co­no­cer to­das las pro­pues­tas al res­pec­to. Se tra­ta de una re­for­ma ur­gen­te que no da es­pe­ra, so­bre to­do si se tie­ne en cuen­ta que el en­ve­je­ci­mien­to de los co­lom­bia­nos pue­de lle­var a agra­var aún más la si­tua­ción

ILUS­TRA­CIÓN ES­TE­BAN PA­RÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.