Frau­de en 10 % de las me­di­ci­nas del país

In­to­xi­ca­cio­nes que pue­den pro­vo­car la muer­te, ese es el ries­go más evi­den­te. La lu­cha con­tra es­te fla­ge­lo es li­de­ra­da por In­vi­ma y Po­li­cía.

El Colombiano - - PORTADA - Por RI­CHARD AGUI­RRE FERNÁNDEZ JUAN AN­TO­NIO SÁN­CHEZ

Es­ta es la cifra de la adul­te­ra­ción de fár­ma­cos en Co­lom­bia, en el pri­mer tri­mes­tre de es­te año, se­gún re­por­tan el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Vi­gi­lan­cia de Me­di­ca­men­tos y Ali- men­tos (In­vi­ma) y la Po­li­cía. La si­tua­ción ge­ne­ra aler­ta en mé­di­cos y pa­cien­tes, pues las im­pli­ca­cio­nes para las per­so­nas van des­de una in­to­xi­ca­ción has­ta la muer­te. El Go­bierno ade­lan­ta es­tra­te­gias para en­fren­tar es­te fe­nó­meno. Co­noz­ca el mer­ca­do ile­gal para po­der pre­ve­nir en su ca­sa.

Pe­li­gro. Esa es la pa­la­bra que me­jor des­cri­be la si­tua­ción que en­fren­ta una per­so­na en ca­so de con­su­mir un me­di­ca­men­to fal­si­fi­ca­do o de ori­gen frau­du­len­to.

Así lo aler­ta el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Vi­gi­lan­cia de Me­di­ca­men­tos y Ali­men­tos (In­vi­ma) da­da la cifra de adul­te­ra­ción de fár­ma­cos.

Su afir­ma­ción se ba­sa en las cin­co to­ne­la­das de me­di­ca­men­tos, pro­duc­tos cos­mé­ti­cos, ali­men­ti­cios y de hi­gie­ne do­més­ti­ca frau­du­len­tos in­cau­ta­dos en el pri­mer tri­mes­tre de es­te año, que re­pre­sen­ta­rían el 10% de los me­di­ca­men­tos que cir­cu­la­rían por las far­ma­cias del país, se­gún el cálcu­lo de la en­ti­dad.

Una es­ta­dís­ti­ca que coin­ci­de con la que ma­ne­ja La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), que es­ti­ma que en el mun­do la co­mer­cia­li­za­ción de me­di­ca­men­tos frau­du­len­tos o fal­si­fi­ca­dos es­tá en­tre el 10 % y el 15 %.

“Es­ta práctica no so­lo cons­ti­tu­ye una fal­se­dad mar­ca­ria, sino que pue­de ti­pi­fi­car­se co­mo el de­li­to de ten­ta­ti­va de ho­mi­ci­dio, cuan­do las sus­tan­cias que con­tie­nen ta­les imi­ta­cio­nes son no­ci­vas para la sa­lud y cau­sen da­ños fa­ta­les en los pa­cien­tes que, sin sa­ber­lo, las con­su­men”, di­ce Fran­cis­co Cas­te­lla­nos, director de la or­ga­ni­za­ción De­fen­sa del Pa­cien­te, ra­di­ca­da en Bo­go­tá.

Se­gún la OMS, ci­tan­do un es­tu­dio del Phar­ma­ceu­ti­cal Se­cu­rity Ins­ti­tu­te, “la ma­yor par­te del co­mer­cio de me­di­ca­men­tos fal­si­fi­ca­dos se desa­rro­lla en Asia, pe­ro la In­ter­pol sos­tie­ne que en to­do el mun­do hay”, lo que re­pre­sen­ta que “un flu­jo de pro­duc­tos que lle­gan y sa­len ha­cia to­das par­tes, y hay mu­chí­si­mos cen­tros de dis­tri­bu­ción”.

¿Qué es lo que pa­sa?

“Los me­di­ca­men­tos frau­du­len­tos (pue­den ser fal­sos o pre­ve­nien­tes de otros lu­ga­res sin la cer­ti­fi­ca­ción de In­vi­ma) se pre­sen­tan por­que los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos son al­tos. En Co­lom­bia, el mer­ca­do far­ma­céu­ti­co to­tal ma­ne­ja cer­ca de un va­lor de 4 bi­llo­nes de dó­la­res”, ase­gu­ra Javier Guz­mán, director del In­vi­ma, quien des­ta­ca que se han de­tec­ta­do pro­duc­tos sin re­gis­tro sa­ni­ta­rio o sin au­to­ri­za­ción para ser ofer­ta­dos que pro­vie­nen de Chi­na, Ecua­dor, Ve­ne­zue­la, Es­ta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia y Pe­rú.

Se­gún Sara Las­tra, to­xi­có­lo­ga del Cen­tro de In­for­ma- ción y Es­tu­dio de Me­di­ca­men­tos y Tó­xi­cos (Ciem­to) de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Universidad de An­tio­quia, “los con­tro­les y es­fuer­zos de las au­to­ri­da­des se de­ben man­te­ner, pues es un mer­ca­do que ga­na te­rreno y al que ac­ce­den las per­so­nas en bus­ca de ba­jos cos­tos”.

Cas­te­lla­nos agre­ga que las au­to­ri­da­des de­ben per­se­guir es­te de­li­to, pues lo que es­tá en jue­go es la sa­lud.

Por su par­te, el director del In­vi­ma re­sal­ta que la in­cau­ta­ción de es­tos me­di­ca­men­tos y “los lo­gros ha­cen par­te de la lu­cha con­tra la ile­ga­li­dad que es­tá li­de­ran­do el In­vi­ma a ni­vel na­cio­nal, con el fin de con­tra­rres­tar y mi­ti­gar los ries­gos sa­ni­ta­rios”.

Ojo a las va­cu­nas

Otra aler­ta que emi­tió el In­vi­ma tie­ne que ver con la po­si­ble lle­ga­da de va­cu­nas con­tra la va­ri­ce­la (Va­ril­rix) y la dif­te­ria (Pre­ve­nar), que se ofer­tan en Ve­ne­zue­la, pe­ro que po­drían in­gre­sar al país co­mo con­tra­ban­do, lo que su­po­ne un ries­go para la sa­lud, pues, se­gún el Ins­ti­tu­to, “bus­can con­fun­dir a los usua­rios al in- ten­tar co­piar las ca­rac­te­rís­ti­cas de pro­duc­tos que sí cum­plen con los re­qui­si­tos y que son fa­bri­ca­dos por la­bo­ra­to­rios acre­di­ta­dos”.

La ex­per­ta Las­tra ase­gu­ra que es­tos pro­duc­tos de la mis­ma ma­ne­ra que otras me­di­ci­nas adul­te­ra­das, en oca­sio­nes, son im­per­cep­ti­bles al ojo hu­mano, por lo que recomienda re­vi­sar los re­gis­tros sa­ni­ta­rios an­tes de consumirlos. “Pue­de que no ha­ya in­to­xi­ca­ción, pe­ro el pa­cien­te no res­pon­de­ría a los me­di­ca­men­tos, por­que, o no tie­nen los prin­ci­pios ac­ti­vos, o lo pue­den te­ner en un por­cen­ta­je me­nor”, co­men­ta Las­tra.

Fi­nal­men­te, la to­xi­có­lo­ga recomienda evi­tar au­to­me­di­car­se y ad­qui­rir los me­di­ca­men­tos en si­tios au­to­ri­za­dos, pues por lo me­nos hay una ga­ran­tía de que se sur­ten de pro­vee­do­res ha­bi­li­ta­dos

“No so­lo cons­ti­tu­ye una fal­se­dad mar­ca­ría sino que ade­más pue­de ti­pi­fi­car­se co­mo el de­li­to de ten­ta­ti­va de ho­mi­ci­dio”. FRAN­CIS­CO CAS­TE­LLA­NOS Dir. Or­ga­ni­za­ción De­fen­sa del Pa­cien­te

FOTO

Se­gún la Po­li­cía Fis­cal, des­de que ri­ge la Ley An­ti­con­tra­ban­do (ju­lio de 2015), has­ta di­ciem­bre pa­sa­do, se han he­cho in­cau­ta­cio­nes ava­lua­das en $25.557 mi­llo­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.