Ca­te­ri­ne: 5 ve­ces reina de dia­man­te

Lo que po­cos sa­bían, de una cri­sis de la reina del sal­to tri­ple, lo cuen­ta tras co­ro­nar­se en la Li­ga de Dia­man­te.

El Colombiano - - PORTADA - Por JHEYNER A. DU­RAN­GO H. In­vi­ta­do es­pe­cial Iaaf a Zú­rich

Lue­go de la eu­fo­ria que des­per­tó su bri­llan­te ac­tua­ción ayer en el es­ta­dio de Let­zi­grund, en Zú­rich, don­de re­cu­pe­ró el trono de la Li­ga de Dia­man­te que ce­dió en 2017 en la mis­ma ciu­dad sui­za, la mi­ra­da de Ca­te­ri­ne Ibar­güen se per­dió mo­men­tá­nea­men­te en el ho­ri­zon­te.

Tal vez com­pren­dió que lo que pa­re­cía un hu­ra­cán en su vi­da ha­ce 11 me­ses, era so­lo un sa­cu­dón pa­ra dar­se cuen­ta de qué mag­ni­tud es su for­ta­le­za y así abrir­se a nue­vos ca­mi­nos.

La an­tio­que­ña, vi­gen­te cam­peo­na olím­pi­ca del sal­to tri­ple, mo­da­li­dad en la que aca­ba de con­quis­tar su quin­to tro­feo de dia­man­te con una mar­ca de 14.56 me­tros, con­fie­sa que la tem­po­ra­da an­te­rior fue tan des­gas­tan­te, fí­si­ca y men­tal­men­te, que es­tu­vo a un pa­so de po­ner­le pun­to fi­nal a su ca­rre­ra de­por­ti­va.

“Subí has­ta 5 ki­los de pe­so. No que­ría sa­ber de na­da. Tres me­ses es­tu­ve sin po­ner­me unos te­nis de com­pe­ten­cia; ni ha­bla­ba con mi pro­fe­sor Ubal­do Duany”, cuen­ta.

“So­lo una vez es­cri­bió y me di­jo: ‘Ca­te, tan si­quie­ra sal a tro­tar un po­co…”.

Así lo ase­gu­ra la atle­ta co­lom­bia­na na­ci­da en Apar­ta­dó ha­ce 34 años, y quien en char­la con EL CO­LOM­BIANO ha­bla del mo­men­to de cri­sis que vi­vió la tem­po­ra­da pa­sa­da al sol­tar el rei­na­do mun­dial del tri­ple y có­mo se su­peró pa­ra em­pe­zar otra vez a mi­rar des­de lo más al­to.

¿En se­rio pen­só en el re­ti­ro de­fi­ni­ti­vo?

“Sí, no lo pue­do ne­gar, me preo­cu­pé so­bre qué iba a pa­sar con mi ca­rre­ra. Pa­ra na­die es un se­cre­to que el año pa­sa­do fue de al­tas y ba­jas. Ve­nía de ga­nar mu­chas com­pe­ten­cias se­gui­das, pe­ro igual soy un ser hu­mano y esas de­rro­tas me afec­ta­ron bas­tan­te si­co­ló­gi­ca­men­te”.

¿Por qué di­ce que no que­ría sa­ber na­da del atle­tis­mo?

“Es que me abu­rrí, es­ta­ba de­cep­cio­na­da. Vi­vi­mos en un país que le pi­de per­fec­ción a la gen­te y los co­men­ta­rios al fi­nal te ter­mi­nan afec­tan­do, por más que uno tra­te de eva­dir­los. A mis so­bri­nas les ha­cían bull­ying en el co­le­gio por­que yo ha­bía per­di­do; a una tía, que lle­ga­ba a una tien­da a com­prar te­la pa­ra ha­cer­se ves­ti­dos, le ex­pre­sa­ban que Ca­te­ri­ne ya es­ta­ba pa­ra el re­ti­ro, que yo ya no ser­vía pa­ra es­to y en­ton­ces pen­sa­ba que co­mo que ser sub­cam­peón mun­dial no es tan bueno, na­die sa­be có­mo se lle­ga a ese pues­to”.

Ade­más de los co­men­ta­rios, ¿ha­bía al­gu­na otra di­fi­cul­tad pa­ra que tu­vie­ra esa cur­va des­cen­den­te a fi­nal de año, en el que, ade­más, per­dió el tí­tu­lo mun­dial?

“Per­der no es sim­ple­men­te que­dar se­gun­da o ter­ce­ra, pa­ra mí es no sen­tir­te bien con­ti­go mis­ma en la pis­ta, eso fue lo que más me afec­tó. No im­por­ta si soy quin­ta o sex­ta, pe­ro que ter­mi­ne con la sa­tis­fac­ción de que hi­ce las co­sas de bue­na ma­ne­ra. Lle­gué a un mo­men­to en el que no me sen­tía bien, y eso es per­der”.

Pe­ro en com­pe­ten­cia, aquí en Zú­rich, aca­ba de ra­ti­fi­car que si­gue sien­do la me­jor...

“Después de ga­nar en Olím­pi­cos y en otros even­tos, en reali­dad lle­gué muy can­sa­da al 2017. Pe­ro creo que to­do ha­ce par­te de un pro­ce­so, aho­ra es­toy súper bien, con una me­jor ac­ti­tud. Voy fir­me ha­cia To­kio2020, que es el com­pro­mi­so con el país, mi fa­mi­lia y con­mi­go mis­ma”.

¿Es­te éxi­to lo to­ma co­mo un des­qui­te?

“Te­nía una deu­da con es­ta ciu­dad (Zú­rich). En el en­tre­na­mien­to le de­cía al pro­fe Duany que te­nía­mos que ga­nar, por for­tu­na se dio, es­te triun­fo es pa­ra to­do mi país”.

La cu­ba­na Re­gla San­drino, quien la di­ri­gió más jo­ven, di­ce que us­ted lle­va un ti­gre por den­tro, y que cuan­do se

“A mis so­bri­nas les ha­cían bull­ying en el co­le­gio por­que yo ha­bía per­di­do; a una tía le ex­pre­sa­ban que Ca­te­ri­ne ya es­ta­ba pa­ra el re­ti­ro”. CA­TE­RI­NE IBAR­GÜEN Cam­peo­na de LI­ga de Dia­man­te

“Con es­te re­sul­ta­do po­de­mos de­cir que ve­mos a Ca­te­ri­ne muy bien pa­ra el Mun­dial de 2019: hay gran po­si­bi­li­dad de me­da­lla”. RA­MI­RO VA­RE­LA Pre­si­den­te de Fe­deatle­tis­mo

des­pier­ta no hay quién la de­ten­ga, ¿en reali­dad de qué va­lo­res o cua­li­da­des es­tá he­cha us­ted?

“De res­pon­sa­bi­li­dad, dis­ci­pli­na, ilu­sión, es­pe­ran­za y sue­ños, es­to es lo que más me mo­ti­va. Quie­ro su­pe­rar­me ca­da día, de­mos­trar­le a mu­cha gen­te que es po­si­ble triun­far, pues pa­ra ha­cer­lo la edad no es un im­pe­di­men­to. Después de que tus sue­ños es­tén vi­vos y los re­nue­ves siem­pre, quiere de­cir que tie­nes tiem­po pa­ra al­can­zar­los”.

La sien­to lle­na de ener­gía, de ju­ven­tud men­tal…

“Eso es al­go si­co­ló­gi­co, la edad no me afec­ta en na­da. Me pue­den com­pa­rar con cual­quie­ra, pe­ro me con­si­de­ro en­te­ra. Eso no se­rá un ex­cu­sa pa­ra de­cir que es­toy can­sa­da, cuan­do ello su­ce­da es cuan­do de­je de amar lo que ha­go, ahí sí me re­ti­ra­ré tran­qui­la. El de­seo de ga­nar me per­mi­tió se­guir en pie, me quie­ro re­ti­rar pe­ro con me­jo­res re­sul­ta­dos”.

¿Có­mo se for­ta­le­ció pa­ra su­pe­rar ad­ver­si­da­des que atra­ve­só a fi­na­les de 2017?

“Me pa­só co­mo al águi­la, que de­be mo­rir o acep­tar su du­ro pro­ce­so de re­no­va­ción pa­ra vol­ver a vo­lar al­to; an­tes se le caen las alas, las plu­mas, el pi­co... Yo es­ta­ba muy can­sa­da, en to­dos los as­pec­tos de mi vi­da, pe­ro me re­fu­gié tres me­ses en Apar­ta­dó, don­de tu­ve el apo­yo de to­da mi fa­mi­lia, en­ca­be­za­da por mi abue­la Oyo­la y mi mamá Fran­cis­ca; ade­más de gra­tas per­so­nas, co­mo Ubal­do, Re­gla, mi ami­ga Nasly Pe­rea, del ne­ne que se te acer­ca a pe­dir­te una fo­to… la lis­ta es lar­ga. Es­to fue fun­da­men­tal pa­ra ar­mar­me de fuer­zas”.

Aho­ra tie­ne la po­si­bi­li­dad de lo­grar, en sal­to de lon­gi­tud, otro tro­feo de dia­man­te en Bru­se­las es­te vier­nes…

“Gra­cias a Dios es­toy bien pre­pa­ra­da. Lle­go a Bru­se­las a dis­fru­tar, si se ga­na bien y si no, tam­bién. Lo fun­da­men­tal es ad­qui­rir más ex­pe­rien­cia. Es-

toy, la ver­dad, re­la­ja­da; mi gran com­pro­mi­so era es­ta ci­ta en Zú­rich”.

En 2017, acá en Sui­za, us­ted era fa­vo­ri­ta pa­ra ga­nar, ¿por qué no dar una sor­pre­sa en la reunión de Bél­gi­ca?

“Con­si­de­ro que el de­por­te da sor­pre­sas. Lo que se re­quie­re es es­tar bien pre­pa­ra­do. El año an­te­rior fue de cam­bios, de los cua­les no tu­vi­mos al­gu­nas bue­nas ex­pe­rien­cias, pe­ro fue­ron fun­da­men­ta­les pa­ra es­tar aho­ra en me­jo­res con­di­cio­nes. Es­toy or­gu­llo­sa del trabajo rea­li­za­do. Si triun­fo en Bru­se­las se­ría ma­ra­vi­llo­so”.

¿Qué sen­ti­mien­to la em­bar­ga al sa­ber que en Li­ga de Dia­man­te co­mien­za a re­to­mar su he­ge­mo­nía mun­dial?

“An­tes de la prue­ba le de­cía al pro­fe que te­nía­mos una deu­da con es­ta ciu­dad, en es­ta com­pe­ten­cia. Desea­ba re­cu­pe­rar el dia­man­te en sal­to tri­ple, no es que con­si­de­re mía es­ta prue­ba, por­que to­das ve­ní­mos con el mis­mo ob­je­ti­vo de ga­nar, pe­ro es la com­pe­ten­cia que he do­mi­na­do mu­cho tiem­po y per­der­la en 2017 -lle­va­ba 4 años se­gui­das ven­cien­do- me im­pac­tó bas­tan­te, en­ton­ces lle­ga­ba con la men­ta­li­dad de que el tro­feo po­día ser mío”

FO­TO AFP

La fe­li­ci­dad por la con­quis­ta de la quin­ta co­ro­na en la Li­ga de Dia­man­te, en Zú­rich, lle­gó pa­ra­le­la­men­te con la con­fe­sión que Ca­te­ri­ne Ibar­güen hi­zo so­bre una cri­sis que es­tu­vo a pun­to de sa­car­la del de­por­te a fi­na­les de la tem­po­ra­da pa­sa­da. Le con­ta­mos.

Ca­te­ri­ne com­ple­tó ayer la quin­ta co­ro­na co­mo reina del sal­to tri­ple de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.