EDI­TO­RIAL

Des­de grupos cri­mi­na­les, pros­ti­tu­ción y mi­cro­trá­fi­co, has­ta con­tra­ban­do de com­bus­ti­bles, gue­rri­llas re­si­dua­les y ci­ber­de­li­tos, fue­ron gol­pea­dos los úl­ti­mos días. Una ofen­si­va ne­ce­sa­ria.

El Colombiano - - PORTADA -

“Des­de grupos cri­mi­na­les, pros­ti­tu­ción y mi­cro­trá­fi­co, has­ta con­tra­ban­do de com­bus­ti­bles, gue­rri­llas re­si­dua­les y ci­ber­de­li­tos, fue­ron gol­pea­dos los úl­ti­mos días. Una ofen­si­va ne­ce­sa­ria”.

Una fra­se ha he­cho ca­rre­ra: “to­dos los días caen ‘ca­be­ci­llas cri­mi­na­les’ pe­ro la de­lin­cuen­cia en Co­lom­bia con­ti­núa in­tac­ta”. Se tra­ta de una má­xi­ma de ver­da­des par­cia­les, por­que en un te­rri­to­rio que su­fre tan va­ria­dos fe­nó­me­nos de­lic­ti­vos si no hu­bie­se ac­ción po­li­cial y mi­li­tar, con re­sul­ta­dos pal­pa­bles, la si­tua­ción se­ría crí­ti­ca. El país su­fre la ame­na­za per­ma­nen­te de ma­fias que po­nen en ja­que la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na. Pe­ro se enu­me­ran gol­pes re­cien­tes que se de­ben re­co­no­cer pa­ra que se ele­ve la mo­ral de com­ba­te de las Fuer­zas Ar­ma­das en to­dos sus ni­ve­les.

Ocu­rre des­de Am­be­res, Bél­gi­ca, y Rot­ter­dam, Ho­lan­da, don­de el lu­nes pa­sa­do ca­ye­ron 3,5 to­ne­la­das de co­caí­na y se des­ba­ra­tó una red internacional de nar­co­trá­fi­co, con apo­yo de la Ar­ma­da Na­cio­nal, has­ta las ca­lles del Cen­tro de Me­de­llín don­de el miér­co­les las au­to­ri­da­des atraparon a alias “don Ómar”, uno de los je­fes lo­ca­les del mi­cro­trá­fi­co.

Ha­ce me­nos de 15 días la Po­li­cía de­tu­vo a alias “Pi­chi Be­lén”, sin­di­ca­do de ser ca­po del gru­po co­le­gia­do cri­mi­nal “la Ofi­ci­na”, y el fin de se­ma­na cap­tu­ró a alias “Ca­ní­bal”, en­la­ce de las ban­das de Be­llo con las di­si­den­cias del fren­te 36 de las Farc. Ha­cer la lis­ta de de­ten­cio­nes de je­fes cla­ve del “clan del Gol­fo” y de “la Ofi­ci­na”, en las co­mu­nas San Javier, Ro­ble­do y Cai­ce­do de la ciu­dad, du­ran­te los dos úl­ti­mos años, no ca­bría en es­tas lí­neas.

Hay sor­pre­sa en­tre quie­nes no sa­bían de la exis­ten­cia de una “ver­sión del Bronx” en Me­de­llín —el ba­rrio de la dro­ga en Bo­go­tá, ya des­man­te­la­do— y que la Al­cal­día lo­cal y la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na ocu- pa­ron es­te miér­co­les con to­do ri­gor pa­ra de­rri­bar ca­sas de vi­cio y re­ti­rar fo­cos de ex­pen­dio y con­su­mo de dro­gas, don­de cam­pea­ban los jí­ba­ros, la ile­ga­li­dad y la in­se­gu­ri­dad.

To­do ello aho­ra se re­por­ta por­que hay ac­ti­vi­dad vi­go­ro­sa de las au­to­ri­da­des con­tra el cri­men. Si a la par con las in­ver­sio­nes so­cia­les, tan ne­ce­sa­rias co­mo he­rra­mien­ta de pre­ven­ción, no se ade­lan­ta­se una ta­rea fir­me de pre­sen­cia de los uni­for­ma­dos en el con­trol del te­rri­to­rio, es po­si­ble ad­ver­tir que nu­me­ro­sos rin­co­nes ur­ba­nos es­ta­rían ba­jo el con­trol y los atro­pe­llos de ban­das y com­bos. De la mis­ma ma­ne­ra, se po­dría pro­yec­tar ese es­ce­na­rio a otras gran­des ca­pi­ta­les del país y zo­nas pe­ri­fé­ri­cas co­mo Ca­ta­tum­bo y Tu­ma­co. En las fron­te­ras y zo­nas de con­flic­to de­be sen­tir­se la ac­ción per­ma­nen­te del Ejér­ci­to y en los pun­tos ur­ba­nos ca­lien- tes de­be per­ci­bir­se ope­ra­ti­vi­dad y ofen­si­va po­li­cial.

El pre­si­den­te Iván Du­que anun­ció la pues­ta en mar­cha del plan “El que la ha­ce la pa­ga”, a lo largo y an­cho del país, y ese de­be ser un men­sa­je que cuen­te con el res­pal­do uná­ni­me de al­cal­días y go­ber­na­cio­nes y de los co­man­dos de po­li­cía lo­ca­les y re­gio­na­les. Es esen­cial que pa­ra em­pren­der pla­nes de in­ver­sión social y eco­nó­mi­ca, los ciu­da­da­nos re­ci­ban el abra­zo de la Fuer­za Pú­bli­ca y el res­pal­do de un Es­ta­do fir­me, sin du­bi­ta­ción.

No se de­ben me­nos­pre­ciar los re­sul­ta­dos con­tra el cri­men. En Me­de­llín, por ejem­plo, las cap­tu­ras nu­me­ro­sas y cal­cu­la­das es­tán do­ble­gan­do el po­der de su­pe­res­truc­tu­ras cri­mi­na­les que aho­ra con­si­de­ran la po­si­bi­li­dad de so­me­ter­se a la justicia, con la ex­pec­ta­ti­va de al­gún be­ne­fi­cio ju­rí­di­co. Un go­bierno ro­bus­to y ac­tuan­te im­po­ne con­di­cio­nes, pro­ce­sos y es­ce­na­rios.

Por eso hay que aplau­dir la la­bor ac­tual y te­naz de sol­da­dos, po­li­cia­les, fis­ca­les y de­más in­te­gran­tes de la Fuer­za Pú­bli­ca. Am­pliar su eco. Qué preo­cu­pan­te y de­cep­cio­nan­te se­ría la inac­ción. Pe­ro es­tos días me­re­cen, co­mo en las ce­re­mo­nias y pa­ra­das mi­li­ta­res, una fe­li­ci­ta­ción su­pe­rior

ILUS­TRA­CIÓN ESTEBAN PA­RÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.