Las ci­fras que de­ja la era Pe­ker­man con la Se­lec­ción Co­lom­bia.

Ofi­cial­men­te el con­tra­to del ar­gen­tino fi­na­li­za hoy, y con es­te, seis años de un pe­río­do de­ci­si­vo, en­tre acier­tos y erro­res, pa­ra el equi­po tri­co­lor.

El Colombiano - - PORTADA - Por JUAN FE­LI­PE ZULETA VA­LEN­CIA

Cuan­do el ar­gen­tino Jo­sé Pe­ker­man lle­gó al ban­qui­llo de Co­lom­bia, en fe­bre­ro de 2012, el mun­do del fút­bol se de­lei­ta­ba con el es­ti­lo lí­ri­co y re­vo­lu­cio­na­rio del es­pa­ñol Pep Guar­dio­la en el Bar­ce­lo­na, que echó por tie­rra los es­que­mas de­fen­si­vos — con un al­to com­po­nen­te fí­si­co— que pro­li­fe­ra­ron en la pri­me­ra dé­ca­da del Si­glo 21.

El es­ti­lo que pri­vi­le­gia la tác­ti­ca por en­ci­ma de la téc­ni­ca se di­se­mi­nó en Eu­ro­pa y Su­ra­mé­ri­ca, ava­la­do por triun­fos co­mo el de Gre­cia en la Eu­ro 2004 y el de Ita­lia en el Mun­dial 2006. In­clu­so, esa co­rrien­te de­fen­si­va ca­ló tan­to que en la Cham­pions Lea­gue de 2003 se re­gis­tró el pro­me­dio de gol más ba­jo en la his­to­ria del tor­neo ba­jo el ac­tual for­ma­to (2,46 por jue­go).

Un aná­li­sis es­ta­dís­ti­co pos­te­rior de la Uefa (Unión Eu­ro­pea de Fút­bol Aso­cia­do) de­ter­mi­nó que en di­cho tor­neo, que ga­na­ría el Por­to del lu­so Jo­sé Mou­rin­ho, téc­ni­co sím­bo­lo del prag­ma­tis­mo, un 63 % de los 203 par­ti­dos dispu­tados fue­ron ga­na­dos por equi­pos que tu­vie­ron me­nos op­cio­nes de gol que sus ri­va­les.

Pe­ro el de­cli­ve de es­te fe­nó­meno lle­gó con la irrup­ción de Guar­dio­la en el Ba­rça, aun­que ya el tam­bién ibé­ri­co Luis Ara­go­nés, con la Se­lec­ción es­pa­ño­la, ha­bía da­do los pri­me­ros tra­zos de re­bel­día des­em­pol­van­do la vie­ja for­ma­ción 43-3, usual en dé­ca­das en que el ba­lom­pié era más re­crea­ti­vo co­mo en los 70.

En­ton­ces sur­gió una idea:

el fu­tu­ro de es­te de­por­te so­lo po­día ga­ran­ti­zar­se con un cam­bio que lle­va­ra ma­yor es­pec­tácu­lo al afi­cio­na­do.

Hi­zo, en­ton­ces, su apa­ri­ción en la so­cie­dad eu­ro­pea el “tiki taka” que, bá­si­ca­men­te, reivin­di­ca­ba el fút­bol co­lec­ti­vo con vo­ca­ción ofen­si­va, su­mán­do­le al­gu­nos con­cep­tos tra­di­cio­na­les del vie­jo con­ti­nen­te co­mo la pre­sión al­ta. Al­go que el fút­bol co­lom­biano pro­mul­gó 20 años atrás y que aho­ra se mos­tra­ba co­mo el por­ve­nir en to­do el pla­ne­ta.

Cam­bio de era

Con ese pa­no­ra­ma lle­gó Pe­ker­man a di­ri­gir a una Se­lec­ción ca­ren­te de una iden­ti­dad y que en los úl­ti­mos diez años ha­bía te­ni­do sie­te pro­ce­sos di­fe­ren­tes con en­tre­na­do­res de con­cep­tos y es­ti­los tan dis­pa­res co­mo es po­si­ble.

“Pe­ker­man era un téc­ni­co co­ti­za­do por lo que ha­bía he­cho con Ar­gen­ti­na en mun­dia­les ju­ve­ni­les. Pe­ro creo que lo que lo tra­jo a Co­lom­bia es que avi­zo­ró que con las ten­den­cias que do­mi­na­ban en ese en­ton­ces: fút­bol de to­que, de ri­que­za in­di­vi­dual y co­lec­ti­va, él po­día re­sal­tar con unos ju­ga­do­res que lle­va­ban esa hue­lla en la san­gre. Si otras se­lec­cio­nes

acos­tum­bra­das a un fút­bol di­fe­ren­te lo es­ta­ban in­ten­ta­do, por qué él, que te­nía el re­cur­so hu­mano, no iba a lo­grar­lo”, ex­po­ne el téc­ni­co Nés­tor Ote­ro.

Du­ran­te su pri­me­ra Eli­mi­na­to­ria al fren­te del com­bi­na­do tri­co­lor, el ar­gen­tino ins­ti­tu­cio­na­li­zó la for­ma­ción 4-2-22, una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes bá­si­ca: te­ner más hom­bres en do­ble fun­ción pa­ra ejer­cer un con­trol del jue­go pri­van­do al ri­val del ba­lón la ma­yor par­te del tiem­po.

La evo­lu­ción es­pe­ra­da de su elec­ción de jue­go la dio en el Mun­dial de Bra­sil y fue la res­pon­sa­ble de los me­jo­res mo­men­tos del equi­po. El es­que­ma 4-2-3-1 que lle­vó a Co­lom­bia a la ci­ma de su ren­di­mien­to ha­bía de­mos­tra­do su éxi­to en el Mun­dial de Su­dá­fri­ca 2010, tan­to así que tres de las cua­tro se­lec­cio­nes que dispu­taron la se­mi­fi­nal en di­cha edi­ción apli­ca­ron es­te prin­ci­pio tác­ti­co.

“Esa for­ma­ción con­sis­te en con­tro­lar la mi­tad del cam­po y vol­ver la ac­ción de­fen­si­va de re­cu­pe­ra­ción y la ofen­si­va de crear, en una se­cuen­cia rá­pi­da. De ahí que to­dos los vo­lan­tes y has­ta los de­lan­te­ros re­qui­rie­ran del des­plie­gue que tu­vo Co­lom­bia en sus me­jo­res mo­men­tos y que no es tan co­mún en nues­tros fut­bo­lis­tas”, ex­pli­ca el téc­ni­co Mi­guel Au­gus­to Prin­ce.

Y es ahí, don­de ra­di­ca, se­gún Prin­ce, la im­por­tan­cia de Pe­ker­man. “Él ges­tio­nó de gran for­ma las cua­li­da­des y po­ten­cia­li­da­des del ju­ga­dor de la Se­lec­ción”.

Aún así, lo que lo­gró en la can­cha nun­ca pu­do con­ver­tir­lo en un pro­yec­to que arro­pa­ra al fút­bol co­lom­biano. En ese mis­mo pe­río­do que es­tu­vo el ar­gen­tino al fren­te de la Tri­co­lor, el fút­bol ale­mán, por ci­tar un ejem­plo, cam­bió el ADN de sus ju­ga­do­res, otro­ra ex­tre­ma­da­men­te fí­si­cos y po­co ta­len­to­sos con el ba­lón, crean­do cen­tros de desa­rro­llo con apo­yo de los clu­bes y ba­jo pa­rá­me­tros es­ta­ble­ci­dos por el téc­ni­co na­cio­nal Joa­chim Low, que bus­ca­ban me­jo­rar la con- di­ción téc­ni­ca de los fut­bo­lis­tas. Hoy, los ale­ma­nes son si­nó­ni­mo de un fút­bol ex­qui­si­to en el mun­do.

Guar­dan­do las pro­por­cio­nes en re­la­ción con los re­cur­sos, Co­lom­bia ca­re­ció de un pro­yec­to se­me­jan­te. Pe­ro, sin du­da, que hoy la exi­gen­cia sea al­ta pa­ra el se­lec­cio­na­do se de­be, en gran me­di­da, al lis­tón que pu­so el ar­gen­tino con es­ta ge­ne­ra­ción de ju­ga­do­res, com­pren­dien­do a la per­fec­ción el en­torno de la com­pe­ten­cia internacional y sa­cán­do­le el má­xi­mo pro­ve­cho con el re­cur­so con el cual con­ta­ba.

So­lo el jui­cio im­par­cial del tiem­po y el por­ve­nir de Co­lom­bia en los años ve­ni­de­ros di­rán cuál fue el le­ga­do de Pe­ker­man

“La cla­ve de Jo­sé Pe­ker­man ra­di­ca en sa­ber ele­gir los mo­men­tos, las per­so­nas y las pa­la­bras”. MAR­CE­LO ROFFÉ Si­có­lo­go de­por­ti­vo y ase­sor de la Se­lec­ción Co­lom­bia

“Di­ría que más que ha­cer Pe­ker­man es un ex­per­to en con­ven­cer y con­du­cir a sus di­ri­gi­dos ha­cia el es­ce­na­rio ideal”. LIO­NEL ESCALONI Téc­ni­co in­te­ri­no de se­lec­ción Ar­gen­tino y di­ri­gi­do por el ar­gen­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.