Mil per­so­nas es­cu­cha­ron, por pri­me­ra vez, los so­ni­dos de Me­de­llín

El Colombiano - - METRO - Por VANESA RES­TRE­PO JU­LIO CÉ­SAR HE­RRE­RA

Una fun­da­ción do­nó los dis­po­si­ti­vos pa­ra me­jo­rar la au­di­ción. Al­cal­día acom­pa­ña con aten­ción social.

Las pri­me­ras pa­la­bras que Ed­ward Bus­ta­man­te lo­gró es­cu­char ayer no te­nían mu­cho sen­ti­do, pe­ro sí es­ta­ban car­ga­das de sig­ni­fi­ca­do por­que eran las pri­me­ras que es­cu­cha­ba en su vi­da.

Ayer Ca­ta­li­na Pa­rra, ge­ren­te ge­ne­ral de Star­key de Co­lom­bia, le instaló un dis­po­si­ti­vo ca­fé en el oí­do iz­quier­do y le su­su­rró: “pa, pa, pa”. Al pri­mer in­ten­to, el mu­cha­cho no reac­cio­nó, pe­ro después de unos ajus­tes, y otro par de “pa, pa, pa”, Ed­ward es­cu­chó con cla­ri­dad y son­rió, co­mo sa­bien­do que su vi­da se­ría más fá­cil aho­ra.

Él ha­ce par­te de las 1.000 per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va que ayer re­ci­bie­ron, de ma­nos de la Al­cal­día de Me­de­llín y de la men­cio­na­da fun­da­ción, una do­ta­ción de dis­po­si­ti­vos au­di­ti­vos.

El he­cho es re­le­van­te por­que sig­ni­fi­ca que hoy el 45% de las 2.200 per­so­nas en con­di­ción de dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va de Me­de­llín tie­nen la asis­ten­cia de equi­pos que les per­mi­ten su­pe­rar, en bue­na par­te, su li­mi­ta­ción.

“Es­to les per­mi­ti­rá me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da pe­ro tam­bién la de las fa­mi­lias (...) es un mo­men­to lin­do y emo­cio­nan­te, por­que sa­be­mos que es­tán cam­bian­do sus vi­das”, di­jo la pri­me­ra da­ma de Me­de­llín, Mar­ga­ri­ta Ma­ría Gó­mez, du­ran­te el ac­to de en­tre­ga.

Es­ta es la se­gun­da vez que Star­key do­na dis­po­si­ti­vos si­mi­la­res a ha­bi­tan­tes de Me­de­llín. En 2016 ha­bían en-

tre­ga­do 336 equi­pos que si­guen sien­do usa­dos por los be­ne­fi­cia­rios.

Pa­so a pa­so

Ca­ta­li­na Pa­rra ex­pli­có que el pro­ce­so de ha­blar al oí­do ha­ce par­te de la eta­pa de ajus­tes del dis­po­si­ti­vo: se prue­ba con ellos las di­fe­ren­tes po­ten­cias, has­ta que en­cuen­tran una có­mo­da, y lue­go se ajus­ta pa­ra que que­de en esa fre­cuen­cia. “Se bus­ca el pun­to don­de él

oye bien, pe­ro tam­bién se sube vo­lu­men pa­ra sa­ber cuál es el ran­go en el que el so­ni­do le mo­les­ta y ase­gu­rar­nos que el dis­po­si­ti­vo nun­ca suba ahí”, di­jo.

Una vez que el dis­po­si­ti­vo se adap­ta a las con­di­cio­nes del usua­rio, em­pie­za una se­gun­da eta­pa que in­clu­ye ca­pa­ci­ta­ción en el ma­ne­jo del equi­po, así co­mo su lim­pie­za y man­te­ni­mien­to. “Después ellos cuen­tan con una lí­nea en la que pue­den re­ci­bir acom­pa­ña­mien­to o asis­ten­cia si tie­nen al­gún in­con­ve­nien­te”, de­cla­ró Pa­rra.

¿Quié­nes son?

Mar­ga­ri­ta Gó­mez ase­gu­ró que en­tre los be­ne­fi­cia­dos hay ni­ños y adul­tos ma­yo­res que es­tán re­gis­tra­dos en la ba­se de datos de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. “Los bus­ca­mos, uno por uno, y lue­go acu­di­mos a sus ase­gu­ra­do­ras, por­que hay un acom­pa­ña­mien­to del equi­po de sa­lud pa­ra que el dis­po­si­ti­vo fun­cio­ne bien”, di­jo

FO­TO

Con es­ta do­na­ción se be­ne­fi­ció ca­si la mi­tad de la po­bla­ción con dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va de Me­de­llín. Ellos apren­die­ron a usar los apa­ra­tos que aho­ra los acom­pa­ña­rán a dia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.