El vi­rus aco­rra­la otra vez la vi­da ciu­da­da­na en Es­ta­dos Uni­dos

Te­xas, el es­ta­do que más preo­cu­pa. Ana­lis­tas se­ña­lan que la ac­ti­tud de lí­de­res po­lí­ti­cos ha in­flui­do en el des­cui­do ciu­da­dano.

El Colombiano - - Portada - Por RI­CHARD AGUI­RRE FER­NÁN­DEZ

“Que los obli­guen a usar una más­ca­ra ta­pa­bo­ca, lo con­si­de­ran co­mo una vul­ne­ra­ción a sus de­re­chos”.

JOH­NAT­TAN GARCÍA RUIZ

Ma­gís­ter en salud pú­bli­ca de Har­vard

“El pro­pio pre­si­den­te, Do­nald Trump, ha di­vi­di­do el país y los es­ta­dos re­pu­bli­ca­nos no han adop­ta­do la cua­ren­te­na”.

JAI­ME ARIAS

Ex­mi­nis­tro de Salud de Co­lom­bia

“Lo peor es­tá por ve­nir”, di­jo Te­dros Ad­ha­nom Ghe­bre­ye­sus, el director de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS), el 21 de abril pa­sa­do, ha­cien­do re­fe­ren­cia a lo que lle­ga­ría con el co­ro­na­vi­rus en el con­ti­nen­te ame­ri­cano, que ya es el prin­ci­pal fo­co de in­fec­ción del vi­rus, se­gún la mis­ma OMS.

Su va­ti­ci­nio se en­fo­ca­ba en man­te­ner las me­di­das de au­to­cui­da­do y ayer, de nue­vo, lan­zó una ad­ver­ten­cia: la lu­cha con­tra el co­ro­na­vi­rus es­tá le­jos de ter­mi­nar.

Es­te pa­no­ra­ma, que re­sul­ta preo­cu­pan­te des­de la OMS, no ha he­cho el su­fi­cien­te eco en Es­ta­dos Uni­dos. Bas­ta con mi­rar las apa­ri­cio­nes del pre­si­den­te, Do­nald Trump, y de su vi­ce­pre­si­den­te, Mi­ke Pen­ce, quie­nes en sus pre­sen­ta­cio­nes pú­bli­cas nun­ca usan, al me­nos, el ta­pa­bo­cas, re­co­men­da­do pa­ra evi­tar el con­ta­gio an­te los in­ter­lo­cu­to­res.

Esa ha si­do una cons­tan­te en los even­tos que bus­can la re­elec­ción del mag­na­te, pues los asis­ten­tes a es­tos even­tos no usan el ta­pa­bo­cas y los lí­de­res tam­po­co lo re­co­mien­dan.

¿Qué pa­sa?

Con el re­pun­te de ca­sos que lle­ga a 2,5 mi­llo­nes de con­ta­gios, se­gún la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins, si­gue a la ca­be­za co­mo el país con más ca­sos, pe­ro ayer, in­clu­so, Pen­ce acu­só de in­dis­ci­pli­na­dos a los jó­ve­nes nor­te­ame­ri­ca­nos, pe­se a que no han da­do ejem­plo de pe­da­go­gía bá­si­ca, co­mo el la­va­do de ma­nos.

“Lo que es­tá su­ce­dien­do es una com­bi­na­ción en­tre el in­cre­men­to de los test y el he­cho de que mu­chos jó­ve­nes se han es­ta­do reunien­do sin res­pe­tar las me­di­das de se­gu­ri­dad es­ta­ble­ci­das pa­ra ca­da fa­se de la reaper­tu­ra”.

Pe­ro no es so­lo un asun­to de in­dis­ci­pli­na. Una co­lom­bia­na que tra­ba­ja en un com­ple­jo mé­di­co en Te­xas con­tó que en su em­pre­sa, por ejem­plo, hay 700 con­ta­gios, y apun­ta que es­te in­cre­men­to se ha da­do, de una u otra ma­ne­ra, por la reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca y so­cial de Es­ta­dos Uni­dos, y por el des­cui­do ciu­da­dano fren­te a las me­di­das de au­to­cui­da­do.

Es­te pa­no­ra­ma mues­tra una reali­dad po­lí­ti­ca, a juicio de Joh­nat­tan García Ruiz, abo­ga­do y ma­gís­ter en Salud Pú­bli­ca de Har­vard y pro­fe­sor de De­re­cho y Salud glo­bal de la Uni­ver­si­dad de Los An­des, quien re­cuer­da que “el go­ber­na­dor, el re­pu­bli­cano Greg Ab­bott, ha si­do una per­so­na irres­pon­sa­ble en el ma­ne­jo de la cri­sis, y es­to es por su fi­lia­ción po­lí­ti­ca”.

Te­xas es un te­ma par­ti­cu­lar, pues des­de la se­ma­na pa­sa­da los ca­sos dia­rios pa­sa­ron de dos mil a cin­co mil ca­da día y Ab­bot, ape­nas des­de la se­ma­na pa­sa­da, em­pe­zó a re­co­men­dar el uso del ta­pa­bo­cas “pa­ra evi­tar el cie­rre de Te­xas y sus co­mer­cios”.

So­bre es­te re­pun­te, Pen­ce ma­ni­fes­tó que “es­ta­mos su­per­vi­san­do en pro­fun­di­dad los nue­vos ca­sos en Flo­ri­da, Te­xas, Ari­zo­na y Ca­li­for­nia”, con el ob­je­ti­vo de fre­nar el avan­ce del vi­rus en es­tas re­gio­nes, que son las que más ca­sos re­por­tan.

Po­lí­ti­ca y salud pú­bli­ca

Jai­me Arias, ex­mi­nis­tro de Salud de Co­lom­bia, por su par­te, se­ña­la que se ha des­co­no­ci­do lo “ex­tre­ma­da­men­te con­ta­gio­so” que es el co­ro­na­vi­rus. “Por ello afec­ta las gran­des ciu­da­des. EE.UU. tie­ne unas 15 me­ga­ciu­da­des co­mo Los Án­ge­les o New York, en don­de el im­pac­to fue enor­me. El pro­pio pre­si­den­te ha di­vi­di­do el país y los es­ta­dos re­pu­bli­ca­nos no han adop­ta­do la cua­ren­te­na”, pre­ci­só Arias.

Al res­pec­to, García Ruiz men­cio­na que las zo­nas con más ca­sos tie­nen re­la­ción con el ori­gen po­lí­ti­co de sus go­ber­nan­tes, que en es­ta oca­sión tie­nen que ver con los re­pu­bli­ca­nos, quie­nes se han des­mar­ca­do de me­di­das de pro­tec­ción fren­te al vi­rus.

“La ma­yo­ría de los de­mó­cra­tas di­ce que es­tá de acuer­do con el uso del ta­pa­bo­cas, mien­tras que so­lo un ter­cio de los re­pu­bli­ca­nos lo ha­ce, y es­to es por los ejem­plos de sus lí­de­res, que no usan la más­ca­ra por no que­rer mos­trar una ima­gen de de­bi­li­dad”, di­ce el ex­per­to.

García Ruiz, ade­más, ha­ce én­fa­sis en que pa­ra los re­pu­bli­ca­nos, el he­cho de que “los obli­guen a usar una más­ca­ra ta­pa­bo­ca, lo con­si­de­ran co­mo una vul­ne­ra­ción a sus de­re­chos” y eso se ha con­ver­ti­do en el día a día de los ciu­da­da­nos.

Arias, por su par­te, agre­ga que el al­to flu­jo de via­je­ros lle­gan­do de Asia y Eu­ro­pa apor­tó en “di­se­mi­nar el vi­rus ha­ce tres me­ses. Den­tro del go­bierno no ha ha­bi­do una po­lí­ti­ca cla­ra fren­te al te­ma y hay opi­nio­nes con­tra­rias en­tre los po­lí­ti­cos y los cien­tí­fi­cos”.

Pa­ra los con­sul­ta­dos, lo que es­tá pa­san­do no tie­ne que ver di­rec­ta­men­te con la cul­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na ni con que sean “in­dis­ci­pli­na­dos” por­que sí, sino que el fac­tor po­lí­ti­co y el pa­pel de los lí­de­res de ese país jue­ga en con­tra de la salud pú­bli­ca.

Así lo plan­tea García Ruiz, al se­ña­lar que “los re­pu­bli­ca­nos adop­ta­ron una ac­ti­tud egoís­ta con la po­si­ción de no creer­le a la cien­cia, a los da­tos” y los re­sul­ta­dos se es­tá vien­do con el re­pun­te de ca­sos

FO­TO GETTY

125.928 per­so­nas han muer­to por co­ro­na­vi­rus en Es­ta­dos Uni­dos, se­gún in­for­ma­ción de la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins, que ha­ce se­gui­mien­to al com­por­ta­mien­to del vi­rus en el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.