“Me que­dó la vi­da pa­ra con­tar lo que su­ce­dió”

Mi­le­na De Al­ba,

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA - Por Leo­nar­do Carvajalino

ata­ca­da con un ha­cha por su ex­pa­re­ja fren­te a su hi­jo de 5 me­ses, re­la­tó su his­to­ria de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar.

“Yo soy una pe­lá ve­rra­ca. To­da la vi­da he es­tu­dia­do, he tra­ba­ja­do, yo no me he por­ta­do mal, no me me­re­cía que él me hi­cie­ra es­to, de­ján­do­me co­mo me de­jó y con mis hi­jos pe­que­ños”.

Es­ta fue la úni­ca par­te de su de­cla­ra­ción que le arran­có lá­gri­mas a Mi­le­na De Al­ba Frey­le du­ran­te la en­tre­vis­ta que con­ce­dió des­de su ca­mi­lla en la Clí­ni­ca Camp­bell, don­de per­ma­ne­ce ba­jo ob­ser­va­ción.

El par­te mé­di­co de la jo­ven de 21 años re­ve­la que ha me­jo­ra­do con los días. Cuan­do lle­gó al cen­tro asis­ten­cial pre­sen­ta­ba trau­ma cra­neo­en­ce­fá­li­co, he­ri­da am­plia en el cue­ro ca­be­llu­do y frac­tu­ra ex­pues­ta de la mu­ñe­ca iz­quier­da con le­sión en la ar­te­ria ra­dial. Su es­ta­do de sa­lud es con­se­cuen­cia del ata­que del que fue víc­ti­ma en una fin­ca ubi­ca­da en Ca­ra­co­lí, Ma­lam­bo, el pa­sa­do lu­nes.

Jor­ge Mo­ra­les Cues­ta, su ex­pa­re­ja, blan­dió un ha­cha en con­tra de su hu­ma­ni­dad en re­pe­ti­das oca­sio­nes en fren­te del hi­jo de am­bos, de cin­co me­ses de na­ci­do.

“La psi­có­lo­ga me di­jo que, por el trau­ma, no re­cuer­do cier­tas par­tes”, acla­ra Mi­le­na so­bre el mo­men­to de la agre­sión.

RECONSTRUYENDO LA ES­CE­NA. Mi­le­na De Al­ba y Jor­ge Mo­ra­les vi­vían en el ba­rrio Villa Es­pe­ran­za de Ma­lam­bo. En ju­lio pa­sa­do se se­pa­ra­ron, lue­go de un año de re­la­ción, de la que na­ció un hi­jo.

Mi­le­na lis­tó las ra­zo­nes por las que no fun­cio­nó la vi­da de pa­re­ja en­tre am­bos: “Él no de­mo­ra­ba en los tra­ba­jos, dis­cu­tía de­ma­sia­do con mi ma­má, le gus­ta­ba mu­cho el tra­go y las ma­qui­ni­tas”.

Po­co tiem­po des­pués de la se­pa­ra­ción, la jo­ven co­men­zó a tra­ba­jar nue­va­men­te ven­dien­do re­vis­tas y ha­cien­do ri­fas en el ba­rrio. Jor­ge la con­tac­tó va­rias ve­ces: “Me di­jo que si no vol­vía con él me ma­ta­ba a mí y a mi be­bé”, re­la­ta Mi­le­na.

No obs­tan­te, has­ta ese mo­men­to el hom­bre nun­ca la ha­bía to­ca­do. “Me de­cía las co­sas con mo­les­tia y era ce­lo­so pe­ro no me ha­bía pe­ga­do an­tes”, co­men­ta.

Es­to fue así has­ta el do­min­go 15 de oc­tu­bre, una se­ma­na an­tes del ata­que con el ha­cha. Mi­le­na se en­con­tra­ba en su ba­rrio re­co­lec­tan­do el di­ne­ro pa­ra una ri­fa. Se­gún cuen­ta, Jor­ge la per­se­guía con su be­bé de cin­co me­ses en sus bra­zos. “Llé­va­te­lo a la ca­sa y dé­ja­me en paz”, re­cuer­da ha­ber di­cho la jo­ven. La res­pues­ta, cuen­ta Mi­le­na, fue una mano que aga­rró su ca­be­za y la es­tre­lló con­tra una pa­red.

“Sus her­ma­nos me tra­ta­ron de ayu­dar pe­ro a ellos tam­bién les pe­gó, es­ta­ba co­mo lo­co, me en­ce­rra­ron en una ca­sa al fren­te has­ta que vino a bus­car­me mi fa­mi­lia”, de­ta­lla Mi­le­na.

Lue­go de es­te in­ci­den­te de­ci­dió in­ter­po­ner un de­nun­cio an­te la Co­mi­sa­ría de Fa­mi­lia. De allí fue a Me­di­ci­na Le­gal, don­de fue va­lo­ra­da y re­ci­bió 10 días de in­ca­pa­ci­dad de­bi­do al fuer­te gol­pe que su­frió en la fren­te.

An­te la si­tua­ción, su ma­dre, Car­men de Al­ba, la man­dó a vi­vir a don­de su her­ma­na Ni­ní en una fin­ca en la ve­re­da de Villa He­rre­ra. Has­ta allá la fue a bus­car Jor­ge el lu­nes 23 de oc­tu­bre.

Mi­le­na ha­bía re­ci­bi­do el lla­ma­do de su ma­má esa ma­ña­na pa­ra co­men­tar­le que ha­bía vis­to a Jor­ge “bo­rra­cho y ama­ne­ci­do”. La jo­ven con­ti­nuó con su día, pen­sán­do­se se­gu­ra a ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Se es­ta­ba cam­bian­do la ro­pa pa­ra to­mar rum­bo a la Fis­ca­lía, don­de pre­sen­ta­ría el dic­ta­men que le ha­bían da­do en Me­di­ci­na Le­gal, cuan­do es­cu­chó la voz de Jor­ge.

Se­gún cuen­ta Mi­le­na, sa­lió in­me­dia­ta­men­te del cuar­to con el hi­jo de am­bos. Se le en­tre­gó a él y le di­jo: “Si vi­nis­te a bus­car al ni­ño aquí es­tá. Voy pa­ra la Fis­ca­lía, yo te de­man­dé”, es­tas fue­ron las úl­ti­mas pa­la­bras pro­nun­cia­das an­tes del ata­que.

“Se acer­có a mi her­ma­na, creí que la iba a gol­pear pe­ro co­gió un ha­cha que es­ta­ba en el rin­cón”, agre­gó Ni­ni, her­ma­na de la jo­ven que car­ga­ba al ni­ño de cin­co me­ses en bra­zos. Dos ha­cha­zos en la ca­be­za y uno más en la mano iz­quier­da a la al­tu­ra de la mu­ñe­ca fue­ron la to­ta­li­dad de los ata­ques.

Jor­ge in­ten­tó huir pe­ro fue atra­pa­do por miem­bros de la co­mu­ni­dad quie­nes lo gol­pea­ron. Mi­le­na fue trans­por­ta­da a la Clí­ni­ca Camp­bell de Ma­lam­bo y de allí re­mi­ti­da a la de Ba­rran­qui­lla, en don­de re­ci­bió aten­ción mé­di­ca. Per­ma­ne­ció se­da­da du­ran­te ca­si dos días.

DES­PER­TAR. “Em­pe­cé a gri­tar y a pa­ta­lear has­ta que me se­da­ron otra vez”, así fue el pri­mer des­per­tar de la jo­ven lue­go del ata­que. Cuan­do abrió los ojos nue­va­men­te es­ta­ba ama­rra­da, y so­lo de es­ta for­ma pu­do en­te­rar­se de lo su­ce­di­do.

Su­po que Jor­ge tie­ne me­di­da de ase­gu­ra­mien­to en la Cár­cel Mo­de­lo de Ba­rran­qui­lla por el de­li­to de ten­ta­ti­va de ho­mi­ci­dio agra­va­do y que el per­so­nal mé­di­co se en­cuen­tra es­tu­dian­do el es­ta­do de sa­lud de su mano pe­ro que aún no la ha per­di­do.

“Si él sa­le de la cár­cel me va a se­guir per­ju­di­can­do, por­que no es­tá bien de la ca­be­za, él ne­ce­si­ta in­ter­nar­se en un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción”, ase­gu­ra Mi­le­na.

Aun­que su an­te­bra­zo iz­quier­do es­té su­je­to por “tor­ni­llos, tuer­cas y va­ri­llas”, di­ce que es­tá agra­de­ci­da de po­der con­tar su his­to­ria. “To­do me lo ca­lla­ba, y aho­ra ten­go es­ta opor­tu­ni­dad que no tie­nen to­das las que pa­san por es­to”.

LEO­NAR­DO CARVAJALINO

Mi­le­na,en la Clí­ni­ca Camp­bell.

LEO­NAR­DO CARVAJALINO

Mi­le­na De Al­ba con­ti­núa el tra­ta­mien­to pa­ra re­cu­pe­rar su mano iz­quier­da en la Clí­ni­ca Camp­bell.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.