ELN RE­CO­NO­CE ASESINATO DE GO­BER­NA­DOR IN­DÍ­GE­NA

La Ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do en Co­lom­bia anun­ció que eva­lua­rá los he­chos ➲ El al­to al fue­go se man­tie­ne, di­ce el Go­bierno Na­cio­nal.

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA -

El ce­se al fue­go se man­tie­ne, di­ce el Go­bierno Na­cio­nal.

BO­GO­TÁ. El Eln re­co­no­ció ha­ber ma­ta­do ha­ce seis días a un lí­der in­dí­ge­na, lo que cons­ti­tu­yó la pri­me­ra vio­la­ción al al­to al fue­go bi­la­te­ral en me­dio de los diá­lo­gos de paz con el go­bierno.

“La­men­ta­mos pro­fun­da­men­te el he­cho y pe­di­mos per­dón por es­te do­lo­ro­so ca­so a sus fa­mi­lia­res y alle­ga­dos”, in­di­có en un co­mu­ni­ca­do el Eln, so­bre la muer­te del go­ber­na­dor in­dí­ge­na Au­lio Isa­ra­ma Fo­ras­te­ro en el sel­vá­ti­co de­par­ta­men­to del Cho­có.

Esa gue­rri­lla sos­tu­vo que re­tu­vo a Isa­ra­ma, go­ber­na­dor del res­guar­do Ca­tru Du­ba­za An­co­so, del Al­to Bau­dó, pa­ra “in­ves­ti­gar­lo” por su­pues­tos ne­xos con “la in­te­li­gen­cia mi­li­tar”.

Una vez co­no­ci­da es­ta re­ve­la­ción, la Ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do anun­ció ayer que de acuer­do con los pro­to­co­los que ri­gen el ce­se al fue­go, la Me­sa Pública de Con­ver­sa­cio­nes eva­lua­rá los in­ci­den­tes, pre­vio in­for­ma del Me­ca­nis­mo de Vee­du­ría y Ve­ri­fi­ca­ción.

“Ya de­te­ni­do y en ca­mino al lu­gar del in­te­rro­ga­to­rio, el go­ber­na­dor Au­lio Isa­ra­ma Fo­ras­te­ro se nie­ga a ca­mi­nar y se aba­lan­za so­bre uno de nues­tros gue­rri­lle­ros, con el trá­gi­co desen­la­ce co­no­ci­do”, agre­gó el bo­le­tín fir­ma­do por la di­rec­ción del Ffen­te de gue­rra Oc­ci­den­tal ‘Omar Gó­mez’, que ope­ra en la zo­na.

“Es de­plo­ra­ble des­de to­do pun­to de vis­ta. Y de­cep­cio­nan­te”. JUAN CA­MI­LO RES­TRE­PO Je­fe ne­go­cia­dor con Eln

CON­DE­NA. El re­co­no­ci­mien­to del asesinato del go­ber­na­dor cons­ti­tu­ye la pri­me­ra vio­la­ción del ce­se al fue­go bi­la­te­ral y tem­po­ral que ri­ge des­de el 1o. de octubre has­ta el 9 de enero, pac­ta­do por el go­bierno y la gue­rri­lla en el mar­co de las ne­go­cia­cio­nes de paz de Qui­to.

“De­plo­ra­ble des­de to­do pun­to de vis­ta. Y de­cep­cio­nan­te”, es­cri­bió en la cuen­ta de Twitter el je­fe ne­go­cia­dor del go­bierno, Juan Ca­mi­lo Res­tre­po.

El fun­cio­na­rio so­li­ci­tó una de­cla­ra­ción del me­ca­nis­mo de se­gui­mien­to y ve­ri­fi­ca­ción del ce­se al fue­go, for­ma­do por las par­tes, la ONU y la Igle­sia ca­tó­li­ca, so­bre el que con­si­de­róun“cri­men re­pu­dia­ble ”.

Isa­ra­ma fue ase­si­na­do la no­che del mar­tes pa­sa­do lue­go de que, se­gún in­for­mó la Or­ga­ni­za­ción Na­cio­nal In­dí­ge­na de Co­lom­bia (ONIC), cin­co gue­rri­lle­ros del Eln se lo lle­va­ran de su co­mu­ni­dad. OTRO LÍ­DER. El pa­sa­do sá­ba­do se re­gis­tró el ho­mi­ci­dio de Ra­món Al­ci­des Gar­cía Za­pa­ta, quien se de­di­ca­ba a la­bo­res de sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos en Bri­ce­ño, An­tio­quia.

De acuer­do con in­for­ma­ción de la co­mu­ni­dad, Gar­cía Za­pa­ta ha­bía re­ci­bi­do el cuar­to pa­go por es­tas la­bo­res e iba acom­pa­ña­do de su ma­má du­ran­te el he­cho. “La in­for­ma­ción que ten­go es que él y su ma­má iban en una mo­to y fue­ron abor­da­dos por hom­bres ar­ma­dos, les qui­ta­ron la pla­ta y lo ase­si­na­ron, a la se­ño­ra no le pa­só na­da”, ase­gu­ró un lí­der cam­pe­sino del mu­ni­ci­pio, quien agre­gó que al pa­re­cer el ho­mi­ci­dio es­ta­ría re­la­cio­na­do con de­lin­cuen­cia co­mún.

AR­CHI­VO EL HE­RAL­DO

Pa­no­rá­mi­ca de un sem­bra­dío de co­ca en el sur del país.

Au­lio Isa­ra­ma, lí­der ase­si­na­do en el Cho­có.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.