Puig­de­mont se va a Bru­se­las tras ser de­nun­cia­do por re­be­lión

El des­ti­tui­do pre­si­den­te ca­ta­lán par­tió con otros cin­co miem­bros del Go­vern El go­bierno es­pa­ñol to­mó las rien­das del po­der en Ca­ta­lu­ña sin nin­gu­na re­sis­ten­cia.

El Heraldo (Colombia) - - MUNDO -

BAR­CE­LO­NA. El go­bierno es­pa­ñol to­mó las rien­das del po­der en Ca­ta­lu­ña sin ha­llar re­sis­ten­cia del des­ti­tui­do pre­si­den­te in­de­pen­den­tis­ta Car­les Puig­de­mont, que ayer lu­nes via­jó a Bru­se­las des­pués de re­ci­bir una que­re­lla por re­be­lión y se­di­ción.

El lu­nes fue el pri­mer día la­bo­ra­ble des­de que el par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña de­cla­ró la in­de­pen­den­cia el vier­nes y el go­bierno de Ma­riano Ra­joy adop­tó me­di­das des­ti­na­das a con­tro­lar la re­gión -que go­za­ba has­ta aho­ra de una am­plia au­to­no­mía-, dos ac­cio­nes sin pre­ce­den­tes en la Es­pa­ña mo­der­na.

En un ambiente de gran in­cer­ti­dum­bre, to­dos es­pe­ra­ban ver si Puig­de­mont se re­sis­ti­ría a aban­do­nar el car­go.

Du­ran­te ho­ras, de­ce­nas de pe­rio­dis­tas aguar­da­ron su lle­ga­da a la se­de del go­bierno re­gio­nal en Bar­ce­lo­na. Pe­ro no apa­re­ció. ¿Dón­de es­tá Puig­de­mont? era la pre­gun­ta en bo­ca de to­dos.

“Es­tá en Bru­se­las”, afir­mó una fuen­te gu­ber­na­men­tal es­pa­ño­la. El dia­rio ca­ta­lán El Pe­rió­di­co di­jo que ha­bía ido con cin­co de sus con­se­je­ros (mi­nis­tros regionales) a pe­dir asi­lo po­lí­ti­co.

El abo­ga­do bel­ga Paul Be­kaert, ex­per­to en te­mas de asi­lo, que en el pa­sa­do de­fen­dió a pre­sun­tos miem­bros de la or­ga­ni­za­ción ar­ma­da vas­ca ETA, con­fir­mó que ha­bía estado en con­tac­to con Puig­de­mont, pe­ro no que va­ya a so­li­ci­tar asi­lo.

“No se ha de­ci­di­do na­da en es­te plano”, di­jo a la ca­de­na de te­le­vi­sión bel­ga VRT.

El do­min­go, un mi­nis­tro bel­ga, se­pa­ra­tis­ta fla­men­co, in­si­nuó que el país po­dría ofre­cer asi­lo al go­bierno in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­lán, aun­que el pri­mer mi­nis­tro Char­les Mi­chel lo des­min­tió des­pués.

Sin po­der con­fir­mar es­ta in­for­ma­ción, el abo­ga­do de Puig­de­mont, Jau­me Alon­so-Cue­vi­llas, afir­mó a la AFP: “A él le pe­sa mu­cho que si lo vi­nie­ran a de­te­ner y lo ci­tan a de­cla­rar, pu­die­ra ha­ber pro­tes­tas y he­chos vio­len­tos”.

Por su par­te, Mar­ta Pas­cal, por­ta­voz de su par­ti­do PDeCAT, re­cor­dó que du­ran­te la dic­ta­du­ra de Fran­cis­co Fran­co (1939-1975) Ca­ta­lu­ña tu­vo lí­de­res en el exi­lio que “se­guían sien­do pre­si­den­te del go­bierno ca­ta­lán”.

‘RE­BE­LIÓN’ Y ‘SE­DI­CIÓN’. Las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas in­di­ca­ron a la AFP que no hay nin­gún en­cuen­tro pre­vis­to con él, y el par­ti­do na­cio­na­lis­ta N-VA ase­gu­ró que no lo ha­bía in­vi­ta­do.

Des­de el par­ti­do de ex­tre­ma iz­quier­da in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­lán CUP re­cla­ma­ron ex­pli­ca­cio­nes. “El país

ne­ce­si­ta sa­ber qué ho­ja de ru­ta tie­ne el go­bierno (ca­ta­lán, ndlr), por qué es­tá en Bru­se­las”, di­jo su dipu­tada Mi­reia Bo­ya.

La no­ti­cia so­bre el via­je de Puig­de­mont a Bru­se­las sal­ta­ba mi­nu­tos des­pués de que el fis­cal ge­ne­ral del Estado es­pa­ñol anun­cia­ra una que­re­lla contra él y su go­bierno por va­rios de­li­tos –en­tre ellos “re­be­lión” y “se­di­ción”– pe­na­dos con has­ta 30 años de cár­cel.

Se les acu­sa de pro­vo­car “una cri­sis ins­ti­tu­cio­nal que cul­mi­nó con la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia rea­li­za­da con to­tal des­pre­cio a nues­tra Cons­ti­tu­ción”, di­jo el fis­cal ge­ne­ral Jo­sé Ma­nuel Ma­za.

A LA ES­PE­RA DEL GO­BIERNO. Los in­de­pen­den­tis­tas, que el vier­nes ce­le­bra­ron con júbilo el na­ci­mien­to de su re­pú­bli­ca, pa­re­cían ca­da vez más des­ani­ma­dos.

“Es­ta­mos a la es­pe­ra de qué ha­ce el go­bierno” de Puig­de­mont, ex­pli­có a la AFP un res­pon­sa­ble de una or­ga­ni­za­ción in­de­pen­den­tis­ta.

“Si se creen ellos mis­mos que son el go­bierno de la Re­pú­bli­ca, en­ton­ces no­so­tros sal­dre­mos a pro­te­ger­los, pe­ro si no ha­cen na­da, ten­dre­mos que ver qué ha­ce­mos”, agre­gó.

Sin em­bar­go el lu­nes, so­lo uno de sus in­te­gran­tes acu­dió a su des­pa­cho y en las de­pen­den­cias ofi­cia­les se­guían on­dean­do las ban­de­ras es­pa­ño­las.

De la de­ci­sión de los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas tam­bién de­pen­den los 200.000 fun­cio­na­rios de la ad­mi­nis­tra­ción re­gio­nal, aho­ra ya ba­jo ór­de­nes de Ma­drid.

AFP

Un cua­dro de Puig­de­mont, des­ti­tui­do pre­si­den­te de Ca­ta­lu­ña, cuel­ga en una sa­la de la Ge­ne­ra­li­tat.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.