El asesinato del lí­der in­dí­ge­na

El Eln vio­ló el ce­se al fue­go pac­ta­do con el Go­bierno co­lom­biano en la me­sa de ne­go­cia­ción de Qui­to (Ecuador) de la peor ma­ne­ra po­si­ble: ase­si­nan­do a un go­ber­na­dor in­dí­ge­na del Cho­có. El cri­men no pue­de pa­sar­se por al­to.

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN -

Lue­go del re­co­no­ci­mien­to por par­te del Eln del asesinato del go­ber­na­dor in­dí­ge­na Au­lio Isa­ra­ma Fo­ras­te­ro, en una zo­na sel­vá­ti­ca del Cho­có, son mu­chos los in­te­rro­gan­tes que se abren so­bre la con­ti­nui­dad y la real di­men­sión del ce­se al fue­go acor­da­do con el Go­bierno co­lom­biano en la me­sa de ne­go­cia­cio­nes de Qui­to.

La gue­rri­lla, a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, ex­pre­só que “la­men­ta­mos pro­fun­da­men­te el he­cho y pe­di­mos per­dón por es­te do­lo­ro­so ca­so a sus fa­mi­lia­res y alle­ga­dos”. Pe­ro arre­pen­tir­se no jus­ti­fi­ca ac­tos de bar­ba­rie co­mo es­te, mu­cho me­nos con un pac­to de ce­se mu­tuo de hos­ti­li­da­des co­mo te­lón de fon­do. Se­gún el Eln, la re­ten­ción de Isa­ra­ma, go­ber­na­dor del res­guar­do Ca­tru Du­ba­za An­co­so, del Al­to Bau­dó, se pro­du­jo pa­ra “in­ves­ti­gar­lo” por su­pues­tos ne­xos con “la in­te­li­gen­cia mi­li­tar”. Es­te he­cho se con­vier­te en la pri­me­ra vio­la­ción del acuer­do de Qui­to por par­te de la gue­rri­lla, y sus con­se­cuen­cias po­drían lle­var al fin del pro­ce­so, da­da la mag­ni­tud del ca­so.

El je­fe de la de­le­ga­ción del Go­bierno, Juan Ca­mi­lo Res­tre­po, ca­li­fi­có el ac­to co­mo “de­plo­ra­ble des­de to­do pun­to de vis­ta” y “de­cep­cio­nan­te”. Al tiem­po, pi­dió al me­ca­nis­mo de se­gui­mien­to y ve­ri­fi­ca­ción del ce­se al fue­go, for­ma­do por las par­tes, la ONU y la Igle­sia ca­tó­li­ca, eva­luar los he­chos y sa­car con­clu­sio­nes que per­mi­tan de­ter­mi­nar el real com­pro­mi­so de la gue­rri­lla con es­te pro­ce­so. El Go­bierno bus­ca con el Eln la lla­ma­da ‘paz com­ple­ta’, lue­go de lle­gar a un acuer­do con las Farc, pe­ro los erro­res co­me­ti­dos en el ex­ten­so y des­gas­tan­te pro­ce­so de La Ha­ba­na no pue­den re­pe­tir­se. La gue­rri­lla al man­do de ‘Ga­bino’ no de­be po­ner las con­di­cio­nes, sino cum­plir las re­glas de jue­go pac­ta­das en la me­sa.

Ayer, tras el re­co­no­ci­mien­to del he­cho por par­te del Eln y su so­li­ci­tud pública de per­dón, la Ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do pa­ra la Paz le exi­gió a la gue­rri­lla “im­ple­men­tar ac­cio­nes con­cre­tas pa­ra ga­ran­ti­zar que he­chos tan do­lo­ro­sos co­mo es­te no vuel­van a re­pe­tir­se, y pa­ra que los res­pon­sa­bles del asesinato del go­ber­na­dor Isa­ra­ma Fo­ras­te­ro sean pues­tos a dis­po­si­ción de las au­to­ri­da­des”. Sin du­da es el pri­mer pa­so pa­ra es­ta­ble­cer la sin­ce­ri­dad del gru­po in­sur­gen­te. Que el Eln en­tre­gue a los ho­mi­ci­das, in­te­gran­tes del Fren­te de Gue­rra Oc­ci­den­tal Ós­car Gó­mez, se­ría la ma­yor mues­tra de com­pro­mi­so con una ne­go­cia­ción que aca­ba de su­frir su peor tras­pié. Lo que no pue­de ha­cer el Go­bierno es vol­tear la mirada y pa­sar por al­to es­te asesinato en bus­ca de que los ele­nos no se le­van­ten de la me­sa. Eso se­ría dar­les car­ta abier­ta pa­ra to­mar el con­trol de la ne­go­cia­ción a pun­ta de nue­vas atro­ci­da­des.

La Ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do pa­ra la Paz le ha exi­gi­do al Eln que los res­pon­sa­bles del asesinato sean pues­tos a dis­po­si­ción de las au­to­ri­da­des. Es un pri­mer pa­so pa­ra es­ta­ble­cer el com­pro­mi­so de la gue­rri­lla con el pro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.