El sis­te­ma se can­só

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN - Por Ulahy Bel­trán López

Así su equi­po va­ya ga­nan­do, cuan­do un ju­ga­dor de fút­bol se ago­ta fí­si­ca­men­te du­ran­te el desa­rro­llo de un par­ti­do, por­que se le aca­ba el tan­que de re­ser­va de ener­gías, mi­ra a su téc­ni­co y le ha­ce se­ñas pa­ra que lo cam­bie por otro ju­ga­dor que sí es­té en con­di­cio­nes de se­guir com­pi­tien­do de ma­ne­ra exi­gen­te y ple­na, de tal mo­do que no se pon­ga en pe­li­gro el má­xi­mo ob­je­ti­vo de un equi­po de al­to ren­di­mien­to de­por­ti­vo, co­mo es ga­nar ca­da com­pe­ti­ción.

Uti­li­zan­do ese ejem­plo, pre­ten­do re­fe­rir­me al ac­tual sis­te­ma de sa­lud co­lom­biano. Lle­va ju­gan­do des­de el año 1993 y por la for­ma co­mo lo han orien­ta­do los di­fe­ren­tes di­rec­to­res téc­ni­cos que ha te­ni­do a lo lar­go de es­tos 24 años, el sis­te­ma presenta su­fi­cien­tes mues­tras de una fa­ti­ga tal que ame­ri­ta el cam­bio ur­gen­te pa­ra que no se si­ga po­nien­do en pe­li­gro la sa­lud y la vi­da de quie­nes de­ben re­ci­bir pro­tec­ción y aten­ción a par­tir de di­cho sis­te­ma.

Es­ta fa­ti­ga del sis­te­ma de sa­lud co­lom­biano se evi­den­cia a tra­vés de se­ña­les inequí­vo­cas de cam­bio que él mis­mo se ha en­car­ga­do de dar de for­ma muy no­to­ria. Una de esas se­ña­les es la bi­llo­na­ria car­te­ra hos­pi­ta­la­ria que cre­ce ca­da día más, pro­duc­to prin­ci­pal­men­te de las acreen­cias que las ase­gu­ra­do­ras del con­tri­bu­ti­vo y del sub­si­dia­do no le han pa­ga­do a hos­pi­ta­les pú­bli­cos y clí­ni­cas pri­va­das a lo lar­go y an­cho del país.

Otra se­ñal que es­tá en­vian­do el sis­te­ma, mos­tran­do su fa­ti­ga, es la po­ca o nin­gu­na pro­ba­bi­li­dad que tie­nen las per­so­nas que es­tán sa­nas pa­ra ac­ce­der a pro­gra­mas efec­ti­vos de pro­mo­ción de la sa­lud y pre­ven­ción de la en­fer­me­dad, así co­mo la im­po­si­bi­li­dad de mi­les de co­lom­bia­nos de re­ci­bir los ser­vi­cios del sis­te­ma pa­ra re­cu­pe­rar su sa­lud cuan­do se en­fer­man, tan­to en uno co­mo en otro ré­gi­men, de­bien­do re­cu­rrir a la ac­ción de tu­te­la pa­ra que se les res­pe­te el de­re­cho fun­da­men­tal a la sa­lud y así po­der te­ner ac­ce­so real a di­chos ser­vi­cios re­que­ri­dos.

Hay otras se­ña­les in­ne­ga­bles de fa­ti­ga del sis­te­ma, co­mo la co­rrup­ción que lle­gó y se es­ta­cio­nó en el uso de los re­cur­sos de la sa­lud; la alar­man­te ci­fra de mor­ta­li­dad evi­ta­ble en per­so­nas que no de­bie­ran ha­ber fa­lle­ci­do por­que por su ase­gu­ra­mien­to de­be­rían ha­ber re­ci­bi­do pre­ven­ción y/o tra­ta­mien­tos de ma­ne­ra opor­tu­na; la nun­ca an­tes vis­ta sus­pen­sión de un su­per­in­ten­den­te de Sa­lud por par­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co an­te el in­cum­pli­mien­to de su de­ber por par­te de di­cho fun­cio­na­rio.

Por to­do lo an­te­rior, el can­san­cio del ac­tual sis­te­ma exi­ge el inapla­za­ble cam­bio a par­tir de una ur­gen­te re­for­ma es­truc­tu­ral, de lo con­tra­rio se­gui­rán pe­li­gran­do las vi­das de los co­lom­bia­nos y de las ins­ti­tu­cio­nes que has­ta aho­ra les han ga­ran­ti­za­do la pres­ta­ción de los ser­vi­cios que ellos re­quie­ren.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.