En el lu­gar equi­vo­ca­do

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN - Por Ce­ci­lia López Mon­ta­ño ce­ci­lia@ce­ci­lia­lo­pez.com

Dos per­so­nas muy va­lio­sas de­fi­ni­ti­va­men­te se en­cuen­tran en el lu­gar equi­vo­ca­do, y es bueno que se­pan que lle­ga­rá un mo­men­to en el que quie­nes los han pro­mo­vi­do o, me­jor, usa­do li­te­ral­men­te, los de­ja­rán aban­do­na­dos a su suer­te. El pri­me­ro es Luis Fe­li­pe He­nao, un jo­ven in­tere­san­te, bueno co­mo el pan, que lo sa­ca­ron mi­se­ra­ble­men­te del Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da cuan­do su je­fe qui­so pa­ra dar­le gus­to a los Char y nom­brar a El­sa No­gue­ra. Re­cuer­do el des­con­cier­to que pro­du­jo su abrup­ta sa­li­da cuan­do tal vez ha si­do el úni­co que ha pa­sa­do por esa car­te­ra con la con­cien­cia de que no bas­ta con re­ga­lar­les ca­sas a los po­bres. Fue una ver­da­de­ra lás­ti­ma, por­que más tem­prano que tar­de que­da­rá en cla­ro que los be­ne­fi­cia­rios del pro­gra­ma de ca­sas sub­si­dia­das en un 100% tam­bién re­quie­ren otro ti­po de apo­yo pa­ra ade­cuar­se a cam­bios drás­ti­cos en su for­ma de vi­da.

Pe­ro ese cos­to se lo han re­pa­ra­do y su je­fe, Var­gas Lle­ras, le ha da­do un gran pro­ta­go­nis­mo que ter­mi­na con el nom­bra­mien­to por par­te del hom­bre más ri­co del país, Sar­mien­to An­gu­lo, pa­ra que di­ri­ja el nue­vo cen­tro de cán­cer del país. Co­mo la ex­pe­rien­cia es que per­so­nas co­mo Luis Fe­li­pe, tar­de o tem­prano se en­fren­tan a con­tra­dic­cio­nes con sus pro­pios va­lo­res, es muy po­si­ble que cuan­do a Var­gas Lle­ras no le fun­cio­ne es­te pro­fe­sio­nal, lo des­car­te sin ma­yo­res mi­ra­mien­tos. Así fun­cio­na es­ta so­cie­dad de po­li­ti­que­ros sin es­crú­pu­los o de po­de­ro­sos que usan a la gen­te has­ta cuan­do les con­vie­ne.

Otro ca­so si­mi­lar es el de Iván Du­que, un buen eco­no­mis­ta, bien for­ma­do, jo­ven e in­te­li­gen­te. Pa­ra mu­chos es una sorpresa que si­ga den­tro del Cen­tro De­mo­crá­ti­co que fun­cio­na so­lo al rit­mo que de­ter­mi­ne el je­fe Álvaro Uri­be Vé­lez. Va­rios he­chos per­mi­ten con­cluir que Iván Du­que es­tá en el lu­gar equi­vo­ca­do. Co­mo buen eco­no­mis­ta es di­fí­cil en­ten­der có­mo se sien­te có­mo­do con el di­rec­tor de su par­ti­do, pa­ra quien la eco­no­mía no tie­ne la im­por­tan­cia que le otor­ga un buen pro­fe­sio­nal en es­ta ma­te­ria co­mo él. Por su cor­ta ca­rre­ra, tal vez él se ha­bría de­mo­ra­do más en lle­gar al Senado de la Re­pú­bli­ca y a ser pre­can­di­da­to pre­si­den­cial si no hu­bie­se si­do par­te de las lis­tas de Uri­be.

Pe­ro di­fí­cil ima­gi­nár­se­lo con per­so­na­jes co­mo la re­pre­sen­tan­te Ca­bal, que no es pre­ci­sa­men­te de los po­lí­ti­cos más se­rios e ilus­tra­dos de su co­lec­ti­vi­dad. A pe­sar de te­ner mu­chos mé­ri­tos, di­fí­cil que sea el al­fil de Uri­be en la cam­pa­ña pre­si­den­cial por­que a los más doc­tri­na­rios de ese par­ti­do no les gus­ta Du­que. No lo ven to­tal­men­te en­tre­ga­do a la cau­sa de ha­cer tri­zas el Acuer­do Fi­nal con las Farc, por ejem­plo. De nue­vo, es muy po­si­ble que cuan­do lo crean de­ma­sia­do in­de­pen­dien­te lo sa­quen del ring.

Es una lás­ti­ma que es­tos dos per­so­na­jes es­tén en el lu­gar equi­vo­ca­do, por­que con se­gu­ri­dad lle­ga­rá el mo­men­to en que sus pro­pios va­lo­res los lle­ven a en­fren­ta­mien­tos que les pue­den sa­lir muy ca­ros. Oja­lá, cuan­do esto su­ce­da, bus­quen a aque­llos que nun­ca en­ten­die­ron por qué se vin­cu­la­ron a po­lí­ti­cos tan di­fe­ren­tes a ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.