Las má­xi­mas de la po­lí­ti­ca

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN - Por Alberto Mar­tí­nez

Es un año elec­to­ral y cual­quier co­sa pue­de su­ce­der. Pue­de su­ce­der que a los po­lí­ti­cos del cen­tro les im­por­te cin­co la vi­da de las ciu­da­des.

Pue­de su­ce­der que en ese ti­ra y aflo­je no ten­gan más mi­ra­das que las del cen­tro, y en tal tran­ce ha­gan to­das sus apues­tas por quién se que­da con la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca.

Es un pro­ce­so que iría es­ca­lan­do: pri­me­ro los co­mi­cios al Con­gre­so. No es que les in­tere­se la suer­te de las re­gio­nes; es que el pri­mer pa­ra­dig­ma de la vie­ja po­lí­ti­ca di­ce que quien gana las elec­cio­nes de mi­ta­ca triun­fa­rá en las pre­si­den­cia­les.

Por eso, los ca­si 30 as­pi­ran­tes es­ta­rían de co­rre­ría, no re­co­no­cien­do las di­fi­cul­ta­des so­cia­les o económicas que vi­ve la pe­ri­fe­ria, sino anun­cian­do res­pal­dos a las lis­tas que pro­cu­ran un es­ca­ño en el Ca­pi­to­lio. La otra má­xi­ma se­ría: apó­ya­me que yo te apo­ya­ré.

(Va­ya uno a sa­ber si eso ter­mi­na­rá sien­do cier­to o no).

Pue­de su­ce­der que en me­dio de la pu­ja, a los po­lí­ti­cos na­cio­na­les –léa­se, cen­tra­les– no les es­té tem­blan­do el pul­so pa­ra lle­var­se en ban­da a las re­gio­nes.

En la mi­ra, Ba­rran­qui­lla, a la que los es­pa­da­chi­nes elec­to­re­ros lla­man la ‘jo­ya de la corona’.

La ecua­ción pa­re­ce sen­ci­lla: si ata­can a la ciu­dad y, de con­te­ra, a quie­nes la di­ri­gen, en­ton­ces ha­rán me­lla en la ca­sa po­lí­ti­ca que los res­guar­da.

Ha­ble­mos más cla­ro: si ata­can a la fa­mi­lia Char, en­ton­ces men­gua­rían el po­der del par­ti­do Cam­bio Ra­di­cal. Si, por tan­to, ese mo­vi­mien­to no ob­tie­ne el nú­me­ro de se­na­do­res y re­pre­sen­tan­tes que los lí­de­res de la co­lec­ti­vi­dad se pro­po­nen, lo más pro­ba­ble es que se re­du­ci­ría el po­der de su can­di­da­to Ger­mán Var­gas Lle­ras. Y otro ga­llo can­ta­ría.

Pue­de su­ce­der que la co­sa ha­ya es­ca­la­do tan­to que hoy no so­lo fal­te un re­co­no­ci­mien­to al pro­ce­so que vi­ve la ciu­dad sino que los crí­ti­cos de oca­sión es­tén em­pe­zan­do a ne­gar­lo.

Eso, a sim­ple vis­ta, pa­re­ce un in­ten­to de ta­par el sol con las ma­nos, pe­ro no le ha­ce: lo im­por­tan­te es la otra má­xi­ma de la po­lí­ti­ca que di­ce: ca­lum­nien, ca­lum­nien, que de la ca­lum­nia al­go que­da.

Pue­de su­ce­der, de he­cho, que los me­dios no se ha­yan da­do cuen­ta. Pue­de su­ce­der, in­clu­si­ve, que sí, pe­ro que ellos es­tén tam­bién en el jue­go. La otra má­xi­ma de la po­lí­ti­ca sos­tie­ne que quien pe­la la yu­ca es el que se co­me el san­co­cho. Y hay mu­chos pe­rio­dis­tas ávi­dos de­las opa­tri­fá si ca del pró­xi­mo cua­trie­nio.

Pe­ro vi­vi­mos otros tiem­pos. Las cos­tum­bres po­lí­ti­cas es­tán cam­bian­do. Los ciu­da­da­nos tie­nen la po­si­bi­li­dad de en­te­rar­se ya no por los dis­cur­sos am­pu­lo­sos de las pla­zas pú­bli­cas sino por las au­to­pis­tas de in­for­ma­ción de las re­des so­cia­les.

En ese trán­si­to ve­loz pue­den an­dar las in­for­ma­cio­nes fal­sas, pe­ro tam­bién la pers­pi­ca­cia de un pú­bli­co po­lí­ti­co me­jor edu­ca­do. Y en lo que a no­so­tros res­pec­ta, unos ciu­da­da­nos que he­mos de­ci­di­do blin­dar la trans­for­ma­ción de Ba­rran­qui­lla fren­te al ma­no­seo de siem­pre de la po­lí­ti­ca emer­gen­te. Esa es la nue­va má­xi­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.