AS­TROS, A UN JUE­GO DE GA­NAR LA SE­RIE MUN­DIAL

El Heraldo (Colombia) - - DEPORTES -

Soy una per­so­na muy sen­ci­lla y muy fa­mi­liar. Me gus­tan los mo­men­tos pri­va­dos, com­par­tir­los con las per­so­nas más cer­ca­nas a mí. Me gus­ta te­ner los pies so­bre la tie­rra por­que eso fue lo que me in­cul­ca­ron mis pa­dres. De ahí en ade­lan­te, ca­da quien se va ha­cien­do una idea por lo que ve en la pan­ta­lla o por lo que es­cu­cha en nues­tras trans­mi­sio­nes. Me gus­ta leer, reír, un buen ca­fé. Es­toy muy agra­de­ci­do con Dios por el tra­ba­jo que ten­go.

R¿Có­mo es en pri­va­do con sus ami­gos, le gus­ta to­mar el pe­lo, o es se­rio co­mo en sus trans­mi­sio­nes?

p

Es que no sé si soy se­rio en las trans­mi­sio­nes. Creo que es de­pen­dien­do del jue­go. Eso te dic­ta qué tan­to co­lor le pue­des po­ner. En un jue­go de 1-0 no te pue­des po­ner a in­ven­tar mu­cho. Me gus­ta dis­fru­tar el mo­men­to con mis ami­gos, ya sea una bue­na char­la o en re­la­jo.

R¿Cuán­tos años en la na­rra­ción?

PIn­gre­sé a Espn en 1995 cuan­do aún era es­tu­dian­te. Co­men­cé en Sport­cen­ter. Tra­ba­ja­ba de jue­ves a do­min­go y el lu­nes es­ta­ba en Bos­ton es­tu­dian­do. Mi pri­me­ra tem­po­ra­da com­ple­ta fue en 1997. An­te­rior­men­te ha­bía na­rra­do baloncesto uni­ver­si­ta­rio y NBA.

Rp

Sí por­que fí­ja­te que éra­mos ro­mán­ti­cos, no ha­bía tan­ta in­for­ma­ción dis­po­ni­ble. Pe­ro to­do fue pa­san­do po­co a po­co. Me fui com­pe­ne­tran­do con mi com­pa­ñe­ro Luis Al­fre­do Ál­va­rez, de Venezuela, y le fui­mos dan­do for­ma a nues­tra na­rra­ción.

R¿Qué tu­vo de es­pe­cial esa Se­rie Mun­dial de 1997 pa­ra us­ted?

P

Siem­pre le es­ta­ré agra­de­ci­do a un gran co­lom­biano co­mo Éd­gar Ren­te­ría ya que mi ca­rre­ra es­tá en­la­za­da con él, con aquel im­pa­ra­ble que co­nec­tó pa­ra dar­le la vic­to­ria a los Mar­lins an­te In­dios. Em­pe­za­mos a co­no­cer­lo co­mo ‘el Ni­ño’. Así co­mo él se de­di­có de lleno a su ca­rre­ra, qui­sie­ra creer que no­so­tros tam­bién de esa mis­ma ma­ne­ra asu­mi­mos el com­pro­mi­so de na­rrar pa­ra to­da Amé­ri­ca La­ti­na

RHe si­do tes­ti­go, en va­rias oca­sio­nes, de la bue­na amis­tad que guar­da con Éd­gar Ren­te­ría...

p

Sí, por­que tú te lle­vas eso, el res­pe­to de los ju­ga­do­res y de la au­dien­cia. Gra­cias a

RDios a lo lar­go de mi ca­rre­ra he lo­gra­do que los pe­lo­te­ros vean a uno co­mo lo que es, un na­rra­dor. Uno tie­ne que des­cri­bir la ju­ga­da y po­ner­le su se­llo, la pi­car­día, el co­no­ci­mien­to, las he­rra­mien­tas que tie­nes a tu dis­po­si­ción y de esa ma­ne­ra te vas com­pe­ne­tran­do. Con Ren­te­ría he­mos man­te­ni­do esa co­ne­xión, cuan­do nos sen­ta­mos a char­lar siem­pre se apren­de de Éd­gar por­que es un te­ma di­fe­ren­te en cuan­to al béis­bol se re­fie­re.

¿Es es­ta una Se­rie Mun­dial más en su vi­da, o la vi­ve con an­sias?

PNun­ca es una Se­rie Mun­dial más. Ca­da una tie­ne sus de­ta­lles, tie­ne su his­to­ria y hay que vi­vir­la con res­pe­to por la au­dien­cia. Aho­ra hay mu­cha más in­for­ma­ción que lle­ga a los fa­ná­ti­cos en

REn mi pri­me­ra tem­po­ra­da com­ple­ta en el 97 no te­nía un gri­to de cua­dran­gu­lar. Ja­más ha­bía pen­sa­do en eso. En un par­ti­do Cle­ve­land vs. Yan­quis lo hi­ci­mos un do­min­go, cuan­do lle­ga­mos el lu­nes nos di­je­ron que la re­trans­mi­sión era en la no­che, pe­ro que no se ha­bía gra­ba­do el au­dio. Ha­bía que ha­cer­lo otra vez. Pa­sé to­da la tar­de di­cien­do no, no, no, no pue­de ser, es que no, no, no… Ya te­nía­mos to­do y co­men­za­mos a trans­mi­tir. Luis Al­fre­do (Ál­va­rez) co­men­zó a ade­lan­tar­se a las ju­ga­das y le di­je en co­mer­cia­les que no lo hi­cie­ra por­que se da­rían cuen­ta los te­le­vi­den­tes que era un re­la­jo, en­ton­ces me res­pon­dió, no, no, no. Vino un jon­rón y co­men­cé diz­que pa­ra em­pa­tar con Luis Al­fre­do a gri­tar ‘no, no, no, no’, cua­dran­gu­lar. Y di­je, aquí pue­de es­tar mi gri­to de jon­rón.

RLOS ÁN­GE­LES. Los As­tros de Hous­ton es­tán en Los Án­ge­les con la tran­qui­li­dad de es­tar 3-2 arri­ba en la Se­rie Mun­dial de béis­bol fren­te a los ague­rri­dos Dodgers, que bus­ca­rán hoy (7 p.m.) en ca­sa em­pa­re­jar el Clá­si­co pa­ra for­zar el sép­ti­mo jue­go.

En un en­cuen­tro que du­ró 10 en­tra­das, los As­tros rom­pie­ron el do­min­go el em­pa­te a dos triun­fos por ban­do pa­ra vol­ver a es­tar al fren­te de la se­rie al ga­nar 13x12 con un hit de oro de Alex Breg­man, que los po­ne a ley de una vic­to­ria pa­ra con­quis­tar su pri­me­ra corona en es­te ni­vel. El par­ti­do del do­min­go en Hous­ton fue el se­gun­do más lar­go en la his­to­ria de las Se­ries Mun­dia­les con cin­co ho­ras y 17 mi­nu­tos. In­de­pen­dien­te­men­te del re­sul­ta­do del quin­to jue­go el do­min­go, el due­lo en­tre Rich Hill y Jus­tin Ver­lan­der, hoy en Los Án­ge­les, se­rá de vi­da o muer­te pa­ra de­ci­dir el ga­na­dor.

Una vic­to­ria de los Dodgers obli­ga­rá a ju­gar un sép­ti­mo y úl­ti­mo en­cuen­tro, de ahí la res­pon­sa­bi­li­dad de Ver­lan­der y Hill en es­te nue­vo desafío.

“Es­tos son los mo­men­tos en que uno quie­re for­mar par­te de es­te de­por­te. Es to­do lo que po­dría pe­dir. El jue­go 6, o lo ga­nas pa­ra so­bre­vi­vir o lo ga­nas pa­ra ga­nar­lo to­do”, ex­pre­só Ver­lan­der.

Jus­tin Ver­lan­der

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.