Re­des

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN - Por Ma­nuel Moreno S.

Hace más o me­nos una dé­ca­da me re­gis­tré en Fa­ce­book, lle­va­do por lo que con­ta­ban mis ami­gos so­bre esa no­ve­do­sa he­rra­mien­ta que per­mi­tía en­con­trar­se con per­so­nas a las que se le ha­bía per­di­do la pis­ta ha­cía mu­cho tiem­po. Por un par de años es­tu­ve re­vi­san­do ca­si a diario lo que les su­ce­día a co­no­ci­dos con quie­nes me unían dé­bi­les la­zos, ca­si to­dos jus­ti­fi­ca­dos por las vi­ven­cias del co­le­gio, la uni­ver­si­dad o al­gún mo­men­to pa­sa­je­ro; so­bre lo que le pa­sa­ba a mis fa­mi­lia­res y a los ami­gos más cer­ca­nos me en­te­ra­ba de otras ma­ne­ras. Pa­sa­da la cu­rio­si­dad ini­cial, re­vi­sa­do el pa­so del tiem­po y la me­jo­ra o el des­me­jo­ra­mien­to (lo más co­mún), de un de­ter­mi­na­do plan­tel de per­so­na­jes, em­pe­cé a des­es­ti­mar el va­lor de es­tar en­te­ra­do en tiem­po real de las pe­ri­pe­cias de quie­nes en reali­dad no me im­por­ta­ban tan­to. Un día cual­quie­ra des­ac­ti­vé mi cuenta (o eso creo, resulta un fas­ti­dio des­pren­der­se de ese ser­vi­cio), ga­né nue­va­men­te al­go de paz y re­cor­dé la sa­tis­fac­ción que sig­ni­fi­ca no sa­ber lo que hace la in­men­sa ma­yo­ría de nues­tros se­me­jan­tes.

Tiem­po des­pués de­ci­dí ins­ta­lar Twit­ter en mi te­lé­fono, de nue­vo mo­ti­va­do por jui­cios po­si­ti­vos ex­pre­sa­dos por par­te de per­so­nas cer­ca­nas. Tras unos años que me pa­re­cie­ron en­tre­te­ni­dos, úl­ti­ma­men­te es­toy tam­bién va­lo­ran­do si va­le la pe­na aso­mar­se por ese po­pu­lar fo­ro, dado el ni­vel de ruin­dad que pue­de ver­se con ape­nas re­vi­sar su­per­fi­cial­men­te las afir­ma­cio­nes o co­men­ta­rios de bue­na par­te (no son to­dos), de quie­nes lo fre­cuen­tan.

Ha­brá quien juz­gue que tal despliegue de vi­le­za se de­ba a un aflo­ja­mien­to de la edu­ca­ción, a la tri­via­li­za­ción del res­pe­to, o a la ya sa­bi­da ten­den­cia vio­len­ta del ser hu­mano; sin em­bar­go, me pa­re­ce que en gran medida lo que su­ce­de es que he­mos lo­gra­do am­pli­fi­car y di­vul­gar la des­fa­cha­tez en una es­ca­la que ja­más sos­pe­chá­ba­mos. Re­cuer­de us­ted, ami­go lec­tor, cuán­tas ve­ces es­cu­chó al­gún dis­pa­ra­te en una reunión fa­mi­liar, en una fies­ta, en una es­qui­na; aque­llos im­pro­pe­rios se des­va­ne­cían en mi­nu­tos y que­da­ban so­lo en la me­mo­ria, si aca­so, de al­gún con­ter­tu­lio ob­ser­va­dor y me­ticu­loso, no tras­cen­dían.

Aho­ra la tor­pe­za que­da re­gis­tra­da pa­ra siem­pre, los erro­res se vuel­ven in­de­le­bles, las co­rrec­cio­nes inú­ti­les. Con la li­ber­tad que nos tra­jo el in­ven­to de las lla­ma­das re­des so­cia­les se desató tam­bién la mez­quin­dad de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Un men­sa­je es­cri­to en la sa­la de una ca­sa pue­de lle­gar a in­co­mo­dar a un pre­si­den­te, a un ton­to, a miles de des­co­no­ci­dos, creo sin­ce­ra­men­te que no es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra tan­ta elo­cuen­cia, nues­tro ce­re­bro no tie­ne có­mo pro­ce­sar tan­ta des­in­for­ma­ción.

Pro­ba­ble­men­te lo me­jor sea li­mi­tar cui­da­do­sa­men­te el uso de las re­des. Pa­ra en­te­rar­me de lo ne­ce­sa­rio qui­zá bas­ta con abrir el vie­jo y co­no­ci­do pe­rió­di­co, o en­cen­der, con al­go de pre­cau­ción, la ra­dio o la te­le­vi­sión. In­clu­si­ve lla­mar a al­guien pue­de ser su­fi­cien­te, lo de­más me es­tá pa­re­cien­do al­go ac­ce­so­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.