El pa­ra­de­ro del ca­dá­ver de Hu­sein es un mis­te­rio

En Au­ya, su pue­blo na­tal, el mau­so­leo que al­ber­ga­ba la tum­ba del ex­dic­ta­dor es aho­ra un cú­mu­lo de rui­nas y ce­men­to.

El Heraldo (Colombia) - - MUNDO -

AU­YA, IRAK. En su pue­blo na­tal de Au­ya, el mau­so­leo que al­ber­ga­ba la tum­ba de Sa­dam Hu­sein es aho­ra un cú­mu­lo de rui­nas y ce­men­to, y un pro­fun­do mis­te­rio ro­dea el pa­ra­de­ro de los res­tos del ex­dic­ta­dor.

En la ma­dru­ga­da del 30 de di­ciem­bre de 2006 –ha­ce 12 años– pri­mer día del Aid Al-Ad­ha, la más im­por­tan­te fies­ta del ca­len­da­rio musulmán, era ahor­ca­do el hom­bre que di­ri­gió Irak con mano de hie­rro du­ran­te un cuar­to de si­glo.

Su eje­cu­ción fue ce­le­bra­da por los chii­tas, pe­ro su­pu­so una ver­da­de­ra hu­mi­lla­ción pa­ra los su­ni­tas, so­bre to­do pa­ra quie­nes ha­bi­ta­ban su pue­blo na­tal, a 160 km al nor­te Bag­dad.

El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Geor­ge W. Bush acep­tó per­so­nal­men­te que un he­li­cóp­te­ro nor­te­ame­ri­cano trans­por­ta­ra el cuer­po de Sa­dam de Bag­dad a Ti­krit.

El je­que Ma­naf Ali alNi­da, al­to dig­na­ta­rio de la tribu de los Abu Nas­ser, a la que per­te­ne­cía Sa­dam Hu­sein, guar­da aún co­mo una re­li­quia la car­ta que su fa­mi­lia tu­vo que fir­mar.

“DIC­TA­DOR ADO­RA­DO”. En es­te do­cu­men­to, los alle­ga­dos del ex­pre­si­den­te se com­pro­me­tie­ron a en­te­rrar­lo la mis­ma no­che y “sin di­la­ción” en Au­ya. Sa­dam fue se­pul­ta­do en el mau­so­leo que ha­bía he­cho cons­truir en vi­da, cuan­do pa­ra al­gu­nos ira­quíes era el “ado­ra­do dic­ta­dor”.

Ca­da año, el edi­fi­cio se ha con­ver­ti­do en lu­gar de cul­to pa­ra sus par­ti­da­rios.

Hoy, de es­te lu­gar pro­fu­sa­men­te de­co­ra­do, só­lo que­dan rui­nas a las que na­die pue­de ac­ce­der sin au­to­ri­za­ción es­pe­cial.

En torno al mau­so­leo, tam­po­co que­da na­da de las tum­bas de los hi­jos del dic­ta­dor, Udai y Qu­saim, y de su nie­to, muer­tos en ju­lio de 2003 por los es­ta­dou­ni­den­ses, asi co­mo la de su pri­mo “Ali el Quí­mi­co”, ahor­ca­do por la muer­te de mi­les de kur­dos.

In­clu­so des­pués de muer­to, Sa­dam Hu­sein si­gue ator­men­tan­do los es­pí­ri­tus. ¿Si­gue su ca­dá­ver en Au­ya? ¿Ha si­do ex­hu­ma­do an­tes de la des­truc­ción del mau­so­leo? ¿Quién se lo lle­vó? Y, so­bre to­do ¿quién sa­be real­men­te don­de es­tán los res­tos del hom­bre que tan­to dio que ha­blar en to­do el mun­do?

Cir­cu­lan to­das las ver­sio­nes, mez­clan­do in­ve­ro­sí­mi­les ru­mo­res con al­gu­nos ele­men­tos de ver­dad.

El Hashd cree que “el cuer­po si­gue ahí”, ase­gu­ra Jaa­far al Ga­raui.

Pe­ro un com­ba­tien­te re­la­ta que “se­gún al­gu­nos, la hi­ja de Sa­dam Hu­sein, Ha­la, vino en jet pri­va­do a Au­ya y se lle­vó el cuer­po de su pa­dre a Jor­da­nia”, don­de ella es­tá exi­la­da. “¡Im­po­si­ble!”, re­pli­ca un pro­fe­sor de uni­ver­si­dad. “Ha­la nun­ca vol­vió a Irak”, ase­gu­ra es­te es­tu­dio­so del as­cen­so y lue­go la caí­da del Sa­dam.

AR­CHI­VO

Sa­dam Hu­sein en su cap­tu­ra por par­te de EEUU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.