El au­to­do­mi­nio

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN -

Te­ner la ca­pa­ci­dad de man­te­ner ba­jo con­trol las emo­cio­nes y los im­pul­sos per­ju­di­cia­les de nues­tro ca­rác­ter nos ayu­da a me­di­tar y afron­tar con cal­ma los con­tra­tiem­pos y di­fi­cul­ta­des. Con ra­zón Só­cra­tes exigía a sus dis­cí­pu­los una úni­ca vir­tud: el au­to­do­mi­nio.

Pe­ro el au­to­do­mi­nio no es so­la­men­te con­tro­lar las ga­nas, los de­seos, las pa­sio­nes, do­mi­nar los vi­cios, es tam­bién es­for­zar­nos por ser co­rrec­tos con no­so­tros mis­mos e in­ta­cha­bles con los de­más. Im­pli­ca ser ho­nes­tos y con­se­cuen­tes en nues­tro co­ti­diano ac­tuar, es apren­der a en­con­trar el sig­ni­fi­ca­do que tras­cien­da el sen­ti­do co­mún.

El au­to­do­mi­nio es una ap­ti­tud y ha­bi­li­dad esen­cial que nos per­mi­te con­tro­lar nues­tras emo­cio­nes y no que es­tas nos con­tro­len a no­so­tros, qui­tán­do­nos la po­si­bi­li­dad de ele­gir jui­cio­sa­men­te lo que que­re­mos sen­tir y ex­pre­sar en ca­da mo­men­to de nues­tra vi­da.

El no ejer­cer au­to­do­mi­nio en el ha­bla pue­de da­ñar mu­chas co­sas bue­nas y su­mir a la per­so­na en to­da cla­se de di­fi­cul­ta­des que pue­den ge­ne­rar­le pro­ble­mas, con­flic­tos, ma­los en­ten­di­dos, odios, ren­co­res, pro­vo­car pro­fun­das he­ri­das y pe­li­gro­sas reac­cio­nes con­tra­rias. Por ello es im­por­tan­te des­ta­car lo que nos se­ña­la un pro­ver­bio bí­bli­co: “La cal­ma de la len­gua es árbol de vi­da, pe­ro el tor­ci­mien­to en ella sig­ni­fi­ca un que­bran­ta­mien­to del es­pí­ri­tu”.

Una pa­la­bra ne­cia ge­ne­ral­men­te se di­ce pa­ra ha­cer da­ño, pa­ra des­truir, ofen­der o ma­cha­car en lu­gar de ayu­dar, por­que se di­ce sin de­jar­se guiar por el au­to­do­mi­nio sino arras­tra­do, mu­chas ve­ces, por la ira, la pa­sión, la im­pru­den­cia o una va­ga pre­sun­ción que ter­mi­na en des­afor­tu­na­dos in­sul­tos y has­ta en sar­cas­mos y bur­las, que en na­da con­tri­bu­ye a la bue­na re­la­ción que con­duz­ca a una agra­da­ble y be­ne­fi­cio­sa con­vi­ven­cia.

En es­tos tiem­pos, más de ac­ción que de re­fle­xión, es im­por­tan­te cul­ti­var la cua­li­dad del au­to­do­mi­nio co­mo un ver­da­de­ro “fru­to del es­pí­ri­tu de Dios” pa­ra man­te­ner un pen­sa­mien­to, un de­cir y un ac­cio­nar mo­de­ra­dos y acor­des con los más sa­nos prin­ci­pios de leal­tad pa­ra con nues­tros se­me­jan­tes y fie­les a la me­su­ra de nues­tras pro­pias con­vic­cio­nes. Ro­que Fi­lo­me­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.