Edu­ca­ción, mo­vi­li­dad so­cial y fi­lo­so­fía

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN | PUNTOS DE VISTA - Por Jai­ro Pa­ra­da

Ape­sar de las ma­las no­ti­cias que nos lle­gan del Ecua­dor con el in­fa­me ase­si­na­to de los tres pe­rio­dis­tas, así co­mo las de­nun­cias re­la­cio­na­das con el ca­so San­trich y los es­cán­da­los del Fon­do Co­lom­bia en Paz, de­be­mos adop­tar la pers­pec­ti­va de per­se­ve­rar en la con­ti­nui­dad del pro­ce­so del post-acuer­do, y quie­nes cuen­tas con la justicia de­be­rán afron­tar­las con el de­bi­do pro­ce­so. Lo bá­si­co, el que una so­cie­dad desea sa­lir de la gue­rra y la po­la­ri­za­ción que nos ago­bia de­be se­guir ade­lan­te. No se tra­ta de ha­cer “tri­zas” la paz ni de­vol­ver­nos al pa­sa­do.

Por lo an­te­rior, me pa­re­cie­ron po­si­ti­vas las jor­na­das que ade­lan­ta­ron dos uni­ver­si­da­des lo­ca­les en torno a los te­mas de edu­ca­ción, mo­vi­li­dad y la ce­le­bra­ción de los dos­cien­tos años del na­ci­mien­to de Car­los Marx, re­vi­san­do su dis­cu­ti­do he­ge­lia­nis­mo fi­lo­só­fi­co. La Uni­ver­si­dad Si­món Bo­lí­var nos brin­dó dos días de de­ba­te se­rio, pro­fun­do, so­bre has­ta qué pun­to la edu­ca­ción ha ser­vi­do a la mo­vi­li­dad so­cial en el país. Por mi par­te, ex­pu­se cla­ra­men­te que ha ha­bi­do mo­vi­li­dad so­cial des­de el pun­to de vis­ta edu­ca­ti­vo, de­fi­ni­da co­mo la ma­yor edu­ca­ción que lo­gran los hi­jos frente a sus pa­dres. Pe­ro mu­cho me­nos mo­vi­li­dad en lo eco­nó­mi­co y ocu­pa­cio­nal, tal co­mo lo de­mos­tró la in­ves­ti­ga­ción de Jean Car­los Ve­ga, de la Uni­ver­si­dad del Nor­te, des­ta­cán­do­se el blo­queo so­cial y eco­nó­mi­co, es­pe­cial­men­te más fuer­te en el Ca­ri­be. Se re­co­no­cen los avan­ces en edu­ca­ción, pe­ro nues­tra so­cie­dad si­gue sien­do pro­fun­da­men­te seg­men­ta­da y ex­clu­yen­te, tal co­mo lo ilus­tró en for­ma pe­da­gó­gi­ca Adol­fo Mei­sel con el ca­so de la edu­ca­ción en San­ta Mar­ta, ciu­dad que ha re­tro­ce­di­do en ese frente en las úl­ti­mas dé­ca­das, de­bi­do a los im­pac­tos mi­gra­to­rios del pa­ra­mi­li­ta­ris­mo y la po­bre­za de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas lo­ca­les.

Aten­dien­do la in­vi­ta­ción del Dr. Nu­mas Armando Gil, coor­di­na­dor del Pro­gra­ma de Fi­lo­so­fía de Uniatlán­ti­co, el pa­sa­do vier­nes, más de 200 es­tu­dian­tes aba­rro­ta­ron el sa­lón Ju­lio Enrique Blan­co, por in­vi­ta­ción del Gru­po Cro­no­to­pias, pa­ra es­cu­char y par­ti­ci­par en la dis­cu­sión so­bre la evo­lu­ción fi­lo­só­fi­ca de Car­los Marx, con el apo­yo de do­cen­tes bien for­ma­dos, co­mo los doc­to­res Ale­jan­dro Blan­co y Luis Ri­bón, quie­nes ge­ne­ra­ron una dis­cu­sión pro­fun­da so­bre el mé­to­do dia­léc­ti­co, el su­je­to his­tó­ri­co en el mar­xis­mo y has­ta dón­de Marx pu­do o no rom­per con He­gel. Fue gra­to ver a la uni­ver­si­dad pú­bli­ca dis­cu­tien­do fi­lo­so­fía de la bue­na, sin sec­ta­ris­mos ni fa­na­tis­mos. Por mi par­te, me to­có ex­po­ner so­bre lo que Marx qui­so de­cir con su Crí­ti­ca del pro­gra­ma de Got­ha, lle­van­do a los es­tu­dian­tes a la reali­dad ac­tual so­bre el fra­ca­so del so­cia­lis­mo real de la Unión So­vié­ti­ca y los paí­ses del Es­te, así co­mo el éxi­to del mo­de­lo sui­gé­ne­ris de los chi­nos, de man­te­ner su ré­gi­men po­lí­ti­co so­cia­lis­ta, pe­ro li­be­ran­do más de la mi­tad de la eco­no­mía ha­cia el ca­pi­ta­lis­mo, en for­ma exi­to­sa, le­jos del fra­ca­so ob­ser­va­do hoy en la Venezuela de Ma­du­ro y la osi­fi­ca­da Cu­ba. Chi­na le si­gue mos­tran­do al mun­do que los pue­blos de­ben bus­car sus pro­pios mo­de­los, y que el mo­de­lo neo­li­be­ral no es el úni­co a prac­ti­car. Fe­li­ci­ta­cio­nes a Uniatlán­ti­co por ello.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.