El Ju­nior y la cul­tu­ra

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN | PUNTOS DE VISTA - Por Cecilia López Mon­ta­ño

Pa­re­ce una re­la­ción in­só­li­ta pe­ro no lo es, por lo me­nos pa­ra quien mi­ra con la ob­je­ti­vi­dad que da la dis­tan­cia. La ra­zón es muy sen­ci­lla: mien­tras to­da la ciu­dad sien­te una gran pa­sión por el Ju­nior –el equi­po de fút­bol que le qui­ta la res­pi­ra­ción al al­cal­de de Ba­rran­qui­lla, a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción lo­ca­les y a su in­men­sa hin­cha­da– la cul­tu­ra y sus ins­ti­tu­cio­nes se caen a pe­da­zos, fí­si­ca y fi­nan­cie­ra­men­te, an­te la pro­fun­da in­di­fe­ren­cia de las au­to­ri­da­des lo­ca­les y de la ciu­da­da­nía. Es­ta com­pa­ra­ción, que pue­de con­si­de­rar­se atre­vi­da, bus­ca en­ten­der las po­si­bles ex­pli­ca­cio­nes de es­ta pro­fun­da di­fe­ren­cia.

Pa­ra na­die es una sor­pre­sa que un equi­po de fút­bol lo­gre mo­ti­var de tal ma­ne­ra a una ciu­dad pa­ra que ha­ya un gran cu­bri­mien­to en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción sin du­da de sus éxitos, pe­ro tam­bién de cual­quier mí­ni­mo tras­pié que ten­ga es­te equi­po. Tam­po­co es un ca­so úni­co por­que bas­ta ob­ser­var en Me­de­llín la de­vo­ten­gan ción por su equi­po Atlé­ti­co Na­cio­nal. An­tes, es­ta eu­fo­ria so­lo la vi­vían los hom­bres, pe­ro aho­ra las mu­je­res tam­bién han lo­gra­do apa­sio­nar­se por es­te de­por­te y sus res­pec­ti­vos equi­pos.

Lo ra­ro en­ton­ces no es la eu­fo­ria por el Ju­nior que se vi­ve en Ba­rran­qui­lla sino el con­tras­te con lo que es­tá su­ce­dien­do con la cul­tu­ra. El Tea­tro de Be­llas Ar­tes, don­de mu­chos de no­so­tros hi­ci­mos nues­tros pi­ni­tos en la mú­si­ca, en los co­ros y en otras ex­pre­sio­nes del ar­te, se es­tá ca­yen­do a pe­da­zos. El Tea­tro Ami­ra de la Rosa, es­ce­na­rio de mu­chí­si­mos even­tos cul­tu­ra­les y po­lí­ti­cos, es­tá aban­do­na­do y ade­más pa­re­cie­ra que a na­die le in­tere­sa que vuel­va a te­ner la im­por­tan­cia de otros tiem­pos. El Par­que Cul­tu­ral del Ca­ri­be o Mu­seo del Ca­ri­be su­pues­ta­men­te el gran or­gu­llo de la ciu­dad y de la Re­gión por­que mues­tra esa iden­ti­dad que se su­po­ne ca­rac­te­ri­za a los ca­ri­be­ños, es­tá en cri­sis fi­nan­cie­ra, no tie­ne có­mo sos­te­ner­se y es­tá en pe­li­gro de ser un nue­vo fra­ca­so, otro ele­fan­te blan­co. Así po­dría se­guir­se el tris­te ca­mino de las ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les en Ba­rran­qui­lla.

Es­te des­ba­lan­ce es preo­cu­pan­te por­que re­fle­ja una ac­ti­tud no so­lo de sus ha­bi­tan­tes sino fun­da­men­tal­men­te de su di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca y em­pre­sa­rial. Ba­rran­qui­lla se ha ven­di­do muy bien a ni­vel na­cio­nal co­mo una ciu­dad pu­jan­te, con el me­jor al­cal­de del país, con un sector de la cons­truc­ción im­pa­ra­ble; in­clu­si­ve con so­lu­cio­nes aún par­cia­les a un pro­ble­ma que se cre­yó sin so­lu­ción, los arro­yos. Con­clu­sión, es­ta si­tua­ción de los es­ce­na­rios cul­tu­ra­les no obe­de­ce a un pro­ble­ma de fal­ta de re­cur­sos eco­nó­mi­cos. Es cla­ra­men­te el pro­duc­to del de­sin­te­rés lo­cal a to­do ni­vel.

Se­ría in­tere­san­te co­no­cer qué pien­san aque­llos que to­da­vía re­cuer­dan al gru­po de in­te­lec­tua­les, que con Gar­cía Már­quez le die­ron bri­llo al desa­rro­llo cul­tu­ral del país, des­de si­tios co­mo La Cue­va, en Ba­rran­qui­lla. So­lo que­da una pregunta: ¿Se­rá que el Ju­nior ma­ta la cul­tu­ra? Im­po­si­ble que la res­pues­ta sea po­si­ti­va, de ma­ne­ra que de las au­to­ri­da­des pa­ra aba­jo, la ciu­dad de­be em­pe­zar a re­pen­sar sus prio­ri­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.