Se­cre­ta­rías a mil mi­llo­nes de pe­sos

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN | PUNTOS DE VISTA - Por Al­ber­to Mar­tí­nez

Mil mi­llo­nes de pe­sos. Eso va­le una se­cre­ta­ría en Car­ta­ge­na.

Es mu­cho di­ne­ro –es ver­dad–. Pe­ro quien los ten­ga ha­rá la in­ver­sión de su vi­da.

Los mil mi­llo­nes de pe­sos da­rán de­re­cho a po­ner el se­cre­ta­rio y, de con­te­ra, a un ri­quí­si­mo pa­que­te de con­tra­tos de Ór­de­nes de Pres­ta­ción de Ser­vi­cio, que es co­mo ope­ra la bu­ro­cra­cia mo­der­na de esas ofi­ci­nas.

Pe­ro el due­ño ten­drá ac­ce­so, ade­más, al pas­tel bi­llo­na­rio de in­ver­sio­nes de esa de­pen­den­cia, en una ciu­dad don­de se anun­cian los pro­yec­tos más am­bi­cio­sos de su his­to­ria.

De eso se tra­ta Car­ta­ge­na por es­tos días. Por don­de quie­ra que uno me­ta la na­riz se res­pi­ra ne­go­cia­dos.

La co­sa fun­cio­na así: los po­lí­ti­cos y los fi­nan­cis­tas po­nen mil mi­llo­nes de pe­sos pa­ra que la cam­pa­ña ten­ga su­fi­cien­te ga­so­li­na pa­ra ac­ti­var la ron­da per­ver­sa de la com­pra de vo­tos. Y se sien­tan a es­pe­rar.

Cuan­do se po­se­sio­ne el ga­llo de la ga­lle­ra nom­bra­rá a uno de los su­yos, y ese uno le da­rá las OPS a otros su­yos que es­ta­rán pen­dien­tes pa­ra que to­do lo que se mue­va por esos la­dos que­de en las ar­cas del pa­drino.

No se cam­bian por na­die. Creen que lo tie­nen to­do ase­gu­ra­do y sa­can cuen­tas.

Tie­nen en­ten­di­do que el can­di­da­to de sus apues­tas pue­de es­tar in­ha­bi­li­ta­do. Por ahí es­tu­vie­ron ron­dan­do al Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral pa­ra pre­sio­nar la de­ci­sión. No se sa­be si fue­ron re­ci­bi­dos. (Es­ta se­ma­na, en vir­tud de la de­ter­mi­na­ción del má­xi­mo tri­bu­nal, se sa­brá si sí o si no).

Y, aún así an­dan tran­qui­los con sus gua­ya­be­ras blan­cas, po­nien­do a la or­den su ju­go­sa con­ce­sión.

Si el CNE ha­bi­li­ta al can­di­da­to tie­nen lis­ta la pu­bli­ci­dad, muy a la ma­ne­ra del “Ma­no­lo no se va” que ce­rró la cam­pa­ña del año 2015, cuan­do el hoy de­te­ni­do al­cal­de de la ciu­dad en­fren­tó una si­tua­ción si­mi­lar en el po­li­ti­za­do Con­se­jo. (¡Ma­no­lo no se va! ¡Bah! Otro Ma­no­lo lle­gan­do a la Al­cal­día).

En esas cir­cuns­tan­cias los de­trac­to­res de su cau­sa ne­go­cian­te acu­di­rán an­te el Con­ten­cio­so pa­ra que in­ves­ti­gue ya no la ins­crip­ción sino la elección. Car­ta­ge­na se­gui­ría en es­ta in­te­ri­ni­dad in­fi­ni­ta que ha he­cho des­fi­lar por el des­pa­cho ma­yor a sie­te al­cal­des en me­nos de seis años.

Pues, da pe­na con la ciu­dad, pe­ro no le ha­ce. Ellos ya le me­tie­ron mil mi­llo­nes de pe­sos a la cam­pa­ña y no van a per­der su pla­ti­ca.

Des­pués ve­rán có­mo re­suel­ven la co­sa an­te la Justicia pa­ra que el ya al­cal­de se que­de.

¿Y la de­mo­cra­cia? Bien, com­pa, gra­cias.

En eso no pien­san, por­que los elec­to­res ya ha­brán re­ci­bi­do los 30 mil pe­sos que va­le ca­da vo­to en Olaya, El Po­zón o La Ma­ría.

Ahí es­tá la di­fe­ren­cia. Con mil mi­llo­nes de pe­sos los fi­nan­cis­tas com­pran la ciu­dad. Con 30 mil pe­sos los ciu­da­da­nos ven­den sus de­re­chos.

Y así se­gui­rá por siem­pre la ciu­dad de unos po­cos, a me­nos, cla­ro es­tá, que la gen­te cam­bie de ac­ti­tud y el pró­xi­mo 6 de ma­yo man­de a la po­rra la “hi­duepu­ta” co­rrup­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.