Tra­ge­dia de niños wa­yuu si­gue igual, afir­ma la Cor­te

Al­to tri­bu­nal ce­le­bró en Rioha­cha au­dien­cia so­bre la si­tua­ción de es­ta co­mu­ni­dad.

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA - Por: San­dra Guerrero Ba­rri­ga

An­te la vul­ne­ra­ción de de­re­chos que ha de­ja­do 39 niños muer­tos por des­nu­tri­ción, es­te año en La Gua­ji­ra, el al­to tri­bu­nal se­ña­la co­mo cau­sa la omi­sión de las au­to­ri­da­des.

RIOHA­CHA. La ra­dio­gra­fía que hi­zo la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal del de­par­ta­men­to de La Gua­ji­ra, al de­cla­rar el es­ta­do de co­sas in­cons­ti­tu­cio­nal, es des­alen­ta­do­ra, es­pe­cial­men­te por las ci­fras de niños muer­tos por des­nu­tri­ción que es­te año ya lle­ga a 39, su­pe­ran­do las re­gis­tra­das el año pa­sa­do cuan­do fue­ron 37.

El es­ta­do de co­sas in­cons­ti­tu­cio­nal es una he­rra­mien­ta y/o me­ca­nis­mo que fue crea­do con el fin de pro­te­ger los de­re­chos fun­da­men­ta­les de la po­bla­ción en Co­lom­bia. La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal lo ha uti­li­za­do an­te la vul­ne­ra­ción ma­si­va de de­re­chos que afec­ta a un número sig­ni­fi­ca­ti­vo de per­so­nas, oca­sio­na­da por una omi­sión per­sis­ten­te de las au­to­ri­da­des en el cum­pli­mien­to de sus obli­ga­cio­nes, y cu­ya re­pa­ra­ción es com­pro­mi­so de va­rias en­ti­da­des.

Es­te es­ta­do apli­ca en ca­sos es­truc­tu­ra­les, en los que se acu­mu­lan va­rias ac­cio­nes de tu­te­la.

La pri­me­ra vez de la que se tie­ne no­ti­cia de un es­ta­do si­mi­lar al de La Gua­ji­ra, fue en 1997 con la Sen­ten­cia SU-559 por la omi­sión de dos mu­ni­ci­pios en afi­liar a los do­cen­tes al Fondo Na­cio­nal de Pres­ta­cio­nes So­cia­les del Ma­gis­te­rio, a pe­sar de que les ha­cían los res­pec­ti­vos des­cuen­tos.

Ayer, jun­to a la Pro­cu­ra­du­ría, el al­to tri­bu­nal abor­dó las “pro­ble­má­ti­cas es­truc­tu­ra­les” que allí se des­cri­ben, e hi­zo se­gui­mien­to a la sen­ten­cia T302 a tra­vés de la cual se de­cla­ró ese es­ta­do en la pe­nín­su­la.

Se­gún la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal es­tas es­ta­dís­ti­cas “con­fir­man una ver­dad co­no­ci­da des­de hace va­rios años por los órganos de con­trol, ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y or­ga­nis­mos de la so­cie­dad ci­vil. Los niños y ni­ñas wa­yuu to­dos los me­ses mue­ren de ham­bre”.

El ma­gis­tra­do de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal Al­ber­to Rojas Ríos ex­pli­có que gracias a las me­di­das cau­te­la­res otor­ga­das por la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos, la pro­ble­má­ti­ca de La Gua­ji­ra se lle­vó al plano in­ter­na­cio­nal.

Agre­ga en la sen­ten­cia que es una si­tua­ción que tie­ne múl­ti­ples cau­sas y que a la vez de­be ser aten­di­da en al me­nos tres fren­tes o ejes te­má­ti­cos: ali­men­ta­ción, agua y sa­lud.

La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal pu­do cons­ta­tar la vul­ne­ra­ción ge­ne­ra­li­za­da, in­jus­ti­fi­ca­da y des­pro­por­cio­na­da de los de­re­chos fun­da­men­ta­les al agua, a la ali­men­ta­ción, a la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y a la sa­lud de los niños y ni­ñas del pue­blo wa­yuu.

Por es­te mo­ti­vo ob­ser­vó que en el de­par­ta­men­to de La Gua­ji­ra se pre­sen­ta un es­ta­do de co­sas in­cons­ti­tu­cio­nal en re­la­ción con los de­re­chos de los niños y ni­ñas del pue­blo wa­yuu.

El pro­cu­ra­dor General de la Na­ción, Fernando Ca­rri­llo Flórez, ase­gu­ró que cuan­do las ins­ti­tu­cio­nes em­pie­cen a cumplir con los compromisos la si­tua­ción cam­bia­rá. Agre­gó que es­tán lis­tos pa­ra ini­ciar ac­cio­nes dis­ci­pli­na­rias si si­guen los in­cum­pli­mien­tos.

Di­jo que hay compromisos en ma­te­ria de sa­lud, nu­tri­ción, agua po­ta­ble, edu­ca­ción y otros que se de­ri­van de es­ta sen­ten­cia, y que jun­to a la De­fen­so­ría del Pue­blo es­tán en coor­di­na­ción pa­ra po­der ga­ran­ti­zar los de­re­chos de la po­bla­ción wa­yuu, pe­ro ade­más cree que es un com­pro­mi­so de to­das las au­to­ri­da­des.

“La­men­ta­ble­men­te he­mos si­do tes­ti­gos y he­mos ac­tua­do con el sa­queo que la clase po­lí­ti­ca ha he­cho en es­te de­par­ta­men­to. Esa mis­ma clase que ha si­do in­sen­si­ble a las ne­ce­si­da­des de los niños y por eso hay una cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra ellos”, in­di­có.

El je­fe del Ministerio Pú­bli­co tam­bién ex­pre­só que “ca­da muerte de un ni­ño es una tra­ge­dia hu­ma­ni­ta­ria y esto hay que pa­rar­lo, y la úni­ca for­ma es que ha­ya res­pon­sa­bi­li­dad por par­te de las en­ti­da­des”.

Sin em­bar­go, con­si­de­ró es­ta una gran opor­tu­ni­dad pa­ra po­der in­ter­ac­tuar con las au­to­ri­da­des y en­ti­da­des in­vo­lu­cra­das en la pro­ble­má­ti­ca. “Que­re­mos tra­ba­jar de la mano con ellos y es­ta es una se­ñal de que po­de­mos avan­zar”, ase­gu­ró.

El pro­cu­ra­dor, ma­gis­tra­dos y asis­ten­tes.

HÉC­TOR PA­LA­CIO

Fernando Ca­ri­llo, pro­cu­ra­dor General, asis­te al en­cuen­tro en La Gua­ji­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.