“Las ins­ta­la­cio­nes de In­de­por­tes se es­tán ca­yen­do”

Las zo­nas de en­tre­na­mien­to es­tán de­te­rio­ra­das.

El Heraldo (Colombia) - - LOCALES - Por An­drés Vi­drie­ra Usua­rioWa­sa­pea* Por Elia­na Ál­va­rez Ríos @anay­le­rios

El pa­sa­do miér­co­les 3 de oc­tu­bre, lue­go del fuer­te agua­ce­ro que se re­gis­tró en la ciu­dad, de acuer­do con el re­por­te a tra­vés de la lí­nea de Wa­sa­pea a EL HE­RAL­DO de un de­por­tis­ta que per­te­ne­ce a la Li­ga de Taek­won­do del Atlán­ti­co, par­te de las ins­ta­la­cio­nes de In­de­por­tes se inun­da­ron lue­go de ta­par­se las al­can­ta­ri­llas. “El agua está anegan­do los pa­si­llos, los ba­ños y las zo­nas de en­tre­na­mien­to de al­gu­nos de­por­tis­tas con las he­ces flo­tan­do”, de­nun­ció en su mo­men­to. So­pla­ba una bri­sa fría en aque­lla ma­dru­ga­da del pri­me­ro de no­viem­bre de 1970 en el ce­men­te­rio Uni­ver­sal. Pa­re­cía que Cé­fi­ro se con­fa­bu­la­ba con Zeus pa­ra traer rá­fa­gas de luz de re­lám­pa­gos in­ter­mi­ten­tes. Ál­va­ro, vi­gi­lan­te del ca­lle­jón 13, ha­bía desaparecido ha­cía me­nos de diez años, al igual que su ma­dre, quien pe­re­ció de tristeza tres días atrás. En efec­to, se es­cu­cha­ba en su tum­ba un alarido bien agu­do. Ca­mi­né muy te­me­ro­so ha­cia allá. En­con­tré al en­cen­der la luz de mi lám­pa­ra una fo­to­gra­fía en se­pia que, co­mo ho­jas se­cas en oto­ño, a mis pies caía y lue­go la re­co­gía.

De pron­to mi­ra­ba ha­cia el frente y di­vi­sa­ba som­bras en los pa­re­do­nes que iban pa­ra­le­las, mien­tras ca­mi­na­ba con pa­so len­to y pe­sa­do, en medio de la hi­le­ra de tum­bas. Vol­ví a mi­rar

Sin em­bar­go, so­lo hasta el vier­nes 12 de oc­tu­bre, se­gún in­for­mó la Di­rec­ción de In­de­por­tes, se reali­zó la lim­pie­za de los ba­ños, ya que Tri­ple A reali­zó los tra­ba­jos de man­te­ni­mien­to el jue­ves la imagen, lle­ga­ba hasta la tum­ba de ella y es­ta­ba sa­quea­da.

De in­me­dia­to sa­lí co­rrien­do del mie­do y tam­bién pa­ra pro­te­ger­me de al­gu­nos ca­nes muy gro­tes­cos que me per­se­guían. Pa­ra li­be­rar­me de la con­fu­sión desea­ba en­trar a la ca­pi­lla del cen­tro 11 de oc­tu­bre en ho­ras de la tar­de, de acuer­do con la in­for­ma­ción su­mi­nis­tra­da por In­de­por­tes.

El usua­rio re­por­tó que en esas con­di­cio­nes de­bían ha­cer sus en­tre­na­mien­tos. del cam­po­san­to, pe­ro al lle­gar el por­tón se me ce­rra­ba en la na­riz. Los ven­ta­na­les no de­ja­ban de tem­blar, so­lo un pe­da­zo de te­cho caía en mi ca­be­za y me des­ma­yé. A las tres de la ma­dru­ga­da des­per­té, gracias a un ron­co cru­jir de las re­ji­llas de la en­tra­da del cam­po­san­to que me

Ade­más, agre­gó que en oca­sio­nes a ellos mis­mos, e in­clu­so al pro­fe­sor de taek­won­do, les ha to­ca­do asear los ba­ños del pri­mer pi­so. “Los ai­res acon­di­cio­na­dos no fun­cio­nan, no hay mé­di­cos ni fi­sio­te­ra­peu­tas pa­ra los de­por­tis­tas, las ins­ta­la­cio­nes se es­tán ca­yen­do. Y to­ca en­tre­nar así por­que no te­ne­mos otro lu­gar”.

Al ca­mi­nar por los pa­si­llos de la zo­na de en­tre­na­mien­to de taek­won­do se lee un le­tre­ro en el ba­ño que di­ce “fue­ra de ser­vi­cio”; una de las puer­tas se encuentra en avan­za­do es­ta­do de de­te­rio­ro, al igual que la co­ci­na y el ma­de­ra­men de la cancha de voleibol. Con el ta­ta­mi gas­ta­do, hú­me­do y un le­van­tó. Mal he­ri­do, en un ma­to­rral al­to a un la­do de la igle­sia, y preo­cu­pa­do es­ta­ba ya cons­cien­te. Una tor­men­ta que se ave­ci­na­ba au­men­ta­ba mis mie­dos…

Que­dé ex­tra­ña­do por­que del in­te­rior de la igle­sia sa­lía una pro­ce­sión de bru­jos y he­chi­ce­ros que se alum­bra­ban con ve­las, pro­nun­cian­do ora­cio­nes in­cohe­ren­tes y dia­bó­li­cas. Iban ca­mi­nan­do or­de­na­da­men­te por todo el ce­men­te­rio pa­ra ex­traer los es­pí­ri­tus de las áni­mas a quie­nes nun­ca sus se­res que­ri­dos le re­za­ron. En efec­to, co­mo can sal­va­je reac­cio­né en me­nos de un se­gun­do, lo­gran­do es­pan­tar to­da la mal­dad en es­te lu­gar. Pa­sa­ban las ho­ras, el al­bor cam­bia­ba de co­lor el día y las alon­dras em­pe­za­ban a tri­nar… So­lo me pre­gun­ta­ba en mi os­cu­ro in­te­rior: ¿por qué nun­ca me ha­bía co­no­ci­do con ese co­ra­je?, ¿se­rá que me ha­bría trans­for­ma­do en un ser es­per­pén­ti­co y te­me­ra­rio an­te la bru­je­ría…O, so­lo era un vi­gi­lan­te de turno que cum­plía su hu­mil­de la­bor? co­rre­dor es­tre­cho con un ma­ni­quí de go­ma, los de­por­tis­tas de esa dis­ci­pli­na (taek­won­do) de­ben prac­ti­car dia­ria­men­te, y pi­den a la ins­ti­tu­ción que se me­jo­ren las con­di­cio­nes del lu­gar. In­ten­ta­mos co­mu­ni­car­nos con el director de In­de­por­tes, En­ri­que Ven­goe­chea, sin em­bar­go no hu­bo res­pues­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.