Is­rae­lí di­ce que so­lo ha­cía man­da­dos en la ca­sa Ben­ja­mín

Liad Tsur­kel fue vin­cu­la­do al caso Ves­ta I en Car­ta­ge­na.

El Heraldo (Colombia) - - REGIONALES -

CAR­TA­GE­NA. Liad Tsur­kel, el ciu­da­dano is­rae­lí que fue cap­tu­ra­do en la so­na­da ope­ra­ción Ves­ta I, acu­sa­do de de­li­tos co­mo in­duc­ción a la pros­ti­tu­ción y con­cier­to pa­ra de­lin­quir y que fue de­ja­do en li­ber­tad es­ta se­ma­na, a tra­vés de un re­cur­so de Ha­beas Corpus, se pre­sen­tó ayer vo­lun­ta­ria­men­te a las ofi­ci­nas de Mi­gra­ción Co­lom­bia a ex­pli­car, se­gún su abo­ga­do, que no tie­ne “in­ten­ción de aban­do­nar el país” hasta que se re­suel­va por com­ple­to su si­tua­ción ju­di­cial.

El jo­ven de 23 años asis­tió en ho­ras de la mañana a las ofi­ci­nas ubi­ca­das en el ba­rrio Pie de la Po­pa, en com­pa­ñía de su pa­dre, un ar­qui­tec­to is­rae­lí que está ac­tuan­do co­mo su traductor, y su apo­de­ra­do, el abo­ga­do Ariel Olar­te, quien ex­pli­có que Liad Tsur­kel so­li­ci­tó a Mi­gra­ción Co­lom­bia que se pro­lon­gue su es­ta­tus mi­gra­to­rio en el país y en­tre­gó ade­más to­dos los da­tos de su ubicación por si es re­que­ri­do por las au­to­ri­da­des.

“Liad pre­sen­tó un do­cu­men­to que con­tra­rio a lo que ha se­ña­la­do la Pro­cu­ra­du­ría y la Fis­ca­lía, de­ja cla­ro que no tie­ne nin­gu­na in­ten­ción de fu­gar­se, de vo­lar­se o de huir. Ex­pli­ca que pre­ten­de en­fren­tar las fal­sas impu­tacio­nes que se le han he­cho, y pre­ci­sa­men­te por esto le pi­dió a Mi­gra­ción Co­lom­bia que pro­lon­gue su es­ta­tus mi­gra­to­rio le­gal pa­ra que pue­da ejer­cer su de­re­cho a la de­fen­sa en el pro­ce­so pe­nal que está en cur­so”, ex­pli­có el abo­ga­do a su sa­li­da de la di­li­gen­cia.

En en­tre­vis­ta con Ca­ra­col Ra­dio, Liad Tsur­kel ase­gu­ró –ayu­da­do por un traductor– que su in­gre­so al país se pro­du­jo en fe­bre­ro de 2018, y no hace más de un año co­mo se­ña­la la Fis­ca­lía. El jo­ven, acu­sa­do de ma­ne­jar una red de pros­ti­tu­ción y prác­ti­cas se­xua­les ma­si­vas en la ca­sa Ben­ja­mín, re­la­tó que al lle­gar a Car­ta­ge­na se alo­jó allí en el sec­tor del La­gui­to al que se apli­có ex­tin­ción de do­mi­nio, y que tras va­rias se­ma­nas allí ofre­ció sus ser­vi­cios co­mo una es­pe­cie de ayu­dan­te lo­gís­ti­co al due­ño del lu­gar.

“Es­tu­ve hos­pe­da­do en la ca­sa Ben­ja­mín, lo que hi­ce fue ayu­dar a ma­ne­jar el lu­gar, ha­cer do­mi­ci­lio, com­prar co­mi­da, y ese ti­po de co­sas”, di­jo en su idio­ma na­tal Liad Tsur­kel.

El is­rae­lí, que fue cap­tu­ra­do jun­to a otras 17 per­so­nas el pa­sa­do 29 de ju­lio, di­jo ade­más que nun­ca vio me­no­res de edad en la ca­sa Ben­ja­mín y que to­das las mu­je­res que en­tra­ban al lu­gar, in­clu­so jó­ve­nes is- rae­líes, lo ha­cían por cuen­ta pro­pia.

So­bre su re­la­ción con Li­lia­na Cam­pos, alias la Ma­da­me, Tsur­kel afirmó que no la co­no­ce y que so­lo su­po de ella cuan­do fue­ron cap­tu­ra­dos y se ini­cia­ron las audiencias.

Una vez se co­no­ció que el juez 13 Pe­nal de Co­no­ci­mien­to de Car­ta­ge­na le otor­gó li­ber­tad in­me­dia­ta a Liad Tsur­kel am­pa­rán­do­se en la so­li­ci­tud de Ha­beas Corpus pre­sen­ta­da por su de­fen­sa, el fis­cal de­le­ga­do pa­ra de­li­tos con­tra me­no­res de edad, Ma­rio Gó­mez, ca­li­fi­có de “ex­tra­ña” e “in­quie­tan­te” es­ta de­ci­sión ju­di­cial.

Sin em­bar­go, el abo­ga­do de Tsur­kel ex­pli­có ayer que la me­di­da de ha­beas corpus fue so­li­ci­ta­da, de­bi­do a que en la au­dien­cia de me­di­da de ase­gu­ra­mien­to no con­ta­ron con el traductor de he­breo ava­la­do por la ju­di­ca­tu­ra.

Ha­bría si­do es­ta si­tua­ción la que mo­ti­vó que el juez acep­ta­ra la so­li­ci­tud de ha­beas corpus am­pa­ra­da en la “fal­ta de tra­duc­ción” en la au­dien­cia pre­li­mi­nar. RC

CORTESÍA CA­RA­COL

Liad Tsur­kel ne­gó víncu­los con el pro­xe­ne­tis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.