En Montería, dos re­cién na­ci­dos fue­ron aban­do­na­dos en una clí­ni­ca

La ma­dre de los ge­me­los sa­lió por pa­ña­les y no re­gre­só.

El Heraldo (Colombia) - - REGIONALES -

MONTERÍA. Co­mo un aban­dono ca­ta­lo­ga­ron las au­to­ri­da­des el caso de los dos be­bés ge­me­los que na­cie­ron pre­ma­tu­ros y que des­de hace 19 días es­tán so­los en la Clí­ni­ca Central de Montería; pues su ma­dre di­jo que iba a com­prar­les unos pa­ña­les y otras co­sas ne­ce­sa­rias pa­ra el aseo, pe­ro no re­gre­só.

Las di­rec­ti­vas de la clí­ni­ca in­for­ma­ron que los niños na­cie­ron pre­ma­tu­ros con 33 se­ma­nas de ges­ta­ción, por lo que fue ne­ce­sa­rio que per­ma­ne­cie­ran en in­cu­ba­do­ras. La ma­dre de los niños, cu­ya identidad no fue re­ve­la­da, ha­bía si­do da­da de al­ta tras el par­to y des­de en­ton­ces so­lo visitó a los niños una so­la vez y no volvió a ir.

Fuen­tes con­sul­ta­das por EL HE­RAL­DO in­for­ma­ron que uno de los be­bés na­ció con un peso de 2.095 gra­mos, el cual ya se encuentra en pre­pa­ra­ti­vos pa­ra ser en­tre­ga­do a una ma­dre sus­ti­tu­ta del Ins­ti­tu­to de Bie­nes­tar Familiar, mien­tras que el otro ni­ño na­ció con un peso de 1.485 gra­mos, por lo que aún per­ma­ne­ce ba­jo ob­ser­va­ción mé­di­ca, pe­ro fue­ra de pe­li­gro.

Ro­lan­do Pa­di­lla Pe­tro, pe­dia­tra de la Clí­ni­ca Central de Montería, in­for­mó que a los niños se les pres­ta­ron los au­xi­lios per­ti­nen­tes a su caso, lo que per­mi­tió que evo­lu­cio­na­ran sa­tis­fac­to­ria­men­te. “El ge­me­lar uno na­ció más pe­que­ño y el dos na­ció más gran­de. Am­bos tu­vie­ron pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con su es­ta­do pre­ma­tu­ro; sin em­bar­go, esas com­pli­ca­cio­nes han si­do su­pe­ra­das con el pa­sar de los días”, ase­gu­ró el es­pe­cia­lis­ta.

So­bre la ma­dre de los me­no­res se su­po que es una mu­jer de 34 años, quien ha­bía lle­ga­do a la clí­ni­ca acom­pa­ña­da de otra jo­ven a la que de­le­gó co­mo su acom­pa­ñan­te. El par­to fue a tra­vés de una ce­sá­rea, pa­ga­da por medio de la EPS a la que está afi­lia­da la ma­dre de los me­no­res.

Na­rra un tes­ti­go que “du­ran­te es­tos úl­ti­mos 20 días los niños so­lo eran vi­si­ta­dos por la su­pues­ta acom­pa­ñan­te de la ma­dre, que era la que les lle­va­ba cositas e in­clu­so fue la úni­ca que es­tu­vo pre­sen­te el jue­ves 11 de oc­tu­bre, cuan­do el Ins­ti­tu­to de Bie­nes­tar Familiar y de­más ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do to­ma­ron la cus­to­dia de los niños”.

Mary Ju­lia Bo­ni­lla, si­có­lo­ga de la clí­ni­ca, in­for­mó que se ha tra­ba­ja­do de ma­ne­ra con­jun­ta con el Ins­ti­tu­to Co­lom­biano de Bie­nes­tar Familiar pa­ra abor­dar el caso y otor­gar a los niños una ma­dre sus­ti­tu­ta que es la que se va a que­dar con la cus­to­dia de los dos niños.

RE­CHA­ZÓ EL ABAN­DONO. “Es la­men­ta­ble que ca­sos co­mo es­tos se si­gan pre­sen­tan­do con nues­tros niños en el país. Jus­ta­men­te, de­ben ser los pa­dres los primeros guar­dia­nes de sus de­re­chos, su pro­tec­ción y cuidado”, se­ña­ló la di­rec­to­ra general del ICBF, Ju­lia­na Pun­gi­lup­pi.

En re­la­ción con los dos me­no­res de edad, ase­gu­ró que “ellos no es­tán so­los. Cuen­tan con no­so­tros que, en ar­ti­cu­la­ción con otros sec­to­res del Es­ta­do, nos en­car­ga­re­mos de res­ta­ble­cer sus de­re­chos y ga­ran­ti­zar su bie­nes­tar”, pun­tua­li­zó la di­rec­ti­va.

UN CASO SI­MI­LAR. Un caso de aban­dono si­mi­lar se re­gis­tró en Montería en sep­tiem­bre del 2011, cuan­do una pa­re­ja de campesinos aban­do­nó a su be­bé de cin­co días de na­ci­da en el in­te­rior de una bol­sa de ba­su­ra que ubi­ca­ron en un lo­te en­mon­ta­do del ba­rrio Villa Cie­lo, en la ca­pi­tal cor­do­be­sa.

En esa oca­sión, el be­bé fue ha­lla­do con vi­da y tras­la­da­do a una clí­ni­ca de la ciu­dad don­de lo­gró ser es­ta­bi­li­za­do por los ga­le­nos. Días des­pués, los pa­dres aparecieron y ar­gu­men­ta­ron estar arre­pen­ti­dos. OCB

CORTESÍA

Los pre­ma­tu­ros per­ma­ne­cie­ron en in­cu­ba­do­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.