Un pro­ble­ma de peso

El so­bre­pe­so y la obe­si­dad son un pro­ble­ma de tal mag­ni­tud que de­be­rían ser ob­je­to de una po­lí­ti­ca es­pe­cí­fi­ca de Es­ta­do. Es­pe­ra­mos que así lo en­tien­dan las ins­ti­tu­cio­nes, con el Go­bierno a la ca­be­za.

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN -

Una so­cie­dad que se pre­cie de mo­der­na de­be preo­cu­par­se se­ria­men­te de la sa­lud de sus in­te­gran­tes. No so­lo por ra­zo­nes de sen­si­bi­li­dad ele­men­tal ha­cia el ser hu­mano, lo cual de por sí ya se­ría un ar­gu­men­to su­fi­cien­te, sino, tam­bién, por mo­ti­vos de sos­te­ni­bi­li­dad eco­nó­mi­ca del sis­te­ma de sanidad pú­bli­ca. Entre los nu­me­ro­sos re­tos a los que se en­fren­ta el país en es­ta ma­te­ria, se des­ta­ca uno que, de­sa­for­tu­na­da­men­te, no ter­mi­na de re­ci­bir la aten­ción que me­re­ce. Nos re­fe­ri­mos al so­bre­pe­so y a su ma­ni­fes­ta­ción más se­ve­ra, la obe­si­dad. Se­gún da­tos del Ministerio de Sa­lud y Pro­tec­ción So­cial, más de la mi­tad de la po­bla­ción co­lom­bia­na –el 56,4%– pre­sen­ta ca­rac­te­rís­ti­cas de so­bre­pe­so (37,7%) u obe­si­dad (18,7%). Son ci­fras sin du­da preo­cu­pan­tes, coin­ci­den­tes con la me­dia mun­dial, que han cre­ci­do en las úl­ti­mas me­di­cio­nes a pe­sar de que ha­bla­mos de un te­ma so­bre el cual exis­te ca­da vez más con­cien­cia so­cial.

Las cau­sas del so­bre­pe­so o la obe­si­dad pue­den ser de va­rios ti­pos: ge­né­ti­ca, ner­vio­sa, me­ta­bó­li­ca, en­do­cri­na, psi­co­ló­gi­ca, nu­tri­cio­nal, ca­ren­cia de ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Se tra­ta, por lo tan­to, de un asun­to de al­ta com­ple­ji­dad que de­be aten­der­se no con fór­mu­las ge­ne­ra­les pa­ra sa­lir del pa­so, de acuer­do con la par­ti­cu­la­ri­dad de ca­da caso con­cre­to. Du­ran­te años, el so­bre­pe­so y, muy en especial, la obe­si­dad han cons­ti­tui­do, ade­más, un asun­to es­té­ti­co que en al­gu­nos ca­sos se ha tra­du­ci­do en cri­sis de au­to­es­ti­ma. Es­ta ver­tien­te del pro­ble­ma no ha desaparecido, ni mu­cho me­nos; pe­ro, por for­tu­na, la so­cie­dad es ca­da vez más abier­ta y fle­xi­ble en cuan­to a los vie­jos pa­tro­nes, in­clui­dos los re­la­ti­vos a la cons­ti­tu­ción fí­si­ca de las per­so­nas, por lo que cen­tra­re­mos el te­ma que nos ocu­pa en su as­pec­to sa­ni­ta­rio.

Y lo que se pue­de de­cir al res­pec­to, de ma­ne­ra inequí­vo­ca, es que el so­bre­pe­so y la obe­si­dad son con­si­de­ra­dos fac­to­res de ries­go pa­ra el desa­rro­llo de un am­plio aba­ni­co de afec­cio­nes, entre ellas las de ti­po car­dio­vas­cu­lar, neu­ro­ló­gi­ca o gas­tro­in­tes­ti­nal.

Si bien hay ca­sos en que el so­bre­pe­so y la obe­si­dad res­pon­den a cau­sas ge­né­ti­cas o fi­sio­ló­gi­cas, mu­chas ve­ces se pue­den pre­ve­nir me­dian­te una nu­tri­ción ade­cua­da –con­te­nien­do el con­su­mo de azú­car, ha­ri­na y gra­sas– y la ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Uno de los ma­les de nues­tra épo­ca es, jus­ta­men­te, el se­den­ta­ris­mo.

Pe­ro son las ins­ti­tu­cio­nes, con el Go­bierno a la ca­be­za, las que de­ben en­ca­be­zar la ba­ta­lla con­tra un pro­ble­ma que no pa­ra de cre­cer. La si­tua­ción es de tal mag­ni­tud que me­re­ce ser ar­ti­cu­la­da en una po­lí­ti­ca es­pe­cí­fi­ca de Es­ta­do. Es­pe­ra­mos que la actual ad­mi­nis­tra­ción así lo en­tien­da.

Se­gún da­tos del Ministerio de Sa­lud y Pro­tec­ción So­cial, más de la mi­tad de los co­lom­bia­nos –el 56,4%– pre­sen­ta con­di­cio­nes de so­bre­pe­so (37,7%) y obe­si­dad (18,7%).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.