De­re­cho a la edu­ca­ción

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN - Por Ma­ría Fer­nan­da Ma­tus @Ma­riaMa­tu­sV ma­ria.ma­tus.v0@gmail.com

La edu­ca­ción apor­ta a la trans­for­ma­ción so­cial, no per­pe­túa las de­sigual­da­des exis­ten­tes. Al con­tra­rio, con­tri­bu­ye a un mun­do más jus­to, equi­ta­ti­vo y sos­te­ni­ble. El pa­sa­do 10 de oc­tu­bre, los jó­ve­nes co­lom­bia­nos le­van­ta­ron su voz y mar­cha­ron por la edu­ca­ción pú­bli­ca, de ca­li­dad y gra­tui­ta. Mi­les de jó­ve­nes, de to­das las re­gio­nes del país, re­cor­da­ron que la edu­ca­ción no es un lu­jo sino un de­re­cho fun­da­men­tal.

“La edu­ca­ción es la prin­ci­pal he­rra­mien­ta pa­ra lo­grar que las per­so­nas pue­dan sa­lir de la po­bre­za y pa­ra im­pe­dir que es­ta con­ti­núe de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. La edu­ca­ción pro­mue­ve el desa­rro­llo per­so­nal, el for­ta­le­ci­mien­to de las ca­pa­ci­da­des, ayu­da a la cons­truc­ción de una ciu­da­da­nía crí­ti­ca y me­jo­ra la democracia, po­si­bi­li­ta ma­yo­res opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo y de in­gre­sos, fa­vo­re­ce el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de los países. En de­fi­ni­ti­va, la edu­ca­ción fa­ci­li­ta el ac­ce­so a otros de­re­chos y tie­ne una función de­ci­si­va en la erra­di­ca­ción de la de­sigual­dad y en la pro­mo­ción de sistemas jus­tos, sos­te­ni­bles e in­clu­si­vos”, afir­ma El País, de Es­pa­ña. Pa­re­cen pe­ro­gru­lla­das y fra­ses de ca­jón. Pe­ro en países co­mo el nues­tro, en don­de to­da­vía los de­re­chos fun­da­men­ta­les son una imagen ilu­so­ria, en don­de la vio­len­cia es una reali­dad que no que­re­mos sol­tar, es im­por­tan­te evo­car y re­pe­tir di­chas pa­la­bras. Nos he­mos acos­tum­bra­do a la in­jus­ti­cia so­cial y a esa in­do­len­cia que nos des­per­so­na­li­za en la in­di­fe­ren­cia. Así co­mo a vi­vir en un país muy pa­re­ci­do a una distopía. Un país que está le­jos de ser un lu­gar digno pa­ra to­dos.

La prin­ci­pal mo­ti­va­ción de la marcha y de la in­con­for­mi­dad de los es­tu­dian­tes es el pre­su­pues­to de­sig­na­do pa­ra las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. Hace 25 años el pre­su­pues­to a la edu­ca­ción no tie­ne un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo, mien­tras que la co­ber­tu­ra cre­ció en más de un 200%. So­lo la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, en los úl­ti­mos seis años, creó trein­ta y seis nue- vos pre­gra­dos y pos­gra­dos sin re­cur­sos adi­cio­na­les. Por su par­te, los re­cur­sos des­ti­na­dos al Ice­tex au­men­ta­ron en los úl­ti­mos 10 años. Los diferentes go­bier­nos en es­te cuar­to de si­glo ma­ni­fes­ta­ron que no hay pla­ta pa­ra fi­nan­ciar las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. Sin em­bar­go, pro­gra­mas co­mo ‘Ser Pi­lo Pa­ga’ o el mis­mo Ice­tex sí con­ta­ron con un au­men­to en el pre­su­pues­to. El pro­ble­ma es la fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca. Se­guir de­jan­do a la edu­ca­ción pú­bli­ca en último plano. No dar­le prio­ri­dad a lo re­le­van­te. Qui­tar­le opor­tu­ni­da­des de pro­gre­so a mi­llo­nes de co­lom­bia­nos.

Pa­ra el año 2019, se re­quie­re una in­ver­sión de 3,5 bi­llo­nes de pe­sos pa­ra sa­lir del dé­fi­cit en que se encuentra la edu­ca­ción pú­bli­ca. El go­bierno ma­ni­fes­tó que au­men­ta­rá qui­nien­tos mil mi­llo­nes de pe­sos. Aunque todo au­men­to es po­si­ti­vo y ne­ce­sa­rio, se de­be so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de fondo. La cri­sis es es­truc­tu­ral, es la im­po­si­bi­li­dad de brin­dar­le edu­ca­ción de ca­li­dad y gra­tui­ta a la ma­yo­ría.

Se cae a pedazos la in­fra­es­truc­tu­ra. No hay cu­pos pa­ra tan­ta gen­te. No hay ca­pa­ci­ta­ción ade­cua­da pa­ra el pro­fe­so­ra­do. Se des­tru­ye la uni­ver­si­dad pú­bli­ca y los jó­ve­nes exi­gen su de­re­cho a la edu­ca­ción, que tam­bién es nues­tro de­re­cho. Es el de­re­cho a ser un país edu­ca­do. Un país libre, desa­rro­lla­do, equi­ta­ti­vo y jus­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.