El pue­blo y el in­fierno

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN / PUNTOS DE VISTA - Por Mar­ce­la García Ca­ba­lle­ro @mar­ce­la­gar­ciacp

Pue­blo pe­que­ño, in­fierno gran­de. No sé de quién es es­ta fra­se, pe­ro es qui­zás una de las más acer­ta­das que he es­cu­cha­do des­de siem­pre. Entre más ce­rra­da sea la so­cie­dad en la que uno se mue­va, entre más su­ce­da que “to­dos ter­mi­nan los mis­mos con los mis­mos” y entre más ‘hi­per­co­nec­ta­dos’ es­te­mos, más fuer­te ar­de­rán las lla­mas.

Y hay que acep­tar que así co­mo en al­gún pun­to to­dos he­mos si­do víc­ti­mas de esto, tam­bién he­mos si­do vic­ti­ma­rios, tam­bién he­mos es­ta­do del la­do “que es­cu­cha el cuen­to y lo echa pa­ra ade­lan­te”, y tam­bién he­mos asu­mi­do co­sas co­mo cier­tas. Uno es es­cla­vo de lo que di­ce y due­ño de lo que ca­lla, pe­ro so­mos más los que ten­de­mos a ser par­te del pro­ble­ma que de la so­lu­ción. Y sí, di­go ‘ten­de­mos’, por­que a mí tam­bién me ha pi­ca­do la len­gua más ve­ces de las que me gus­ta­ría acep­tar­lo.

Lo triste es dar­me cuen­ta de que las co­sas no cam­bian, sino que se vuel­ven peor. Cuan­do te­nía 15 años de­cía que “no veía la ho­ra de cre­cer”, pues es­ta­ba can­sa­da de que “todo el mun­do ha­bla­ra de todo el mun­do”, de que “todo el mun­do su­pie­ra quién le es­ta­ba ‘ti­ran­do los pe­rros’ a quién”, de que “todo el mun­do su­pie­ra quién se es­ta­ba ‘ti­ran­do el año’” y de que todo el mun­do se su­pie­ra el cuen­to de por qué ‘no­se­quien­si­to’ ha­bía pe­lea­do con el otro.

Cre­cí y aho­ra sé que lo úni­co que cam­bió fue la gra­ve­dad de los cuen­tos y, por en­de, la gra­ve­dad de sus con­se­cuen­cias. Aho­ra ‘todo el mun­do’ se en­car­ga de cri­ti­car los ma­tri­mo­nios aje­nos, sin que im­por­te que exis­tan va­rias ver­sio­nes y que ha­ya niños de por medio, ‘todo el mun­do’ se quie­re me­ter en la crian­za de los hi­jos, ‘todo el mun­do’ que­rrá saber si te está ‘yen­do bien’ y que­rrá sa­car­le el ‘pe­ro’ a esa si­tua­ción y ‘todo el mun­do’ in­ten­ta­rá des­truir­te la fe­li­ci­dad.

Es por es­ta ra­zón que a mi Yo de quin­ce años le di­ría lo que hoy sé: cam­bia tú, in­ten­ta no caer en el juego tú y tra­ta con­cen­trar­te en ha­cer las co­sas bien tú, por­que mien­tras el mun­do gi­re, tu pue­blo pe­que­ño no de­ja­rá de que­rer arras­trar­te al in­fierno gran­de. No quie­ro so­nar pe­si­mis­ta, apo­ca­líp­ti­ca o cí­ni­ca, pe­ro es la reali­dad. Ya que así te ro­dees de quie­nes te quieren y te deseen lo me­jor, en el día a día siem­pre te en­con­tra­rás a es­te ti­po de per­so­nas con las que se tie­ne que apren­der a con­vi­vir sin que eso afec­te tu ma­ne­ra de vi­vir, de sen­tir y de tomar de­ci­sio­nes.

Y es por esto que he to­ma­do la de­ci­sión de mor­der­me la len­gua y si­len­ciar a quie­nes re­pli­quen lo que no le in­cum­be a na­die, pues, co­mo sue­le su­ce­der con todo lo bueno y lo ma­lo, es­te ti­po de actitudes so­lo ter­mi­nan acu­mu­lan­do la cuen­ta pen­dien­te que to­dos te­ne­mos con el kar­ma, uno que tar­de o tem­prano, y de for­mas ines­pe­ra­das, siem­pre se aso­ma y siem­pre ter­mi­na lle­gan­do.

Por­que no hay na­da más cier­to que “no de­be­mos de­cir de otros lo que no nos gus­ta­ría que di­je­ran de no­so­tros mis­mos”, y que “hay que de­jar vi­vir pa­ra que lo de­jen vi­vir a uno”. Amén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.