Ries­go ali­men­ta­rio

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN / PUNTOS DE VISTA - Por In­da­le­cio Dan­gond

El pa­sa­do 18 de agos­to, en el desa­rro­llo del ta­ller ‘Cons­tru­yen­do País’, ce­le­bra­do en el mu­ni­ci­pio de la Unión (Va­lle del Cau­ca), un cul­ti­va­dor de maíz de esa zo­na se que­jó an­te el presidente Du­que por­que gran can­ti­dad de maíz ama­ri­llo im­por­ta­do de los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra con­su­mo animal es­ta­ba sien­do co­mer­cia­li­za­do a ba­jo pre­cio en tien­das, gra­ne­ros y pla­zas de mer­ca­do pa­ra el con­su­mo hu­mano, po­nien­do en ries­go la sa­lud pú­bli­ca y la co­se­cha na­cio­nal.

El gre­mio de cul­ti­va­do­res de ce­rea­les, Fe­nal­ce, hi­zo ofi­cial esa de­nun­cia an­te las au­to­ri­da­des de con­trol adua­ne­ro y sa­ni­ta­rio, se­ña­lan­do que hu­bo con­tra­ban­do téc­ni­co por cam­biar la des­ti­na­ción o uso de­cla­ra­do en la im­por­ta­ción del maíz; pe­ro el In­vi­ma aún no se ha pro­nun­cia­do al res­pec­to. Des­de el año 2016, los ha­bi­tan­tes de unos 250 mu­ni­ci­pios del país vie­nen de­nun­cian­do an­te las au­to­ri­da­des lo­ca­les y na­cio­na­les el al­to ries­go de sa­lud que es­tán afron­tan­do por estar con­su­mien­do car­ne de bo­vi­nos sa­cri­fi­ca­dos en la clan­des­ti­ni­dad, sin nin­gún re­qui­si­to sa­ni­ta­rio y con­trol de inocui­dad por par­te del ICA y el In­vi­ma, por­que los ma­ta­de­ros o plan­tas de sa­cri­fi­cios de sus po­bla­cio­nes fue­ron ce­rra­das por no cumplir con las nor­mas am­bien­ta­les y de hi­gie­ne que exi­ge el De­cre­to 1500 del 2007.

Es­tos dos tes­ti­mo­nios son el re­fle­jo del pa­no­ra­ma de co­rrup­ción e in ca­pa­ci­dad ad­mi­nis­tra­ti­va y de ges­tión del Es­ta­do frente al ries­go de sa­lud que afron­tan 49,8 mi­llo­nes de co­lom­bia­nos por no te­ner un me­ca­nis­mo efi­caz de tra­za­bi­li­dad ali­men­ta­ria que per­mi­ta co­no­cer el si­tio de pro­ce­den­cia, los con­tro­les a los que han si­do so­me­ti­dos, ma­ni­pu­la­dos y trans­for­ma­dos más de 14 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ali­men­tos que en­tran por los puer­tos co­lom­bia­nos y los ca­si 32 mi­llo­nes de to­ne­la­das que se pro­du­cen en nues­tro país en con­di­cio­nes am­bien­ta­les pre­ca­rias.

¿Có­mo ex­pli­car que des­pués de 11 años de ha­ber­se apro­ba­do la nor­ma­ti­vi­dad que es­ta­ble­ció el sis­te­ma de ins­pec­ción, vi­gi­lan­cia y con­trol de pro­duc­tos cár­ni­cos de­ri­va­dos pa­ra el con­su­mo hu­mano y los re­qui­si­tos sa­ni­ta­rios y de inocui­dad que de­ben cum­plir­se en to­da la ca­de­na ali­men­ta­ria (De­cre­to 1500/2007), los mi­nis­te­rios de Agri­cul­tu­ra y de Sa­lud, y sus en­ti­da­des ads­cri­tas, no ha­yan si­do ca­pa­ces de im­ple­men­tar lo or­de­na­do por esa nor­ma­ti­vi­dad? O, ¿có­mo en­ten­der que el Es­ta­do ha­ya es­pe­ra­do tan­to tiem­po pa­ra ex­pe­dir –hasta el pa­sa­do mes de ma­yo–, la nor­ma­ti­vi­dad (De­cre­to 931/2018) que crea el sis­te­ma de tra­za­bi­li­dad ve­ge­tal? De vai­na no ha pa­sa­do al­go gra­ve en es­te país.

Es in­creí­ble que en es­te país no exis­ta una he­rra­mien­ta que per­mi­ta saber en qué con­di­cio­nes de inocui­dad lle­gan los ali­men­tos a nues­tras me­sas. Ni qué ha­blar de los mi­llo­nes de to­ne­la­das de ali­men­tos que en­tran de con­tra­ban­do por las fron­te­ras de Venezuela y Ecua­dor. Cla­ra­men­te, la ex­po­si­ción de ries­go de sa­lud en Co­lom­bia es muy al­to. La Pro­cu­ra­du­ría General de la Na­ción está en mo­ra de abrir una in­ves­ti­ga­ción dis­ci­pli­na­ria a los fun­cio­na­rios res­pon­sa­bles de es­ta gra­ve si­tua­ción y exi­gir a las en­ti­da­des res­pon­sa­bles de la ad­mi­nis­tra­ción­de­los es­que­ma s de tra­za­bi­li da­da li­ment aria su im­ple­men­ta­ción in­me­dia­ta. Con la sa­lud pú­bli­ca no se juega. *Con­sul­tor en ban­ca de fo­men­to agrí­co­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.