Fa­llo de Cor­te so­bre consulta po­pu­lar ge­ne­ra di­vi­sión

El Go­bierno y par­ti­dos co­mo Cam­bio Ra­di­cal ven un pa­so al desa­rro­llo ➲ La opo­si­ción y sec­to­res co­mu­ni­ta­rios lo con­si­de­ran un pe­li­gro am­bien­tal.

El Heraldo (Colombia) - - PAÍS - Por To­más Be­tín del Río

BO­GO­TÁ. Lue­go de que la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de­ci­die­ra que las con­sul­tas po­pu­la­res no po­drán fre­nar los pro­yec­tos ex­trac­ti­vos de minería e hi­dro­car­bu­ros en el país, se ge­ne­ra­ron di­ver­sas reac­cio­nes en el país. So­bre todo al se­ña­lar que las ini­cia­ti­vas ciu­da­da­nas no pue­den des­co­no­cer la pro­pie­dad del Es­ta­do so­bre los re­cur­sos del sub­sue­lo, que tras­cien­de a in­tere­ses lo­ca­les o re­gio­na­les, ya que in­clu­ye la com­pe­ten­cia en el apro­ve­cha­mien­to de esos re­cur­sos pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad de las fi­nan­zas pú­bli­cas, La pri­me­ra fue la del Ministerio de Mi­nas, que en­se­gui­da se­ña­ló en un co­mu­ni­ca­do: “Es­pe­ra­mos que es­ta de­ci­sión per­mi­ta in­cen­ti­var la in­ver­sión y reac­ti­var el desa­rro­llo so­cial y eco­nó­mi­co que re­pre­sen­ta la in­dus­tria mi­ne­ro-ener­gé­ti­ca pa­ra el país. Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que el diá­lo­go y el tra­ba­jo en equi­po es la ma­ne­ra más efec­ti­va pa­ra me­jo­rar las prác­ti­cas del sec­tor y se- guir apor­tan­do al desa­rro­llo te­rri­to­rial”.

A su vez, el re­pre­sen­tan­te atlan­ti­cen­se de Cam­bio Ra­di­cal, Cé­sar Lor­duy, le di­jo a EL HE­RAL­DO que“por fin la Cor­te re­co­no­ció que las con­sul­tas po­pu­la­res no es­tán ni pue­den estar por en­ci­ma de los in­tere­ses de la Na­ción, y me­nos con­tra el pre­ce­den­te nor­ma­ti­vo y ju­ris­pru­den­cial que in­di­ca que el Es­ta­do es due­ño del sub­sue­lo”.

Enume­ró los ca­sos de con­sul­tas en Pie­dras, To­li­ma; Tau­ra­me­na, Ca­sa­na­re; Ca­bre­ra y Ar­be­láez, Cun­di­na­mar­ca; Ca­ja­mar­ca, To­li­ma; Cu­ma­ral, Me­ta; Pi­jao, Qui n dí o; Je sus M aria ySuc re, San tan der,y ad­vir­tió que“si esto no pa­ra­ba co­mo lo aca­ba de ha­cer la Cor­te, el país hu­bie­ra que­da­do sin ra­zón al­gu­na, en medio de una vo­ta­ción, siem­pre a fa­vor del agua, y en con­tra de la ex­plo­ta­ción de los re­cur­sos mi­ne­ro-ener­gé­ti­cos, in­de­pen­dien­te de si di­cha ac­ti­vi­dad se ha­cía o no, con los más al­tos es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les de sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal”.

Y con­clu­yó que hay una pa­ra­do­ja en el asun­to de las con­sul­tas, ya que“por un la­do los ha­bi­tan­tes de los mu­ni­ci­pios se opo­nen a la in­dus­tria mi­ne­ro-ener­gé­ti­ca, pe­ro por otro la­do exi­gen más re­ga­lías pa­ra aten­der su desa­rro­llo. Esas mis­mas re­ga­lías, en especial las que co­rres­pon­den a re­cur­sos no eje­cu­ta­dos, que es­tán por el or­den de los $14 bi­llo­nes del bie­nio 2017 y 2018 pue­den re­sol­ver de una vez por to­das, los fal­tan­tes en el sis­te­ma de sa­lud”.

Por su par­te, el líder co­mu­ni­ta­rio de La Bo­qui­lla, Car­ta­ge­na, Ben­ja­mín Luna, ad­vir­tió en EL HE­RAL­DO que se de­cla­ra “sor­pren­di­do, por­que es un cam­bio de ju­ris­pru­den­cia de la Cor­te”.

Ex­pli­có al res­pec­to que “en el pa­sa­do, la Cor­te ha­bía di­cho que el pue­blo sí po­día de­ci­dir so­bre ex­plo­ta­cio­nes que pu­sie­ran en pe­li­gro la na­tu­ra­le­za, el agua y el am­bien­te. Por eso, yo creo que es un fa­llo re­gre­si­vo pa­ra el re­co­no­ci­mien­to de los de­re­chos y la au­to­no­mía mu­ni­ci­pal, por­que un mu­ni­ci­pio de­be po­der de­ci­dir si en su te­rri­to­rio se dan es­te ti­po de pro­yec­tos”. Y sen­ten­ció que esto “es un gra­ve error de la Cor­te”.

AR­HI­VO EL HE­RAL­DO

Du­ran­te una de las se­sio­nes de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.