El pa­pa acep­ta re­nun­cia de car­de­nal de EEUU, acu­sa­do de en­cu­brir abu­sos

Más de 1.000 niños fue­ron víc­ti­mas de sus ac­tos, se­gún fis­cal de Pen­sil­va­nia.

El Heraldo (Colombia) - - MUNDO -

CIU­DAD DEL VA­TI­CANO. El pa­pa Fran­cis­co acep­tó ayer la re­nun­cia del pro­mi­nen­te car­de­nal es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Wuerl, ar­zo­bis­po de Wa­shing­ton, acu­sa­do de en­cu­brir a cu­ras pe­de­ras­tas.

El pur­pu­ra­do, de 77 años, ha­bía anun­cia­do en sep­tiem­bre su in­ten­ción de pre­sen­tar su re­nun­cia tras la pu­bli­ca­ción del in­for­me de Pen­sil­va­nia so­bre la pe­de­ras­tia, por lo que ha­bía con­sul­ta­do al pa­pa so­bre su fu­tu­ro.

El car­de­nal Do­nald Wuerl es acu­sa­do de ne­gli­gen­cia frente a los ac­tos de cu­ras pe­de­ras­tas en Pen­sil­va­nia (no­res­te de Es­ta­dos Uni­dos), don­de fue obis­po de su ciu­dad na­tal, Pit­ts­burgh, entre 1988 y 2006.

Una in­ves­ti­ga­ción de los ser­vi­cios del fis­cal de Pen­sil­va­nia, pu­bli­ca­da en agos­to, re­ve­ló abu­sos se­xua­les es­pe­cial­men­te sór­di­dos, lle­va­dos a ca­bo du­ran­te dé­ca­das por más de 300 “cu­ras pre­da­do­res”.

Más de 1.000 niños fue­ron víc­ti­mas de sus ac­tos, en­cu­bier­tos por la igle­sia ca­tó­li­ca en ese es­ta­do, se­gún la in­ves­ti­ga­ción.

En el in­for­me fi­nal, re­dac­ta­do por un ju­ra­do po­pu­lar, el car­de­nal Wuerl apa­re­ce ci­ta­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes co­mo uno de los res­pon­sa­bles ecle­siás­ti­cos que con­tri­bu­ye­ron a si­len­ciar el es­cán­da­lo.

El car­de­nal se de­fen­dió en un co­mu­ni­ca­do, ase­gu­ran­do que el in­for­me de­mos­tra­ba que ha­bía “ac­tua­do con di­li­gen­cia en el in­te­rés de las víc­ti­mas y pa­ra evi­tar nue­vos abu­sos”.

Sus de­fen­so­res des­ta­ca­ron que san­cio­nó a al­gu­nos cu­ras y que in­clu­so opu­so re­sis­ten­cia a una or­den del Va­ti­cano pa­ra res­ta­ble­cer las fun­cio­nes de uno de los cu­ras pe­de­ras­tas.

Pe­ro el fis­cal general de Pen­sil­va­nia, Josh Sha­pi­ro, lo acu­só de men­tir. “Mu­chas de sus de­cla­ra­cio­nes tras el in­for­me del gran ju­ra­do son di­rec­ta­men­te con­tra­dic­to­rias con los do­cu­men­tos in­ter­nos de la Igle­sia y los ar­chi­vos se­cre­tos. Sus de­cla­ra­cio­nes en­ga­ño­sas se su­man a los es­fuer­zos de di­si­mu­la­ción”, con­si­de­ró.

An­tes de la pu­bli­ca­ción del in­for­me de Pen­sil­va­nia, la igle­sia ca­tó­li­ca es­ta­dou­ni­den­se ya se ha­bía vis­to sa­cu­di­da por la re­nun­cia, a fi­na­les de ju­lio, del car­de­nal Theo­do­re McCa­rrick, de 88 años y exar­zo­bis­po de Wa­shing­ton, de­bi­do a las acusaciones de abu­so se­xual a un ado­les­cen­te en los años 1970.

La Igle­sia Ca­tó­li­ca se en­fren­ta a una gra­ve cri­sis en todo el mun­do por las de­nun­cias de abu­so se­xual de me­no­res. En EEUU el es­cán­da­lo se ha cen­tra­do en la je­rar­quía, por lo que se es­pe­ra la de­sig­na­ción de nue­vos lí­de­res.

El car­de­nal Wuerl, en una de­cla­ra­ción pu­bli­ca­da ayer en el si­tio web de la ar­qui­dió­ce­sis, re­co­no­ció que la de­ci­sión del pa­pa va a pro­por­cio­nar un nue­vo li­de­raz­go a la ar­qui­dió­ce­sis.

“Y per­mi­tir que to­dos los fie­les, clé­ri­gos, re­li­gio­sos y lai­cos se con­cen­tren en la sa­na­ción y el fu­tu­ro. Per­mi­te que es­ta igle­sia local si­ga ade­lan­te”, afirmó.

“Una vez más, por even­tua­les erro­res de jui­cio en el pa­sa­do, pi­do dis­cul­pas y pi­do per­dón”, aña­dió.

AFP

Do­nald Wuerl, exar­zo­bis­po de Wa­shing­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.