“El fol­clor tras­cien­de y no se aca­ba nun­ca”

Pe­dro Ra­ma­yá ase­gu­ra que tie­ne más de 80 años de ca­rre­ra ar­tís­ti­ca Aquí re­cuer­da sus ini­cios en el co­rre­gi­mien­to de Pa­ti­co, en Bo­lí­var.

El Heraldo (Colombia) - - TENDENCIAS - Por Mi­che­lle Romero

Sen­ta­do en una me­ce­do­ra, con la mis­ma tran­qui­li­dad con la que to­ca el pi­to atra­ve­sa­do, se en­con­tra­ba Pe­dro Beltrán Cas­tro, co­no­ci­do co­mo Pe­dro Ra­ma­yá. En en el ba­rrio El Con­cord de Ma­lam­bo.

En una mano lle­va­ba su som­bre­ro y en la otra car­ga­ba una mo­chi­la mar­ca­da con su nom­bre en la que guar­da sus me­jo­res amu­le­tos: una flau­ta de mi­llo y una gai­ta co­lom­bia­na.

A sus 88 años, el maes­tro Ra­ma­yá aún guar­da la jo­via­li­dad y el di­na­mis­mo del hom­bre que, en 1975, se de­ci­dió a crear una ver­sión de cum­bia ins­pi­ra­da en una can­ción africana.

El te­ma que lle­vó por nom­bre “Ra­ma­yá” y se es­cu­cha­ba en las ver­be­nas del Ca­ri­be fue re­en­cau­cha­da por Beltrán y su con­jun­to. El resultado lo in­mor­ta­li­zó co­mo una le­yen­da vi­vien­te de la cum­bia.

“En ca­da pre­sen­ta­ción me lla­ma­ban Ra­ma­yá, en ca­da es­qui­na me gri­ta­ban Ra­ma­yá, de ahí en ade­lan­te no me pu­de za­far de ese nom­bre. Nun­ca me mo­les­tó que me lla­ma­ran así, en cam­bio aho­ra me molesto cuan­do no me di­cen Ra­ma­yá”, con­tó .

Na­ció en 1930 en el co­rre­gi­mien­to de Pa­ti­co, mu­ni­ci­pio de Ta­lai­gua Nue­vo. En esa pe­que­ña po­bla­ción de Bo­lí­var, en la que rei­nan los queha­ce­res agrí­co­las y pe­cua­rios, el aho­ra ‘Rey del Pi­to Atra­ve­sa­do’ en­ten­dió que ha­bía na­ci­do pa­ra co­sas “más sua­ves”.

“Yo soy mú­si­co des­de que na­cí, el llan­to mío era ar­mo­nio­so”, di­jo entre ri­sas al ser in­da­ga­do so­bre su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca.

“Mi pa­pá era gai­te­ro, creo que he­re­dé de él ese le­ga­do mu­si­cal, pe­ro yo apren­dí a tocar fue la dul­zai­na. En esa épo­ca la gen­te se ad­mi­ra­ba ver­me tan pe­que­ño to­can­do ins­tru­men­tos, po­dría te­ner cin­co años”, agre­gó.

Ra­ma­yá re­ci­bió el pa­sa­do mar­tes un ho­me­na­je en la Uni­ver­si­dad de la Cos­ta (CUC) por su amplia trayectoria ar­tís­ti­ca. Se­gún él tie­ne más de 80 años de ca­rre­ra de­bi­do a que la mú­si­ca ha es­ta­do pre­sen­te en su vi­da des­de sus primeros años.

“Son 88 años de ca­rre­ra ar­tís­ti­ca por­que na­cí con la mú­si­ca y el sen­ti­mien­to. Yo me de­di­qué a ha­cer com­po­si­cio­nes. Ya des­pués co­men­cé a ad­mi­rar a las mu­je­res que pa­ra mí to­das son her­mo­sas, y así em­pe­zó la mú­si­ca mía, ins­pi­ra­da en ellas. Aunque, en oca­sio­nes sa­qué mis co­sas en do­ble sen­ti­do”.

El ar­tis­ta no po­dría men­cio­nar a una de sus can­cio­nes co­mo fa­vo­ri­ta, “por­que lue­go se mo­les­ta la otra”, ex­pre­só mos­tran­do una sonrisa con ese hu­mor di­cha­ra­che­ro que lo ca­rac­te­ri­za. Pa­ra él to­das y ca­da una de sus pie­zas mu­si­ca­les son de gran va­lor sen­ti­men­tal. Sin em­bar­go, can­cio­nes co­mo “Por mí te mue­res”, re­fle­jan un po­co de esas ex­pe­rien­cias acu­mu­la­das du­ran­te su lar­go pe­ri­plo por la vi­da.

“Eso fue que me die­ron un be­so y ese be­so pa­ra mí du­ró tan­to que vi­vía en mi pen­sa­mien­to”. Pa­ra el ar­tis­ta la mú­si­ca fol­cló­ri­ca fue la que lo es­co­gió a él, por es­te mo­ti­vo se de­cla­ra un eterno enamo­ra­do de sus raí­ces.

CÉ­SAR BO­LÍ­VAR Y LUIS FE­LI­PE DE LA HOZ

Pe­dro Ra­ma­yá to­ca la gai­ta en su ca­sa, en Ma­lam­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.