Con la sa­la en la co­ci­na

Los es­pa­cios in­te­gra­dos son la nue­va ten­den­cia en re­mo­de­la­ción de vi­vien­das usa­das. Los pi­sos y las pa­re­des for­man par­te de los nue­vos di­se­ños mo­der­nos.

Especial Regional Revista Semana - - SUMARIO -

Com­par­tir con la fa­mi­lia y los ami­gos es la prio­ri­dad en los di­se­ños ar­qui­tec­tó­ni­cos de hoy. Por ello, en­tre me­nos pa­re­des in­te­rio­res me­jor, por­que se apro­ve­cha la ilu­mi­na­ción na­tu­ral, se le da vi­da a ca­da lu­gar y se po­ten­cia­li­za la de­co­ra­ción. Y es­ta ten­den­cia, la de los es­pa­cios abier­tos, se ob­ser­va no so­lo con las uni­da­des de vi­vien­da nue­va, sino en las re­mo­de­la­das.

Da­do que ca­da día son más las fa­mi­lias que apues­tan por una vi­vien­da pa­ra re­mo­de­lar, los ex­per­tos en el te­ma ofre­cen opciones de ase­so­ría en el di­se­ño y ma­te­ria­les no­ve­do­sos y de van­guar­dia pa­ra de­jar los es­pa­cios “me­jor que nue­vos”.

“En co­ci­nas es­tá muy de mo­da in­te­grar el área de ser­vi­cio con la de la co­ci­na, que aho­ra es­tá es­truc­tu­ra­da pa­ra com­bi­nar y com­ple­men­tar en di­se­ño y fun­cio­na­li­dad tan­to el área de coc­ción co­mo la de la­va­do. La idea de in­te­grar es­tos es­pa­cios es ofre­cer so­lu­cio­nes mul­ti­fun­cio­na­les pa­ra el ho­gar”, in­di­ca Ma­ría

Pao­la Aran­go, ge­ren­te pa­na­me­ri­ca­na Mer­ca­deo, Baños y Co­ci­nas, de Co­ro­na.

En es­ta área se en­cuen­tran innovadores pro­duc­tos co­mo la­va­de­ros que, gra­cias a sus ac­ce­so­rios, son mu­cho más que un sim­ple dis­pen­sa­dor de agua. Ofre­cen so­lu­cio­nes al­ter­na­ti­vas co­mo una mesa de tra­ba­jo pa­ra rea­li­zar di­fe­ren­tes la­bo­res del ho­gar, ha­cer jar­di­ne­ría, ba­ñar a la mas­co­ta, etc. “Ca­da vez más, los es­pa­cios son más com­pac­tos y es muy im­por­tan­te que ten­gan usos al­ter­na­ti­vos pa­ra sa­tis­fa­cer di­fe­ren­tes ne­ce­si­da­des y dar so­lu­cio­nes en el ho­gar”, agre­ga la ex­per­ta.

La co­ci­na aho­ra es­tá con­ce­bi­da co­mo un área de reunión pa­ra com­par­tir con fa­mi­lia y ami­gos, por lo que es­te es­pa­cio es ca­da vez más abier­to e in­te­gra­do con el área so­cial. Co­mo al­ter­na­ti­va de in­te­gra­ción y reunión, Co­ro­na co­men­zó a di­se­ñar sus co­ci­nas lis­tas pa­ra ar­mar, con ba­rras mó­vi­les que sir­ven co­mo co­me­dor o mesa au­xi­liar, o in­clu­so co­mo una ex­ten­sión del área de tra­ba­jo.

En cuan­to a pi­sos pa­ra es­te es­pa­cio, con un trá­fi­co tan pe­sa­do, los ex­per­tos acon­se­jan que de­ben ser, ade­más, re­sis­ten­tes a los áci­dos, las caí­das de ob­je­tos cor­to­pun­zan­tes y de­más efec­tos que pue­dan cau­sar otros los lí­qui­dos y el agua. De­ben ser ma­te­ria­les de com­ba­te, pe­ro tam­bién con un al­to gra­do de belleza, pues la co­ci­na es aho­ra más que na­da un es­pa­cio pa­ra mos­trar y dis­fru­tar.

“Se es­tán usan­do mu­cho los pi­sos con apa­rien­cia na­tu­ral, ya sea con aca­ba­do bri­llan­te o ma­te, pues le dan un toque na­tu­ral al es­pa­cio trans­mi­tién­do­le ca­li­dez al am­bien­te. Pa­ra in­te­grar los es­pa­cios y dar­les ma­yor am­pli­tud, es­tá de mo­da ins­ta­lar el mis­mo pi­so en la co­ci­na y el área so­cial”, re­co­mien­da Aran­go.

En pa­re­des de co­ci­na es apro­pia­do ele­gir un de­co­ra­do que de­fi­na y per­so­na­li­ce el am­bien­te. Es­ta elec­ción es fun­da­men­tal si se quie­re des­ta­car el es­pa­cio y lo­grar que se di­fe­ren­cie de otros de­bi­do a que aho­ra es­tas su­per­fi­cies se roban el show des­de la sa­la.

ES­PA­CIO DE RELAJACIÓN

En baños es­tá de mo­da fu­sio­nar la tec­no­lo­gía con la na­tu­ra­le­za pe­ro, ade­más, pro­te­ger­la. “Es por es­to que Co­ro­na ha desa­rro­lla­do tec­no­lo­gías en sus sa­ni­ta­rios, gri­fe­rías y du­chas que per­mi­ten aho­rrar agua en ca­da uso y así pre­ser­var el en­torno na­tu­ral y la eco­no­mía del ho­gar”, co­men­ta Aran­go, de Co­ro­na.

Así es po­si­ble dis­fru­tar de un re­la­jan­te ba­ño sin car­gos de con­cien­cia ni en la fac­tu­ra ni con la eco­lo­gía. Los pro­duc­to­res de gri­fe­rías han desa­rro­lla­do pie­zas de gran for­ma­to pa­ra ge­ne­rar un va­ria­do me­nú de efec­tos con los chorros del agua, que van des­de uno que si­mu­la la llu­via con go­tas di­fu­mi­na­das has­ta otro que usa eyec­to­res di­rec­tos que ha­cen ma­sa­jes en el cuer­po.

Esos di­se­ños son los com­ple­men­tos per­fec­tos pa­ra re­sal­tar y dar es­ti­lo y per­so­na­li­dad a los baños, ade­más, ma­xi­mi­zar la sen­sa­ción de bie­nes­tar de es­tos es­pa­cios que hoy, más que nun­ca, se asi­mi­lan a un spa.

En pi­sos pa­ra ba­ño se re­co­mien­da ele­gir aque­llos con tec­no­lo­gía ARD (Al­ta Re­sis­ten­cia al Des­li­za­mien­to), que evi­tan caí­das y ofre­cen ma­yor seguridad y du­ra­bi­li­dad.

La elec­ción de pa­re­des pa­ra es­te es­pa­cio es tam­bién muy im­por­tan­te, por­que es aquí don­de se de­fi­ne el es­ti­lo de de­co­ra­ción que se le quie­re dar. A la ho­ra de es­co­ger la pared es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que los baños, al ser áreas re­du­ci­das, ne­ce­si­tan pa­re­des cla­ras pa­ra ver­se más am­plios y asép­ti­cos. Las pa­re­des bri­llan­tes con es­mal­tes es­pe­cia­les (tec­no­lo­gía Bri­llox) pro­veen un bri­llo ti­po es­pe­jo que per­mi­te ma­yor re­fle­jo de la luz y ma­yor lu­mi­no­si­dad. De­fi­ni­ti­va­men­te, el bri­llo en pi­sos y pa­re­des es al­ta­men­te va­lo­ra­do por el con­su­mi­dor co­lom­biano.

Así mis­mo de­ben ma­ne­jar­se su­per­fi­cies que no ten­gan mi­cro­fi­su­ras ni entradas don­de pue­dan alo­jar­se los hon­gos, que se nu­tren de la hu­me­dad que que­da en el am­bien­te lue­go de las du­chas

Ca­da vez más, los es­pa­cios son más com­pac­tos y con usos al­ter­na­ti­vos pa­ra sa­tis­fa­cer di­fe­ren­tes ne­ce­si­da­des y dar so­lu­cio­nes en el ho­gar.

Las co­ci­nas mo­der­nas son pa­ra mos­trar.

Los co­lo­res cla­ros dan la sen­sa­ción de am­pli­tud a los baños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.