El mi­ni­ma­lis­mo tro­pi­cal de Alexandra Bueno

Lue­go de ha­ber ga­na­do la más re­cien­te edi­ción del con­cur­so “Se bus­ca di­se­ña­dor”, la crea­do­ra se en­fren­ta al re­to más gran­de de su vi­da: pre­sen­tar una co­lec­ción com­ple­ta en la pasarela FUCSIA-FINESSE, en Colombiamoda.

Fucsia - - PUNTOCOM -

Sue­na a cli­ché, pe­ro en es­te ca­so no hay por qué no de­cir: “Hi­jo de ti­gre sa­le pin­ta­do”. Alexandra Bueno cre­ció vien­do a su ma­dre, la di­se­ña­do­ra de ac­ce­so­rios Adria­na Ta­ve­ra, pin­tan­do, crean­do y ha­cien­do to­do ti­po de ma­nua­li­da­des. Por eso, no es de ex­tra­ñar que pe­se a su cor­ta edad, es­té desafian­do los es­tán­da­res del di­se­ño y se ha­ya ido po­si­cio­nan­do co­mo una de las crea­do­ras emer­gen­tes más im­por­tan­tes del país.

Des­de muy jo­ven, es­ta bo­go­ta­na des­cu­brió su po­ten­cial in­ven­ti­vo. “Siem­pre he si­do muy ar­tís­ti­ca; es mi pa­sión. Cuan­do es­ta­ba en el co­le­gio me pre­mia­ban por mis tra­ba­jos, pues se me fa­ci­li­ta mu­cho la con­cep­tua­li­za­ción de ideas”. Pre­ci­sa­men­te por eso, y por­que no se la lle­va­ba muy bien con los nú­me­ros, con­tem­pló co­mo pro­fe­sión el di­se­ño. “Cuan­do tu­ve que de­ci­dir qué iba a es­tu­diar te­nía cla­ro que me in­cli­na­ba ha­cia la par­te crea­ti­va. Me gus­ta­ban to­das las ra­mas del di­se­ño, co­men­zan­do por el de mo­das, pa­san­do por el grá­fi­co y has­ta el de in­te­rio­res. Sin em­bar­go, el in­dus­trial me pa­re­cía el más com­ple­to, pues es­te reúne de to­do un po­co”. Lue­go de gra­duar­se de la Uni­ver­si­dad Jor­ge Ta­deo Lo­zano, y aún ávi­da de co­no­ci­mien­to, se dis­pu­so a com­ple­men­tar su for­ma­ción con cur­sos de sty­ling, pro­duc­ción y pa­tro­na­je.

Muy pron­to reunió es­fuer­zos pa­ra te­ner una mar­ca pro­pia, aun­que ase­gu­ra que no es­ta­ba en­tre sus pla­nes que fue­ra de mo­da. “Fue al­go que se dio es­pon­tá­nea­men­te”. Lo que mu­chos no sa­ben es que an­tes de crear su fir­ma ho­mó­ni­ma, Alexandra te­nía una mar­ca que se es­pe­cia­li­za­ba en te­mas de ho­gar y que con­ta­ba con una pe­que­ña lí­nea de ro­pa lla­ma­da Di Té que, con­tra to­dos los pro­nós­ti­cos, fue la que le dio el im­pul­so que ne­ce­si­ta­ba. Gra­cias a es­ta, el año pa­sa­do pu­do pre­sen­tar sus di­se­ños en im­por­tan­tes pla­ta­for­mas de mo­da, co­mo la pasarela de Ta­len­tos Jó­ve­nes La­ti­noa­me­ri­ca­nos, en Nue­va York; El Cu­bo y el Vo­gue Ta­lents Cor­ner, en Me­de­llín, y la pasarela 5×5 de B Ca­pi­tal, en Bogotá.

Y es que pa­ra ella su ca­rre­ra tie­ne un an­tes y un des­pués mar­ca­do por la pa­sa­da edi­ción de Colombiamoda. “Es­toy se­gu­ra de que la vi­da tie­ne tiem­pos per­fec­tos pa­ra to­do. Aun­que me sen­tía bien con lo que es­ta­ba ha­cien­do, no po­día qui­tar­me la idea de que al­go fal­ta­ba, que ne­ce­si­ta­ba un cam­bio. Al ver la aco­gi­da de mis crea­cio­nes, per­dí el mie­do y de­ci­dí lan­zar­me a ‘Se bus­ca di­se­ña­dor’ con una mar­ca que lle­va­se mi nom­bre.

He se­gui­do muy de cer­ca la tra­yec­to­ria de quie­nes han par­ti­ci­pa­do en el con­cur­so. So­bre to­do a tra­vés de la his­to­ria de mi ami­go Car­lo Ca­rri­zo­sa; él fue mi ma­yor ins­pi­ra­ción pa­ra par­ti­ci­par. Es­ta era, en re­su­mi­das cuen­tas, una opor­tu­ni­dad de cum­plir mis sue­ños”.

Un sue­ño que con el tiem­po ha ido al­can­zan­do, pe­ro que es­te año co­bra­rá más fuer­za que nun­ca al pro­ta­go­ni­zar uno de acon­te­ci­mien­tos más es­pe­ra­dos de Colombiamoda: la pasarela FUCSIA-FINESSE. “Creo que no hay pa­la­bras que des­cri­ban la fe­li­ci­dad y gra­ti­tud que sien­to en es­te mo­men­to. Es­toy re­pre­sen­tan­do a la re­vis­ta de mo­da más gran­de del país. Y sé, por­que lo he vis­to en otros con­cur­san­tes, que lo que vie­ne des­pués de es­to es tan ma­jes­tuo­so que ni me lo pue­do ima­gi­nar. Es­pe­ro plas­mar mi esen­cia, his­to­ria y ADN en al­go que to­dos re­cuer­den”.

De ahí que la ins­pi­ra­ción de la co­lec­ción sean sus va­ca­cio­nes de in­fan­cia. “Un día me pu­se a ana­li­zar los ál­bu­mes de cuan­do era chi­qui­ta, y vi to­dos lo en­tor­nos en don­de cre­cí y los am­bien­tes cá­li­dos de mis via­jes fa­mi­lia­res”. El con­cep­to de la pasarela no pue­de ser más acer­ta­do pues, hoy por hoy, es­tá en furor la es­té­ti­ca tro­pi­cal y ve­ra­nie­ga, tan­to en ac­ce­so­rios co­mo en pren­das. Sin em­bar­go, ca­be acla­rar que ella le da su to­que per­so­nal, in­clu­yen­do fra­ses co­lo­quia­les bor­da­das que le ha­cen un gui­ño a la idio­sin­cra­sia y cul­tu­ra co­lom­bia­na, y que le dan ese sa­bor de iden­ti­dad con el que que­re­mos que nos re­co­noz­can en el mun­do.

“Me fal­ta mu­cho pa­ra lle­gar al éxi­to; ape­nas es­toy em­pe­zan­do. Sin em­bar­go, sien­to una rea­li­za­ción muy gran­de cuan­do me re­co­no­cen y lla­man pa­ra for­mar par­te de es­tos even­tos. Es en ese mo­men­to en que di­go: ‘Voy por buen ca­mino’”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.