Ben­di­ción artesanal

La lle­ga­da del pa­pa Fran­cis­co a Co­lom­bia fue un sue­ño cum­pli­do pa­ra mu­chos ca­tó­li­cos del país. Pa­ra Pi­lar Cas­ta­ño y Mer­ce­des Salazar fue un acon­te­ci­mien­to que mar­ca­rá sus vi­das pa­ra siem­pre. ¿Có­mo lo­gra­ron unir re­li­gión y téc­ni­cas ar­te­sa­nas co­mo la de

Fucsia - - MODA - Por: Ana Ma­ría Ja­ra­mi­llo Castillo

un­que am­bas afir­man que ves­tir al pa­pa fue, tal vez, uno de los ho­no­res más gran­des que han te­ni­do, ca­da una con­fie­sa que es­to lle­va­ba li­ga­do, ade­más, un as­pec­to muy es­pe­cial. Pi­lar sin­tió al es­pí­ri­tu de su ma­dre pre­sen­te en ca­da pa­so de es­te pro­yec­to: “Es­toy se­gu­ra que mi ma­má, des­de el cie­lo, me en­vió es­ta opor­tu­ni­dad, y me ilu­mi­nó el ca­mino; por eso, ha­ber for­ma­do par­te de es­to me lle­na de fe­li­ci­dad”. Pa­ra Mer­ce­des, no so­lo sig­ni­fi­có un re­co­no­ci­mien­to al tra­ba­jo que ha rea­li­za­do des­de ha­ce mu­chos años, sino que fue tam­bién un ho­me­na­je a los ar­te­sa­nos que han acom­pa­ña­do su ca­mino y que, pa­ra ella, son la esen­cia de la mo­da na­cio­nal.

Lo cu­rio­so de es­te acon­te­ci­mien­to no fue ves­tir al guía es­pi­ri­tual de los ca­tó­li­cos, sino que lo­grar­lo im­pli­có cam­biar al­gu­nas tra­di­cio­nes pa­pa­les en el ca­mino. Por ejem­plo, aun­que de­trás del pro­yec­to ha­bía un equi­po de ex­per­tos que ha ela­bo­ra­do pie­zas ecle­siás­ti­cas por ge­ne­ra­cio­nes, que las ca­be­zas crea­ti­vas prin­ci­pa­les fue­ran dos per­so­nas que nun­ca ha­bían es­ta­do re­la­cio­na­das con es­te te­ma en es­pe­cí­fi­co, re­sul­tó in­no­va­dor y le agre­gó cier­ta ma­gia. In­clu­so, des­de siem­pre las ves­ti- du­ras pa­pa­les se han des­ta­ca­do por ser sun­tuo­sas y os­ten­to­sas, col­ma­das de bor­da­dos en hi­los de oro so­bre se­das de­li­ca­das y con pie­dras pre­cio­sas.

Sin em­bar­go, en es­te ca­so, los di­se­ños se ale­ja­ron del lu­jo pa­ra re­fle­jar la esen­cia co­lom­bia­na a tra­vés de las téc­ni­cas ar­te­sa­na­les más re­co­no­ci­das del país. Se tra­tó, pues, de unos tra­jes que, des­de su con­cep­ción, fue­ron un com­pen­dio de las tra­di­cio­nes, ar­te, cul­tu­ra, fau­na y flo­ra de la na­ción, sin res­tar­le im­por­tan­cia a los sím­bo­los sa­gra­dos y a los ele­men­tos que for­man par­te de es­ta mís­ti­ca ves­ti­men­ta.

Pa­ra la pe­rio­dis­ta y ex­per­ta en mo­da Pi­lar Cas­ta­ño, no re­sul­tó tan ex­tra­ño que las hu­bie­ran con­vo­ca­do pa­ra es­te pro­yec­to; por el con­tra­rio, le pa­re­ció fa­bu­lo­so que el equi­po crea­ti­vo lo en­ca­be­za­ran una cu­ra­do­ra y una di­se­ña­do­ra que se ex­pre­san con fa­ci­li­dad a tra­vés de su sa­ber ha­cer.

“La mo­da es co­mu­ni­ca­ción. Es el ar­te que hay im­plí­ci­to en es­to, el amor, la es­pe­ran­za. El len­gua­je que trans­mi­te la mo­da mu­chas ve­ces di­ce más que las pro­pias pa­la­bras. La mo­da en Co­lom­bia siem­pre ha si­do ce­re­mo­nial, ha ves­ti­do las ce­le­bra­cio­nes des­de tiem­pos in­me­mo­ra­bles, y esa es su esen­cia. Co­lom­bia es ale­gría, vida, paz, es­pe­ran­za, fe. Por eso re­sul­tó más que ló­gi­co que qui­sié­ra­mos que es­te per­so­na­je la­ti­noa­me­ri­cano, que re­pre­sen­ta los idea­les por los que tan­to lu­cha­mos, por­ta­ra so­bre su pe­cho a Co­lom­bia: sus raí­ces y su gen­te”, co­men­ta.

No fue un tra­ba­jo sen­ci­llo; re­qui­rió una am­plia in­ves­ti­ga­ción pre­via, así co­mo lar­gas jor­na­das en­tre to­do el equi­po pa­ra fu­sio­nar la crea­ti­vi­dad, la artesanía y la sim­bo­lo­gía re­li­gio­sa en un di­se­ño que que­da­ra en el re­cuer­do de to­dos los co­lom­bia­nos y del mun­do. Un di­se­ño que de­mos­tró la com­ple­ji­dad y el ver­da­de­ro va­lor de las ma­nos ar­te­sa­nas y que, muy pro­ba­ble­men­te, ca­ta­pul­te el di­se­ño na­cio­nal en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal. “La mo­da es apa­ren­te. La gen­te, cuan­do ve al­go que le gus­ta, tra­ta de re­pro­du­cir­lo. Gra­cias a la vi­si­ta del pa­pa, la artesanía co­lom­bia­na lle­gó a los ojos de mu­chos en to­do el mun­do. Eso ubi­ca nues­tra mo­da en el top of mind de los con­su­mi­do­res y com­pra­do­res, so­bre to­do aho­ra que es­ta­mos vi­vien­do un mo­men­to en el que la artesanía re­sur­ge y es co­di­cia­da por to­dos. Den­tro de po­co ve­rán que las cha­qui­ras se­rán el ele­men­to prin­ci­pal de las co­lec­cio­nes de ca­sas de mo­da de re­nom­bre, y la ten­den­cia re­li­gio­sa se­rá la fa­vo­ri­ta de las tem­po­ra­das ve­ni­de­ras. Eso lo ase­gu­ro”, agre­ga.

Lo cier­to es que los co­lom­bia­nos no so­lo dis­fru­ta­ron la gra­cia im­plí­ci­ta en la vi­si­ta pa­pal, tam­bién se iden­ti­fi­ca­ron en los atuen­dos que el su­mo pon­tí­fi­ce usó en los cua­tro días de su es­tan­cia, pues so­bre su pe­cho y ca­be­za lle­vó plas­ma­dos el al­ma an­ces­tral de los ar­te­sa­nos na­cio­na­les, las flo­res de nues­tros jar­di­nes, los ani­ma­les que de­co­ran nues­tro pai­sa­je sa­ba­ne­ro e, in­clu­so, uno de nues­tros sím­bo­los re­li­gio­sos más re­pre­sen­ta­ti­vos: la Vir­gen de Chi­quin­qui­rá.

Vi­lla­vi­cen­cio ins­pi­ra­do en el mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co naif, es la re­pre­sen­ta­ción de có­mo, por tra­di­ción fa­mi­liar, la Vir­gen de Chi­quin­qui­rá se po­sa en los co­ra­zo­nes.

Mer­ce­des

Salazar

Pi­lar Cas­tano

Car­ta­ge­na Ins­pi­ra­da en la fau­na y flo­ra de Co­lom­bia. Los bor­da­dos fue­ron he­chos a mano en Car­ta­go, por Inés Adria­na Mu­ri­llo, Deisy He­nao, Ali­cia Castro y Ce­ci­lia Ve­lás­quez, de la ca­sa de bor­da­dos De­co­ra­lia.

La téc­ni­ca uti­li­za­da es el te­ji­do en cha­qui­ra so­bre te­lar. He­cho a mano por seis maes­tros ar­te­sa­nos de Si­bun­doy, en el Pu­tu­ma­yo.

Me­de­llin

Bo­go­ta En­tre nu­dos he­chos a mano se te­je un río con cru­ces do­ra­das acom­pa­ña­das de una re­pre­sen­ta­ción del ojo de Dios que idea­li­za la mi­ra­da bon­da­do­sa de la di­vi­ni­dad a su Crea­ción.

El bor­da­do es­tá ins­pi­ra­do en los mo­ti­vos an­ces­tra­les de la co­mu­ni­dad in­dí­ge­na ka­mën­tsá. La pro­pues­ta de di­se­ño evo­ca el ojo de Dios que pro­te­ge y mues­tra el ca­mino de la vida.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.