AMI­GOS Y AMAN­TES

Una de las pa­re­jas más me­diá­ti­cas del país, e ins­pi­ra­ción pa­ra mu­chos enamo­ra­dos, re­ci­bió a FUC­SIA en Los Án­ge­les pa­ra ha­blar de lo que los ha man­te­ni­do uni­dos y fe­li­ces.

Fucsia - - PORTADA -

Son las 9:00 a.m. en Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia, el día es­tá nu­bla­do pe­ro la tem­pe­ra­tu­ra es agra­da­ble. Mó­ni­ca y Juan Pa­blo se en­cuen­tran con nues­tro equi­po de pro­duc­ción en Ma­li­bu Farm, el res­tau­ran­te que trae a su me­mo­ria los gra­tos mo­men­tos que ex­pe­ri­men­ta­ron allí cuan­do re­si­dían en la ciu­dad de las es­tre­llas; hoy vi­ven en Ca­na­dá.

Ade­más de nues­tra por­ta­da, la ci­ta en es­te em­ble­má­ti­co lu­gar tie­ne una ro­mán­ti­ca ra­zón: el sex­to aniver­sa­rio del ma­tri­mo­nio en­tre el ac­tor y la pe­rio­dis­ta. Lle­gan en fa­mi­lia con su hi­jo, Joa­quín, que es el cen­tro de sus vi­das. Su son­ri­sa los de­la­ta: son cóm­pli­ces, me­jo­res ami­gos y es­tán fe­li­ces.

En­fren­tan la se­sión de fotos con el des­par­pa­jo y la tran­qui­li­dad que los ca­rac­te­ri­za, y con el pro­fe­sio­na­lis­mo que los ha lle­va­do has­ta don­de es­tán. So­lo se de­tie­nen por mo­men­tos pa­ra aten­der a su pe­que­ño, que es ca­si tan fa­mo­so co­mo ellos. El amor se sien­te en el ai­re; to­do flu­ye con na­tu­ra­li­dad.

De allí va­mos a San­ta Mó­ni­ca Pier, el gran mue­lle de en­tra­da icó­ni­ca que ha si­do tes­ti­go mu­do de mi­llo­nes de his­to­rias de amor, co­mo la ellos.

FUC­SIA: con Mó­ni­ca,Juan Pa­blo siem­pre Raba ha co­mo des­cri­tou­na re­la­ción­su re­la­ción de com­pli­ci­dad, ¿qué la con­vier­te en cóm­pli­ce de su es­po­so?

Mó­ni­ca Fonseca: Lo co­ti­diano, de lo más sen­ci­llo a lo más com­ple­jo. Somos cóm­pli­ces a dia­rio.

FUC­SIA: ¿Cuál cree que ha si­do el se­cre­to pa­ra que esa com­pli­ci­dad se man­ten­ga?

MF: Amor, res­pe­to y co­mu­ni­ca­ción.

FUC­SIA: ¿Qué ha apren­di­do en es­tos años de ma­tri­mo­nio so­bre el amor?

MF: Que es un sen­ti­mien­to que to­do lo pue­de.

FUC­SIA: A lo lar­go de su vida en co­mún han te­ni­do que cam­biar va­rias ve­ces de lu­gar de re­si­den­cia, ¿có­mo han he­cho pa­ra que es­tos cam­bios no afec­ten ne­ga­ti­va­men­te su re­la­ción?

MF: Los cam­bios siem­pre se­rán po­si­ti­vos, si te­ne­mos una bue­na alian­za en­tre los dos. Ha si­do una aven­tu­ra ma­ra­vi­llo­sa co­no­cer nue­vos lu­ga­res y per­so­nas al la­do de Juan Pa­blo y Joa­quín.

FUC­SIA: ¿Có­mo han lo­gra­do con­ci­liar su vida en pa­re­ja y pro­yec­tos co­mu­nes con los sue­ños de ca­da uno?

MF: He­mos lo­gra­do com­par­tir tiem­pos y ar­ti­cu­lar­los de ma­ne­ra que po­da­mos ha­cer lo que nos gus­ta, sin sa­cri­fi­car a la fa­mi­lia.

FUC­SIA: ¿Qué la enamo­ra to­dos los días de Juan Pa­blo?

MF: Su cons­tan­cia, de­di­ca­ción, su ale­gría por la vida, su ge­ne­ro­si­dad... has­ta cuan­do es­tá “pa­ta­le­tu­do” me pa­re­ce re­gio.

FUC­SIA: ¿Qué es lo que más ad­mi­ra de

él?

MF: Su per­se­ve­ran­cia y su in­men­sa ca­pa­ci­dad de sa­car ade­lan­te con éxi­to to­dos los pro­yec­tos o re­tos que em­pren­de. Esa for­ta­le­za y de­ter­mi­na­ción son in­va­lua­bles.

FUC­SIA: ¿Cuál ha si­do la sor­pre­sa más gran­de que ha re­ci­bi­do de él?

MF: Me sor­pren­de siem­pre con re­ga­los que ten­gan que ver con ar­te.

FUC­SIA: ¿Có­mo ce­le­bran usual­men­te las fe­chas es­pe­cia­les?

MF: Pa­ra no­so­tros, cual­quier mo­men­to es es­pe­cial, por eso nos gus­ta des­cu­brir res­tau­ran­tes, co­ci­nar jun­tos en ca­sa o, sim­ple­men­te, ex­plo­ra­mos lo que en­con­tre­mos en el ca­mino.

FUC­SIA: ¿Qué ha­cen cuan­do lle­van va­rios días sin ver­se?

MF: Nos ve­mos siem­pre, así es­te­mos le­jos... gra­cias a la ma­ra­vi­llo­sa tec­no­lo­gía.

FUC­SIA: El amor ha­ce que sa­que­mos la me­jor ver­sión de no­so­tros mis­mos. ¿Qué sa­có Juan Pa­blo Raba de Mó­ni­ca Fonseca?

MF: El ama de ca­sa que es­ta­ba bien es­con­di­da, ja­ja­ja­ja­ja.

FUC­SIA: ¿Qué es lo más ro­mán­ti­co que ha he­cho por Juan Pa­blo?

MF: Soy de­ta­llis­ta en lo co­ti­diano; esa es mi for­ma de ser ro­mán­ti­ca. Siem­pre es­toy aten­ta a lo que le gus­ta.

FUC­SIA: ¿Y lo más osa­do?

MF: Cam­biar de có­di­go pos­tal ca­da seis me­ses o un año.

FUC­SIA: ¿Có­mo ha cam­bia­do Juan Pa­blo

su vida?

MF: No ha cam­bia­do mi vida, ha ve­ni­do más bien a com­ple­men­tar­la.

FUC­SIA: Ac­tual­men­te vi­ven en Ca­na­dá, ¿por qué la de­ci­sión de ra­di­car­se en ese país?

MF: Juan Pa­blo es­tá ha­cien­do la se­gun­da tem­po­ra­da de Six pa­ra His­tory Chan­nel; es uno de los pro­ta­go­nis­tas.

FUC­SIA: ¿Qué los ha sor­pren­di­do de ese lu­gar?

MF: Sus es­pec­ta­cu­la­res pai­sa­jes, su ex­ce­len­te trans­por­te pú­bli­co, la con­cien­cia eco­ló­gi­ca de sus ciu­da­da­nos, lo ver­de y exu­be­ran­te de su ve­ge­ta­ción y, de­fi­ni­ti­va­men­te, los osos ne­gros vi­si­tan­do los al­re­de­do­res de mi ca­sa, a los que hay que te­ner­les cui­da­do y mu­cho res­pe­to; pe­ro, eso sí, son di­vi­nos.

FUC­SIA: ¿Có­mo es la ru­ti­na de los dos le­jos de ca­sa?

MF: La ru­ti­na que cum­pli­mos, sin ex­cep­ción, es no de­jar de ver­nos du­ran­te más de 10 días, y ha­blar to­do el tiem­po, con­ver­sar so­bre nues­tro día.

FUC­SIA: Juan Pa­blo, ¿qué ha apren­di­do en es­tos años de ma­tri­mo­nio so­bre el amor?

Juan Pa­blo Raba: Creo que no hay me­jor for­ma de apren­der so­bre el amor que el ma­tri­mo­nio, la fa­mi­lia. Lo que apren­des del amor es que vie­ne de mu­chas for­mas di­fe­ren­tes. El amor es pa­sión, tran­qui­li­dad, paz, per­dón, pa­cien­cia, amis­tad, com­pa­ñía. To­dos los días es­toy apren­dien­do co­sas nue­vas so­bre el amor.

FUC­SIA: ¿Qué lo enamo­ra to­dos los días de Mó­ni­ca?

JPR: Su in­te­li­gen­cia, su fran­que­za. Me enamo­ra ver­la con Joa­quín, eso es lo que más me gus­ta, me fas­ci­na ver­la in­ter­ac­tuar con él. Su son­ri­sa, su ale­gría, su for­ma de reír. Los pe­que­ños de­ta­lles, los sim­ples; me enamo­ra cuan­do nos di­ver­ti­mos con las co­sas más sen­ci­llas de la vida. Nos reí­mos mu­cho, la pa­sa­mos muy bien jun­tos; eso me enamo­ra per­ma­nen­te­men­te.

FUC­SIA: ¿Qué es lo que más ad­mi­ra de ella? JPR: La dis­po­si­ción pa­ra sa­car siem­pre lo me­jor de cual­quier si­tua­ción y de ca­da per­so­na. Su ca­pa­ci­dad pa­ra nun­ca con­for­mar­se con me­nos; siem­pre que to­do sea me­jor y que ca­da per­so­na a su al­re­de­dor pue­da dar lo me­jor de sí mis­ma.

FUC­SIA: ¿Cuál ha si­do la sor­pre­sa más ines­pe­ra­da que ha re­ci­bi­do de ella?

JPR: Aun­que te­ne­mos un acuer­do de es­tar la ma­yor can­ti­dad de tiem­po po­si­ble jun­tos, y eso es com­pli­ca­do por mi tra­ba­jo, ella me sor­pren­de con la dis­po­si­ción que tie­ne pa­ra ha­cer es­to po­si­ble; siem­pre tie­ne la for­ma de

"Creo que no hay me­jor for­ma de apren­der so­bre el amor que el ma­tri­mo­nio, la fa­mi­lia. Lo que apren­des del amor es que vie­ne de mu­chas for­mas di­fe­ren­tes",

Juan Pa­blo Raba.

or­ga­ni­zar a to­dos pa­ra que es­te­mos se­pa­ra­dos la me­nor can­ti­dad de tiem­po.

FUC­SIA: El amor ha­ce que sa­que­mos la me­jor ver­sión de no­so­tros mis­mos. ¿Qué sa­có Mó­ni­ca Fonseca de Juan Pa­blo Raba?

JPR: Me ha en­se­ña­do a ha­blar, a ser pa­cien­te, a ser me­nos im­pul­si­vo, a ana­li­zar con más tran­qui­li­dad mis si­tua­cio­nes la­bo­ra­les y per­so­na­les. Me ha en­se­ña­do a re­la­cio­nar­me co­rrec­ta­men­te en nues­tro ma­tri­mo­nio, a po­der co­mu­ni­car, a ha­blar con tran­qui­li­dad de nues­tras co­sas per­so­na­les; las ga­nas de su­pe­rar­me, de ser me­jor pa­pá, es­po­so, ac­tor y ami­go.

FUC­SIA: ¿Qué es lo más ro­mán­ti­co que ha he­cho por Mó­ni­ca?

JPR: Pa­ra no­so­tros, el ro­man­ti­cis­mo son los pe­que­ños de­ta­lles, el día a día, nues­tra co­ti­dia­ni­dad. Vi­vi­mos una vida ro­mán­ti­ca de via­jes y cam­bios cons­tan­tes. FUC­SIA: ¿Y lo más osa­do? JPR: A la se­ma­na de co­no­cer­nos le di­je que nos íba­mos a ca­sar y a te­ner hi­jos.

FUC­SIA: ¿Có­mo ha cam­bia­do Mó­ni­ca

su vida?

JPR: En to­dos los sen­ti­dos co­mo cual­quier ma­tri­mo­nio: te­ne­mos un hi­jo jun­tos, he­mos de­ci­di­do cons­truir un ca­mino jun­tos, te­ner una historia, una me­ta; eso cam­bia au­to­má­ti­ca­men­te la vida. Uno cam­bia cuan­do de­ci­de to­mar es­te com­pro­mi­so del ma­tri­mo­nio y la fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.