Sheryl Sand­berg, va­lor frente al do­lor

Ade­más de ser la eje­cu­ti­va es­tre­lla de Fa­ce­book, es­ta exi­to­sa eco­no­mis­ta de­di­ca bue­na par­te de su tiem­po a orien­tar a las per­so­nas en el ma­ne­jo del due­lo, com­par­tien­do el dra­ma que vi­vió a cau­sa de la muerte re­pen­ti­na de su es­po­so.

Fucsia - - CONTENIDO - Por: Ve­ró­ni­ca Ar­bo­le­da

En el 2013, Sheryl Sand­berg era una bri­llan­te eje­cu­ti­va. Te­nía uno de los car­gos di­rec­ti­vos más im­por­tan­tes del mundo co­mo je­fe de ope­ra­cio­nes de Fa­ce­book y es­ta­ba ca­sa­da con Da­vid (Da­ve) Goldberg, el amor de su vi­da y pa­dre de sus dos hi­jos. Su nom­bre fi­gu­ra­ba en pre­mios y no­mi­na­cio­nes a mu­je­res des­ta­ca­das por sus lo­gros cor­po­ra­ti­vos y se con­vir­tió en un re­fe­ren­te de li­de­raz­go fe­me­nino.

Fue en­ton­ces cuan­do la edi­to­rial Pen­guin Ran­dom Hou­se la in­vi­tó pa­ra es­cri­bir un li­bro que re­co­pi­la­ra con­se­jos y re­fle­xio­nes que con­si­de­ra­ra úti­les pa­ra ayu­dar a otras mu­je­res. La pu­bli­ca­ción Va­ya­mos ade­lan­te. Mu­je­res, tra­ba­jo y la vo­lun­tad de li­de­raz­go (Lean in, en in­glés) fue un éxi­to.

Sin em­bar­go, el 1 de ma­yo de 2015 su vi­da cam­bió pa­ra siem­pre. Du­ran­te unas va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res en una ca­sa pla­ye­ra en Na­ya­rit, Mé­xi­co, Da­ve se le­van­tó en la mi­tad de la no­che pa­ra ha­cer ejer­ci­cio en una má­qui­na elíp­ti­ca y se ca­yó, dán­do­se un fuer­te gol­pe en la ca­be­za. Sheryl se des­per­tó y lo en­con­tró ten­di­do bo­ca aba­jo en el sue­lo. De in­me­dia­to, fue lle­va­do al hos­pi­tal de Puer­to Va­llar­ta, don­de lle­gó sin sig­nos vi­ta­les.

Los mé­di­cos es­ta­ble­cie­ron que Da­ve, CEO de la em­pre­sa de en­cues­tas on­li­ne Sur­vey Mon­key, ha­bía te­ni­do una fa­lla car­día­ca que lo hi­zo per­der el equi­li­brio. Te­nía ape­nas 47 años.

“Yo no po­día res­pi­rar ni ha­blar. No sa­bía cómo ex­pli­car­les a los ni­ños. El día del fu­ne­ral mis hi­jos, li­te­ral­men­te, se des­ma­ya­ron en me­dio del llan­to. Los abra­cé y me pu­se a llo­rar con ellos en el pi­so. To­dos los días sus la­men­tos y gri­tos inun­da­ban la ca­sa y cuan­do no era así, yo los mi­ra­ba con an­sie­dad es­pe­ran­do el pró­xi­mo epi­so­dio pa­ra con­for­tar­los. Me pre­gun­ta­ba si al­gu­na vez vol­ve­rían a ser fe­li­ces”, re­cuer­da Sand­berg.

Du­ran­te el pri­mer mes, in­ten­tó se­guir con sus ac­ti­vi­da­des y fue cuan­do des­cu­brió la di­ná­mi­ca que da­ría ori­gen a su nue­vo pro­yec­to de vi­da. “Me en­con­tra­ba con mis com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo o iba a una reunión, y me sen­tía in­vi­si­ble. Na­die se atre­vía a ha­blar­me

so­bre Da­ve. Yo lo en­ten­día por­que, cuan­do ha­bía es­ta­do en esa po­si­ción, me ocu­rría lo mis­mo: sen­ci­lla­men­te no sa­bía qué de­cir. Pe­ro ese si­len­cio, la ac­ti­tud de que ‘no pa­sa na­da’ es te­rri­ble por­que va ais­lan­do el sen­ti­mien­to y a la per­so­na. No que­re­mos po­ner el te­ma por­que pen­sa­mos que re­mo­ver la he­ri­da es ma­lo. Era co­mo te­ner un ele­fan­te en la sa­la y pre­ten­der ig­no­rar­lo”.

En­ten­dió que si que­ría abrir­se, de­bía dar el pri­mer pa­so y, co­mo je­fe de ope­ra­cio­nes de una de las pla­ta­for­mas de co­mu­ni­ca­cio­nes más exi­to­sas de la his­to­ria, no po­día ha­cer­lo de otra for­ma: es­cri­bió un post en Fa­ce­book pa­ra agra­de­cer a la gen­te por su so­li­da­ri­dad y de­cir cuán­to ex­tra­ña­ba a su es­po­so. Su men­sa­je fue com­par­ti­do más de 400.000 ve­ces y re­ci­bió al­re­de­dor de 74.000 co­men­ta­rios, for­man­do un fo­ro de tes­ti­mo­nios, re­la­tos y con­fe­sio­nes al­re­de­dor de lo que sig­ni­fi­ca lle­var un due­lo.

SU COM­PA­ÑE­RO DE FÓR­MU­LA

Se­ma­nas des­pués, en una se­rie de te­ra­pias fa­mi­lia­res, Sheryl co­no­ció al psi­có­lo­go Adam Grant. De to­das sus ho­ras de char­las y re­fle­xio­nes sur­gió la idea de ha­cer un nue­vo li­bro que brin­da­ra he­rra­mien­tas reales y ho­nes­tas no so­lo pa­ra quie­nes es­ta­ban atra­ve­san­do una crisis, sino pa­ra aque­llos que es­ta­ban al­re­de­dor y sen­tían la ne­ce­si­dad de ayu­dar y apo­yar de una ma­ne­ra efec­ti­va.

“Cuan­do es­cri­bí Lean in re­ci­bí al­gu­nas crí­ti­cas por­que no ha­bía de­di­ca­do su­fi­cien­te es­pa­cio a las mu­je­res pro­fe­sio­na­les que no tie­nen una pa­re­ja que las apo­ye. Al per­der a Da­ve en­ten­dí lo du­ro que es so­bre­sa­lir en tu pro­fe­sión cuan­do es­tás so­bre­car­ga­do en ca­sa”.

Así na­ció Op­ción B. En­fren­tar la ad­ver­si­dad, cons­truir re­si­lien­cia y en­con­trar la fe­li­ci­dad. El tí­tu­lo sur­gió de una con­ver­sa­ción de Sand­berg con uno de sus me­jo­res ami­gos. Sus hi­jos te­nían una ac­ti­vi­dad es­co­lar a la que de­bían asis­tir acom­pa­ña­dos del pa­dre. Mien­tras dis­cu­tían quién po­dría ir con los ni­ños a fal­ta de Da­ve, Sheryl rom­pió en llan­to y di­jo: “Pe­ro es que yo quie­ro que va­yan con Da­ve”. A lo que su ami­go res­pon­dió mien­tras le da­ba un abra­zo: “Esa se­ría tu op­ción A, pe­ro co­mo no es­tá dis­po­ni­ble, ¿qué va­mos a ha­cer? Pues sa­car­le to­do el pro­ve­cho a la op­ción B”.

En cues­tión de se­ma­nas, la pu­bli­ca­ción se con­vir­tió en un best seller y dio lu­gar a un mo­vi­mien­to que lle­va el mis­mo nom­bre y cuen­ta, en­tre otras co­sas, con una or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro, gru­pos de apo­yo y una pá­gi­na in­ter­ac­ti­va don­de des­de el pri­mer mo­men­to los usua­rios pue­den com­par­tir sus ex­pe­rien­cias y bus­car res­pues­tas.

La pa­la­bra cla­ve de su mi­sión es “re­si­lien­cia”, a la que Sand­berg de­fi­ne co­mo una es­pe­cie de “múscu­lo que po­de­mos en­tre­nar” y con­ver­tir en un sal­va­vi­das al mo­men­to de en­fren­tar la ad­ver­si­dad. Por eso pro­po­nen que Op­tion B sea una re­vo­lu­ción cul­tu­ral y edu­ca­ti­va que se apli­que des­de la in­fan­cia pa­ra que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se per­mi­tan li­diar con el do­lor de una for­ma mu­cho más sa­na.

“Hay que com­par­tir el due­lo. ‘Lle­var la ma­le­ta com­ple­ta al tra­ba­jo’ y ser ca­paz de abrir­se con sus je­fes, co­le­gas”.

Sheryl Sand­berg y su es­po­so Da­ve Goldberg for­ma­ban una de las pa­re­jas más po­de­ro­sas del mundo de la tec­no­lo­gía. Él era CEO de la em­pre­sa de en­cues­tas on­li­ne Sur­vey Mon­key y con­sul­tor de otras com­pa­ñías exi­to­sas.

En 2012, Sheryl Sand­berg es­tu­vo en­tre las 100 per­so­nas más in­flu­yen­tes del mundo se­gún la re­vis­ta Ti­me. Me­ses más tar­de fue portada de es­ta pu­bli­ca­ción de­bi­do al éxi­to de su pri­mer li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.