Lui­sa Ro­drí­guez: MI­RAR HA­CIA ADEN­TRO

ES­TA TE­RA­PEU­TA QUINDIANA COM­PAR­TE SU AR­MO­NÍA POR ME­DIO DE LA EN­SE­ÑAN­ZA DEL YO­GA, LA ME­DI­TA­CIÓN Y LA TE­RA­PIA CON LOS ÁN­GE­LES.

Fucsia - - MARÍA JULIANA RUIZ - por an­drea do­mín­guez Más in­for­ma­ción: Lui­sa Ro­drí­guez Cel.: (310) 563 4843 www.tem­plo­ma­gi­co.com lui­ro­dri­guezz@hot­mail.com

CUAN­DO TE­NÍA 11 años y vi­vía en Ar­me­nia con su fa­mi­lia, una fuer­za po­de­ro­sa la lla­ma­ba a es­tar con­si­go mis­ma, así que lle­ga­ba del co­le­gio y le avi­sa­ba a su ma­má: “Voy a ir a es­tar con­mi­go un ra­to”.

Ade­más de esa in­cli­na­ción na­tu­ral por me­di­tar, otro in­di­ca­dor tem­prano de su vo­ca­ción es­pi­ri­tual fue su ve­ge­ta­ria­nis­mo ins­tin­ti­vo. Desde pe­que­ña sen­tía re­cha­zo por al­gu­nos ali­men­tos de ori­gen ani­mal y pau­la­ti- na­men­te los fue dejando. “Re­cuer­do co­mo si fue­ra ayer que al­guien un día me pre­gun­tó: ‘¿Pe­ro tú por qué no co­mes car­ne?’, y la respuesta que me sa­lió fue: ‘Por­que pre­fie­ro co­mer or­ga­nis­mos vi­vos y no muer­tos’”.

Los án­ge­les tam­bién se ma­ni­fes­ta­ron de ma­ne­ra tem­pra­na en su vi­da. La pri­me­ra vez, se­gún re­cuer­da, fue a los 5 años en un sue­ño en el que vio a un que­ru­bín que la acon­se­ja­ba. Desde en­ton­ces, es­tas ener­gías su­ti­les han orien­ta­do su vi­da y la de otros a tra­vés de ella.

Con se­me­jan­te equi­pa­je es­pi­ri­tual, Lui­sa sa­lió de su ca­sa, co­mo to­dos los jó­ve­nes, a em­pren­der un ca­mino pro­fe­sio­nal. Es­tu­dió De­re­cho, em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo abo­ga­da, con­for­mó una fa­mi­lia y, a la par, man­tu­vo siem­pre sus prác­ti­cas de au­to­co­no­ci­mien­to. Pe­ro sen­tía que fal­ta­ba al­go.

“Me cues­tio­na­ba mu­cho pa­ra qué es­toy aquí. De­bía ha­ber al­go más que res­pi­rar, co­mer, tra­ba­jar, dor­mir, re­la­cio­nar­se con las per­so­nas y mo­rir. Yo vi­vía sin sen­tir­me ple­na, co­mo mu­chos lo ha­cen. Pe­ro cuan­do se unie­ron el yo­ga, la me­di­ta­ción y los men­sa­jes an­gé­li­cos en mi vi­da, hu­bo un boom en mi co­ra­zón. Sen­tí que por fin ha­bía en­con­tra­do qué me lle­na­ba por com­ple­to”.

De­ci­dió en­ton­ces de­jar los có­di­gos y las le­yes por los cuen­cos ti­be­ta­nos, el ta­pe­te de yo­ga, los man­tras, la te­ra­pia an­gé­li­ca, y cuan­do em­pe­zó a com­par­tir eso con las per­so­nas su­po que ha­bía en­con­tra­do el sen­ti­do de su vi­da.

Pa­ra Lui­sa, la sa­lud, el bie­nes­tar o cual­quier otro es­ta­do que pre­ten­da­mos al­can­zar par­te de un úni­co pun­to: in­terio­ri­zar­nos pa­ra in­te­grar cuer­po, men­te y es­pí­ri­tu. En su opi­nión, la quie­tud, el si­len­cio y la res­pi­ra­ción cons­cien­te pue­den ayu­dar a cual­quier per­so­na a sin­to­ni­zar­se con lo que su ser ne­ce­si­ta..

Em­pe­zó a

es­cu­char su voz

in­te­rior desde muy ni­ña. Así co­men­zó a cul­ti­var sus há­bi­tos

es­pi­ri­tua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.