elisabeth moss, la nue­va cria­da

EMPODERADA POR SUS PER­SO­NA­JES, ELISABETH MOSS HA TE­NI­DO EL CO­RA­JE DE REIN­VEN­TAR­SE A LO LAR­GO DE 20 AÑOS DE CA­RRE­RA. CON SU PA­PEL EN THE HAND­MAID’S TA­LE SE CONSAGRA CO­MO UNA DE LAS AC­TRI­CES MÁS IM­POR­TAN­TES DE LA TE­LE­VI­SIÓN.

Fucsia - - PORTADA - por Ma­ría Ca­po­te

Lue­go de va­rios años en la pantalla chi­ca lo­gró ro­bar­se la aten­ción de la crí­ti­ca con The

Hand­maid's Ta­le.

“NO­SO­TRAS no apa­re­cía­mos en los pe­rió­di­cos, vi­vía­mos al bor­de de las pá­gi­nas, en el es­pa­cio en­tre dos his­to­rias. Mar­ga­ret Atwood, es­te pre­mio va pa­ra ti y pa­ra to­das las mu­je­res que an­tes y des­pués de ti han si­do lo su­fi­cien­te­men­te va­lien­tes pa­ra alzar la voz en con­tra de la in­to­le­ran­cia y la in­jus­ti­cia, y que han lu­cha­do por la igual­dad y la li­ber­tad en es­te mundo. Ya no vi­vi­mos al bor­de de las pá­gi­nas, ya no ocu­pa­mos un lu­gar en­tre dos his­to­rias. So­mos la his­to­ria y la es­ta­mos es­cri­bien­do no­so­tras mis­mas”. Es­tas fue­ron las pa­la­bras con las que Elisabeth Moss ce­rró su dis­cur­so de agra­de­ci­mien­to al re­ci­bir el pre­mio a me­jor actriz de dra­ma en te­le­vi­sión en los Glo­bos de Oro. Es­te re­co­no­ci­mien­to por su pa­pel en The Hands­maid’s Ta­le, o El cuen­to de

la cria­da, fue la jus­ta con­sa­gra­ción de una actriz que ya ha de­ja­do su mar­ca.

Moss ini­ció su ca­rre­ra a co­mien­zos de los no­ven­ta cuan­do par­ti­ci­pó en la se­rie Pic­ket Fen­ces. En 1999 ob­tu­vo su pri­mer pa­pel en una pro­duc­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca al en­car­nar a Polly Clark en

Inocen­cia in­te­rrum­pi­da, en la que ac­tuó jun­to a An­ge­li­na Jo­lie y Wi­no­na Ry­der. Tam­bién com­par­tió set con es­tre­llas de la ta­lla de Mi­che­lle Pfeif­fer, Su­san Sa­ran­don y Na­ta­lie Port­man.

Pe­ro sus pla­nes de cons­truir ca­rre­ra se die­ron en la pantalla chi­ca. Dio pa­sos en el pla­tó de Grey’s Ana­tomy, Law & Or­der, Me­dium y Sa­tur­day Night Li­ve.

No obs­tan­te, du­ran­te esos pri­me­ros años, Elisabeth so­lo ha­bía he­cho pa­pe­les se­cun­da­rios, po­co me­mo­ra­bles, y aún no ha­bía al­can­za­do nin­gu­na no­mi­na­ción. Fue su in­ter­pre­ta­ción de la atí­pi­ca se­cre­ta­ria Peggy Ol­son, en la se­rie Mad Men (2007-2015), la que le per­mi­tió al­can­zar ma­yor vi­si­bi­li­dad. El

ca­mino de los pre­mios se abrió en 2014, cuan­do re­ci­bió un Glo­bo de Oro por per­so­ni­fi­car a la de­tec­ti­ve Ro­bin Grif­fin en Top of the La­ke, el dra­ma am­bien­ta­do en Nue­va Ze­lan­da que cuen­ta la des­apa­ri­ción de una ni­ña em­ba­ra­za­da.

La for­ta­le­za de sus per­so­na­jes en con­tex­tos do­mi­na­dos por hom­bres hi­zo que se lle­va­ra el pa­pel prin­ci­pal en The Hand­maid’s Ta­le. En su pri­me­ra tem­po­ra­da, la se­rie ins­pi­ra­da en la no­ve­la ho­mó­ni­ma de la crí­ti­ca li­te­ra­ria, maes­tra y ac­ti­vis­ta ca­na­dien­se, Mar­ga­ret Atwood, fue no­mi­na­da a seis Emmy y dos Glo­bos de Oro.

Cuan­do Moss es­ta­ba en Aus­tra­lia, re­ci­bió una lla­ma­da de Bru­ce Mi­ller, crea­dor de la se­rie, pa­ra anun­ciar­le que le ha­bían da­do el pa­pel pro­ta­gó­ni­co. Su co­ne­xión ins­tan­tá­nea con la his­to­ria y con Mi­ller la lle­vó a to­mar el pa­pel. “Los pri­me­ros dos guio­nes eran bue­nos, pe­ro an­tes de acep­tar que­ría co­no­cer a la per­so­na con la que es­ta­ría tra­ba­jan­do día tras día, que fue­ra al­guien con quien pu­die­ra reír­me y que me es­cu­cha­ra. Esas son co­sas im­por­tan­tes pa­ra mí”.

La his­to­ria trans­cu­rre en Gi­lead, un pla­ne­ta en el que, de­bi­do a gra­ves cam­bios am­bien­ta­les, la fer­ti­li­dad ha disminuido y so­lo uno de ca­da cin­co be­bés so­bre­vi­ve. Un nue­vo ré­gi­men se ins­tau­ra an­te la ur­gen­cia de to­mar me­di­das pa­ra con­ser­var la es­pe­ran­za de vi­da. Es allí don­de Of­fred, per­so­ni­fi­ca­da por Moss, en­tra en jue­go con un pa­pel des­ga­rra­dor: una mu­jer fér­til que tra­ba­ja co­mo cria­da pa­ra el co­man­dan­te Fred Wa­ter­ford, in­ter­pre­ta­do por Jo­seph Fien­nes, y es obli­ga­da a te­ner relaciones con él hasta te­ner un be­bé. Of­fred fue cap­tu­ra­da tres años atrás, le qui­ta­ron a su ma­ri­do y le ro­ba­ron a su hi­ja. Desde en­ton­ces, no tie­ne idea de dón­de se en­cuen­tran o si es­tán vi­vos o muer­tos. Su lu­cha cons­tan­te es man­te­ner­se fí­si­ca y men­tal­men­te es­ta­ble a pe­sar de la tra­ge­dia que le to­ca vi­vir en si­len­cio.

Con un mar­ca­do tin­te po­lí­ti­co, la his­to­ria cuen­ta el la­do real, hu­mano y ve­raz de un mundo muy di­fe­ren­te al nues­tro, pe­ro que com­par­te al­gu­nas de sus in­jus­ti­cias. Pa­ra la actriz fue un gran re­to in­ter­pre­tar a un per­so­na­je que tie­ne prohi­bi­do ha­blar y mos­trar sus sen­ti­mien­tos. Tam­bién tu­vo desafíos fí­si­cos, co­mo des­cu­brir la for­ma de ca­mi­nar y el len­gua­je cor­po­ral de su per­so­na­je. “Las cria­das usan co­fias cuan­do sa­len en pú­bli­co y yo ne­ce­si­ta­ba ave­ri­guar có­mo ac­tua­ría Of­fred mien­tras la lle­va­ba pues­ta, cuán­do es­ta­ba bien ha­cer con­tac­to vi­sual y cuán­do po­día ex­pre­sar­se. Te­nía que en­ten­der esas re­glas. Re­cuer­do muy bien el día que ce­né con Mar­ga­ret Atwood; tan pron­to se fue, Sa­mi­ra Wi­ley, Ale­xis Ble­del y yo nos en­con­tra­mos afue­ra pa­ra tra­tar de des­ci­frar a nues­tros per­so­na­jes”.

Es­ta lec­tu­ra jun­to a la es­cri­to­ra y la es­me­ra­da pre­pa­ra­ción pre­via fue­ron claves pa­ra que Elisabeth Moss die­ra vi­da a un per­so­na­je que en­fren­ta con ca­rác­ter la opre­si­va si­tua­ción de ser tra­ta­da co­mo ob­je­to. Esa po­si­bi­li­dad que tie­nen los li­bros pa­ra dar lu­gar a mo­men­tos ins­pi­ra­do­res en me­dio de la más ad­ver­sa reali­dad es lo que per­mi­te es­ta­ble­cer un afec­tuo­so víncu­lo en­tre la au­to­ra y la in­tér­pre­te a tra­vés del per­so­na­je. “Mi re­la­ción con Mar­ga­ret es ín­ti­ma. Fue una ex­pe­rien­cia ex­tra­ña es­tar en la mis­ma ha­bi­ta­ción con al­guien que es­cri­bió el per­so­na­je que es­tás in­ter­pre­tan­do. The Hand­maid’s

Ta­le es una no­ve­la im­pac­tan­te y ella es una de nues­tras me­jo­res es­cri­to­ras. La con­fian­za de Mar­ga­ret nos hi­zo sen­tir que po­día­mos con­tar es­ta his­to­ria”.

Es­te ha si­do uno de los pa­pe­les más exi­gen­tes en su ca­rre­ra, pe­ro ha da­do la ta­lla del re­to.

Las cria­das son las en­car­ga­das de man­te­ner la es­pe­ran­za de vi­da en es­te mundo al­ter­na­ti­vo crea­do por Mar­ga­ret Atwood.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.