Ana Ma­ría De­vis

A TRA­VÉS DE SU TRA­BA­JO CREA­TI­VO LA AR­TIS­TA SE DE­DI­CA A ES­TU­DIAR EL MUN­DO QUE LA RO­DEA Y, EN ES­PE­CIAL, A EN­TEN­DER SU PRO­PIO CUER­PO DES­DE LO ÍN­TI­MO Y FE­ME­NINO.

Fucsia - - MUJERES EN EL ARTE -

SU PA­SIÓN por el ar­te na­ció du­ran­te la ni­ñez, mien­tras ex­plo­ra­ba di­fe­ren­tes téc­ni­cas ar­tís­ti­cas de la mano de su pa­dre. En­tre­tan­to, su ma­dre le trans­mi­tía cu­rio­si­dad por la an­tro­po­lo­gía y la ar­queo­lo­gía, al­go que se ma­ni­fies­ta per­ma­nen­te­men­te en su obra.

Por eso ja­más se cues­tio­nó si lo su­yo era ser ar­tis­ta. En­tró sin va­ci­la­ción a la Fa­cul­tad de Ar­tes Plás­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de los Andes y lue­go reali­zó es­tu­dios de fo­to­gra­ba­do en Ita­lia y de es­ce­no­gra­fía en São Pau­lo, don­de tra­ba­jó en el ta­ller del ar­qui­tec­to Jo­sé Car­los Se­rro­ni. Allí eje­cu­tó la es­ce­no­gra­fía de la ópe­ra Car­men, de Bi­zet, di­ri­gi­da por Car­la Ca­mu­rat y Ha­mil­ton Vaz Pe­rei­ra, y del mon­ta­je La go­ta de agua, de Chi­co Buar­que y Pau­lo Pontes.

FLO­RA ars+na­tu­ra –es­pa­cio de­di­ca­do al ar­te con­tem­po­rá­neo en Bo­go­tá que fun­cio­na co­mo es­cue­la y me­dio ex­po­si­ti­vo– ha si­do pa­ra ella un lu­gar de cre­ci­mien­to y apren­di­za­je. Fue allí don­de pre­sen­tó La mu­jer tor­tu­ga (2016), una se­rie de di­bu­jos en pa­pel y en ca­pa­ra­zo­nes de tor­tu­gas –en to­tal, tre­ce que apa­re­cie­ron muer­tas en zo­nas de los Lla­nos Orien­ta­les–, que reali­zó en vi­vo en la vi­tri­na del es­pa­cio, a la vis­ta de los es­pec­ta­do­res, du­ran­te tres ho­ras dia­rias, dos ve­ces a la se­ma­na y por dos me­ses.

Es­te par­ti­cu­lar ejer­ci­cio fue la an­te­sa­la pa­ra In­fi­ni­to (2016-2018), una in­ves­ti­ga­ción que la lle­vó a des­cu­brir la his­to­ria de­trás de los pei­na­dos tren­za­dos afro, di­se­ña­dos, se­gún la tra­di­ción oral, co­mo ma­pas de fu­ga, y cons­tru­yó un in­ven­ta­rio de tren­zas que le ha­blan de hue­llas, có­di­gos y con­te­ne­do­res de iden­ti­dad. Pa­ra­le­la­men­te, en­con­tró los pa­tro­nes que con­for­man las hue­llas dac­ti­la­res y los tra­du­jo en sus pro­pios di­bu­jos. Con am­bos in­su­mos creó una se­rie de bos­que­jos que des­pués con­vir­tió en se­llos de cau­cho con los que plas­mó, en una gran su­per­fi­cie, su pro­pia to­po­gra­fía.

Ese es­pí­ri­tu cu­rio­so que la acom­pa­ña la ha­ce cues­tio­nar­se qué otra co­sa le hu­bie­ra gus­ta­do ha­cer, pues esa sin­gu­la­ri­dad es lo que la ha lle­va­do a tran­si­tar di­ver­sos ca­mi­nos y bi­fur­ca­cio­nes que son evi­den­tes en sus crea­cio­nes, en las que com­bi­na el di­bu­jo, la pin­tu­ra, el gra­ba­do, la fo­to­gra­fía y la es­ce­no­gra­fía.

Pe­ro tam­bién exis­te una lí­nea trans­ver­sal a su tra­ba­jo: su cuer­po, por­que es por ahí don­de pa­san to­das sus ex­pe­rien­cias. Y lo abor­da de di­fe­ren­tes ma­ne­ras, cons­tru­yen­do dis­tin­tos sis­te­mas de vi­da que fun­cio­nan co­mo re­fe­ren­tes del mun­do fe­me­nino. “En al­gu­nos de mis pro­yec­tos ha­blo de cuer­po fí­si­co, por­que soy el con­te­ne­dor; cuer­po den­tro de lo digital, por­que apa­re­cen frag­men­tos de mi cuer­po den­tro de cir­cui­tos elec­tró­ni­cos; cuer­po au­sen­te, por­que se in­tu­ye esa pre­sen­cia den­tro de un mos­tra­dor”, di­ce. Y es que ca­da vez en­tien­de más su fi­si­ca­li­dad y el pa­pel que es­ta desem­pe­ña den­tro de su ar­te..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.