INS­PI­RA­CIÓN

EN 1922, VAS­SILY KAN­DINSKY SE UNIÓ A LA BAUHAUS, DON­DE PRO­FUN­DI­ZÓ SU IN­VES­TI­GA­CIÓN SO­BRE LA CO­RRES­PON­DEN­CIA EN­TRE LOS CO­LO­RES Y LAS FOR­MAS Y SUS EFEC­TOS SI­CO­LÓ­GI­COS Y ES­PI­RI­TUA­LES. A ESA ETA­PA CO­RRES­PON­DE SU ‘COM­PO­SI­CIÓN 8’: PU­RA MÚ­SI­CA VI­SUAL.

Habitar - - SUMARIO -

Ha­ce 100 años se fun­dó la es­cue­la más em­ble­má­ti­ca en la his­to­ria del di­se­ño, la Bauhaus. Pa­ra ce­le­brar­lo, nues­tra ins­pi­ra­ción es una obra de Vas­sily Kan­dinsky, uno de los gran­des que en­se­ña­ron en sus au­las.

“KAN­DINSKY FUE UN MÍS­TI­CO QUE ABORRECÍA LOS VA­LO­RES DEL PRO­GRE­SO Y LA CIEN­CIA, y an­he­la­ba la re­ge­ne­ra­ción del mun­do me­dian­te un nue­vo ar­te de pu­ra in­te­rio­ri­dad”, ase­gu­ró nues­tro ad­mi­ra­do Gom­brich en su His­to­ria­del ar­te, don­de ex­pli­có que el ar­tis­ta ru­so ha­bla­ba de “los efec­tos psi­co­ló­gi­cos de los co­lo­res pu­ros, se­gún los cua­les, por ejem­plo, un ro­jo bri­llan­te pue­de pro­du­cir­nos el mis­mo efec­to que un to­que de cla­rín”. El én­fa­sis en las for­mas geo­mé­tri­cas, pro­mo­vi­das por ar­tis­tas co­te­rrá­neos de Kan­dinsky co­mo Ma­lé­vich, Rod­chen­ko y Po­po­va, lo ins­pi­ra­ron a ex­pan­dir su pro­pio vo­ca­bu­la­rio pic­tó­ri­co. Aun­que adop­tó al­gu­nos as­pec­tos de las ten­den­cias del cons­truc­ti­vis­mo y del su­pre­ma­tis­mo –co­mo las lí­neas cla­ras y de­li­nea­das-; su con­vic­ción en el con­te­ni­do ex­pre­si­vo de las for­mas abs­trac­tas lo ais­ló de sus co­le­gas pai­sa­nos, quie­nes apun­ta­ban a prin­ci­pios sis­te­má­ti­cos y ra­cio­na­les. Se­gún Nancy Spec­tor, cu­ra­do­ra del Mu­seo Gug­gen­heim, es­te con­flic­to lo con­du­jo a aban­do­nar su na­tal Mos­cú en 1921 pa­ra ra­di­car­se en Ale­ma­nia. Al año si­guien­te lle­gó a en­se­ñar cla­ses de di­se­ño bá­si­co en la Wei­mar Bauhaus y a su pro­pia abs­trac­ción lí­ri­ca le su­mó una in­ves­ti­ga­ción so­bre la co­rres­pon­den­cia en­tre los co­lo­res y las for­mas y sus efec­tos si­co­ló­gi­cos y es­pi­ri­tua­les. De es­te pro­ce­so na­ció Com­po­si­ción8, un óleo so­bre lien­zo que cul­mi­nó en 1923. La vi­bra­ción de la su­per­fi­cie de es­ta obra de 140 por 201 cen­tí­me­tros –ubi­ca­da en el Gug­gen­heim de Nue­va York-, que al­ter­na la di­ná­mi­ca con la cal­ma, fue nues­tra ins­pi­ra­ción pa­ra sa­car una lu­pa e ir­nos a bus­car pie­zas que evo­can las for­mas in­ter­ac­ti­vas, co­lo­ri­das y pul­san­tes de es­ta pie­za maes­tra de mú­si­ca cro­má­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.