LUIS FER­NAN­DO PE­LAEZ

Es­ta ca­sa es­tá pen­sa­da pa­ra que ca­da rin­cón sea un por­tal de luz na­tu­ral y un con­te­ne­dor de to­das las co­sas que mue­ven a su due­ño: el ar­te, la cal­ma y los so­ni­dos de la na­tu­ra­le­za.

Habitar - - PORTADA - POR AN­DREA URI­BE YEPES FO­TOS SER­GIO Gó­MEZ

En la obra de Luis Fer­nan­do Pe­láez hay de­ce­nas de fi­gu­ras de ca­sas. Nor­mal­men­te apa­re­ce la abs­trac­ción, el sím­bo­lo: un cu­bo con una pi­rá­mi­de en­ci­ma co­mo te­cho. Se pre­sen­ta al la­do de ár­bo­les, en ma­de­ra, en hie­rro, su­mer­gi­da en la­gos opa­cos; siem­pre co­mo al­go que in­di­ca el aden­tro. Es­te ar­tis­ta, na­ci­do en Je­ri­có en 1945, co­men­zó a tra­ba­jar el con­cep­to de la ca­sa pa­ra una ex­po­si­ción so­bre el ho­gar de la ma­dre pa­ra el Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Me­de­llín. No so­la­men­te no ha de­ja­do de uti­li­zar­lo, sino que lo ha de­ja­do ro­dar co­mo una bo­la de nie­ve, y en el ca­mino se le han uni­do la som­bra, el via­je, el es­pa­cio pú­bli­co. Su ca­sa, en­ton­ces, no fue pen­sa­da sim­ple­men­te co­mo un es­pa­cio pa­ra ser ha­bi­ta­do, de­bía, co­mo en su obra, sig­ni­fi­car el re­co­gi­mien­to, lo ín­ti­mo.

Aun­que Pe­láez es ar­qui­tec­to de pro­fe­sión, la ca­sa fue he­cha por su hi­jo Juan Ma­nuel ha­ce vein­te años y con ella ob­tu­vo una men­ción en la XVI Bie­nal de Ar­qui­tec­tu­ra Co­lom­bia­na en 1998. No hu­bo nin­gún con­se­jo ni pe­ti­ción, el ar­tis­ta le dio to­tal li­ber­tad pa­ra su ópe­ra pri­ma. El re­sul­ta­do fue una ca­sa con un di­se­ño osa­do pe­ro que lo­gra una so­brie­dad ab­so­lu­ta gra­cias a la uti­li­za­ción res­pe­tuo­sa de los ma­te­ria­les. El te­rreno tie­ne un área pla­na, don­de por ló­gi­ca de­bía cons­truir­se la ca­sa, y una en pen­dien­te que ter­mi­na en una que­bra­da. Pe­ro Juan Ma­nuel op­tó por cons­truir so­bre la pen­dien­te, don­de in­ser­tó dos vo­lú­me­nes que se co­nec­tan por un puen­te. La de­ci­sión fue to­do un re­to, pe­ro tam­bién per­mi­tió que la ca­sa tu­vie­ra un con­tac­to más pró­xi­mo con la na­tu­ra­le­za que la ro­dea.

Uno de los in­tere­ses tan­to de Juan Ma­nuel co­mo de Luis Fer­nan­do es que los ma­te­ria­les se ex­pre­sen co­mo son, por eso el con­cre­to es­tá ex­pues­to o cu­bier­to ape­nas por to­nos neu­tra­les y la ma­de­ra se in­cor­po­ra de for­mas muy or­gá­ni­cas; el vi­drio se usa opa­co en al­gu­nas par­tes y trans­pa­ren­te don­de hay re­la­ción di­rec­ta con el pai­sa­je. Es­cu­char el gol­pe del agua de las pe­que­ñas fuen­tes y el pa­so de la que­bra­da, ver los ár­bo­les, las flo­res y los pá­ja­ros que se acer­can es una for­ma de vi­da que Luis Fer­nan­do siem­pre qui­so. Se sien­te “campeche” y es­ta ca­sa en El Re­ti­ro le per­mi­te vi­vir así.

Otra de las ven­ta­jas de vi­vir en el cam­po es que cuen­ta con el es­pa­cio pa­ra te­ner sus ta­lle­res cer­ca, pe­ro no ane­xa­dos a la ca­sa. Los ta­lle­res son dos vo­lú­me­nes con las mis­mas pro­por­cio­nes que un va­gón de tren, he­chos así por­que ge­ne­ran el re­co­gi­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra desa­rro­llar su obra. En ellos po­ne mú­si­ca, lee, pien­sa en ca­da pie­za y cuan­do sien­te que na­da flu­ye, tie­ne una puer­ta que le ayu­da a ac­ti­var la men­te: la que abre la vis­ta a la mon­ta­ña y a la luz na­tu­ral que pa­re­ce no ce­sar del to­do en esa ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.