HU­GO ZA­PA­TA

La ca­sa de Hu­go Za­pa­ta re­su­me lo que es él co­mo ar­tis­ta: es­pa­cios aus­te­ros, un ta­ller tos­co e im­pre­sio­nan­te y cien­tos de pie­dras api­la­das que son su ins­pi­ra­ción, ma­te­rial y com­pa­ñía.

Habitar - - PORTADA - POR AN­DREA URI­BE YEPES FO­TOS SER­GIO Gó­MEZ

An­tes de en­trar a la ca­sa, an­tes si­quie­ra de di­vi­sar la puer­ta de ac­ce­so, lo que se ve son mon­ta­ñas de pie­dra so­bre la gra­ma fres­ca. Pie­dras de to­dos los ta­ma­ños y to­das las for­mas po­si­bles se api­lan al­re­de­dor de la ca­sa y el ta­ller y for­man lo que Hu­go Za­pa­ta, ar­tis­ta pai­sa, lla­ma ‘sem­bra­dos de pie­dra’. Ca­da ma­ña­na ca­mi­na con cui­da­do so­bre ellas, las ro­dea, las mi­ra de­ta­lla­da­men­te, las gol­pea un po­co y en­cuen­tra, siem­pre en­tre el tu­mul­to, una que lo in­vi­ta a tra­ba­jar­la. Las pie­dras se con­vier­ten en obras de ar­te en un ta­ller anexo a la ca­sa, un es­pa­cio am­plio, pol­vo­rien­to, rús­ti­co, con má­qui­nas, es­ca­le­ras y te­chos al­tos que per­mi­ten rea­li­zar cual­quier ti­po de tra­ba­jo con la pie­dra. Es­te es el ver­da­de­ro co­ra­zón del lu­gar, es­te es el cen­tro de es­ta fin­ca en El Re­ti­ro, don­de Hu­go ha vi­vi­do y pro­du­ci­do su obra por 35 años.

El in­te­rior del es­pa­cio que ha­bi­ta es aus­te­ro: una ha­bi­ta­ción en el se­gun­do pi­so, una sa­la de es­tar, un co­me­dor, una co­ci­na y una ha­bi­ta­ción pe­que­ña en el pri­mer pi­so don­de aho­ra ope­ran sus ofi­ci­nas; no hay mu­cho más. Ca­da uno de esos rin­co­nes tie­ne de­ta­lles que lo ha­cen úni­co, pe­ro hay dos co­sas que sor­pren­den: el sue­lo de to­das las ha­bi­ta­cio­nes es de ma­de­ra, pe­ro en el cen­tro de al­gu­nas hay un rec­tán­gu­lo de pie­dra ne­gra y ru­go­sa que, ade­más de brin­dar ca­li­dez, ha­bla de quién ha­bi­ta en ella. La ca­sa tam­bién es­tá ocu­pa­da por de­ce­nas de es­cul­tu­ras de ani­ma­les que co­lec­cio­na y trae de sus via­jes; los pri­me­ros fue­ron unos to­ros pe­rua­nos, pe­ro el más im­po­nen­te es un pu­ma que atra­vie­sa la sa­la y fue traí­do del Ori­no­co co­lom­biano.

En el ex­te­rior se ven obras co­mo los Es­pe­jo­sEs­te­la­res y Aman­tes, lis­tos pa­ra ser des­pa­cha­dos a sus nue­vos es­pa­cios; ma­ce­tas con flo­res ro­sas, mo­ra­das y ama­ri­llas y una pis­ci­na de es­ca­so me­tro y me­dio de pro­fun­di­dad, he­cha en pie­dra, que mar­ca el pun­to de ini­cio del pai­sa­je espeso y mon­ta­ño­so. El bos­que que ro­dea la ca­sa era an­tes un pi­nar, pe­ro Hu­go de­ci­dió qui­tar los pi­nos y de­jar que cre­cie­ra la na­tu­ra­le­za vir­gen. Por su­pues­to, ca­da tan­to, si ca­mi­nas por allí, en­cuen­tras pie­dras que tal vez, si tie­nen suer­te, se con­vier­tan en ar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.