CAR­LOS JACANA NIJOY

La ca­sa ta­ller de Car­los Ja­ca­na­mi­joy fue crea­da por el ar­qui­tec­to Si­món Vé­lez. En ella, la luz, el co­lor y los ami­gos en­tran a rau­da­les. Y no tie­ne gua­dua.

Habitar - - PORTADA - POR FER­NAN­DO GÓ­MEZ FO­TOS CON­NIE RESTREPO

La ca­sa del maes­tro Car­los Ja­ca­na­mi­joy es­ta­ba des­ti­na­da pa­ra un ar­tis­ta. La hue­lla de la ca­sa an­te­rior fue el ho­gar de Lo­ren­zo Ja­ra­mi­llo y de la ga­le­ris­ta Aze­neth Ve­lás­quez. La idea ori­gi­nal –con el ar­qui­tec­to Si­món Vé­lez– era res­tau­rar­la, pe­ro –co­mo di­ce Vé­lez– la ca­sa es­ta­ba de­ma­sia­do caí­da y era me­jor tum­bar­la y em­pe­zar de ce­ro. Y ‘Jaca’ pu­so con­di­cio­nes: “na­da de gua­dua”.

Si­món Vé­lez es re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te por su ma­ne­jo ma­gis­tral de la gua­dua, “pe­ro yo soy un ar­qui­tec­to, no un ar­qui­tec­to de la gua­dua”, y acep­tó gus­to­so. La ca­sa es de con­cre­to y la­dri­llo, pa­re­des blan­cas, un es­tu­dio en el úl­ti­mo pi­so con una al­tu­ra que al­can­za los seis me­tros y pa­sa­ma­nos de va­ri­llas co­rru­ga­da que, par­ti­cu­lar­men­te, ha­cen fe­liz a su ar­qui­tec­to. Des­de el es­tu­dio –ade­más– es po­si­ble su­bir por una es­ca­le­ra en es­pi­ral –tam­bién de va­ri­llas co­rru­ga­das– a un mi­ra­dor des­de don­de se pue­den ad­mi­rar los ce­rros y ob­te­ner una vis­ta im­pre­sio­nan­te de la ciu­dad. La ca­sa tie­ne un jar­dín es­pe­cial­men­te fron­do­so, in­clu­so sel­vá­ti­co, y ven­ta­na­les que per­mi­ten la en­tra­da con­ti­nua de rau­da­les de luz; jus­to lo que ne­ce­si­ta un pin­tor.

El jar­dín es una mez­cla exó­ti­ca y exi­to­sa de plan­tas del Pu­tu­ma­yo que ha traí­do su ma­má; ma­tas de los ce­rros; plan­tas me­di­ci­na­les, pal­mas bo­bas, ár­bo­les de ya­ru­mo y bam­bú del Ja­pón que –con la mano ex­per­ta de Pe­dro Fran­co– han cre­ci­do has­ta con­ver­tir­se en una es­pe­cie de sel­va en don­de anidan pá­ja­ros de to­dos los co­lo­res. En ese es­pa­cio tam­bién hay pie­dras ta­lla­das que han re­cu­pe­ra­do de ca­sas en rui­nas de La Can­de­la­ria y que se han con­ver­ti­do en los asien­tos idea­les pa­ra una tar­de de asa­do.

El co­me­dor de la ca­sa me­re­ce un pá­rra­fo apar­te. Se tra­ta de una me­sa mo­nu­men­tal que sa­lió de un ár­bol en­fer­mo que ta­la­ron en Pe­rei­ra. Si­món Vé­lez lo com­pró con otros ami­gos y de su tron­co sa­lió la la­ja de la me­sa. El mis­mo Ja­ca­na­mi­joy lo es­co­gió: “Que­ría la que te­nía más ve­tas y ac­ci­den­tes. Si­món –ade­más– por fin pu­do usar gua­dua: ¡las pa­tas de la me­sa!” Ja­ca­na­mi­joy es un an­fi­trión fan­tás­ti­co, y su ca­sa es el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra una fies­ta o una reu­nión de ami­gos. La ne­ve­ra –siem­pre con un vino blan­co lis­to pa­ra abrir– se con­vir­tió en una obra con su fir­ma. La bi­blio­te­ca del se­gun­do pi­so tie­ne una pan­ta­lla en la que, en va­rias tar­des, al­gu­nos ci­neas­tas ami­gos han he­cho pro­yec­cio­nes de sus cor­tos y pe­lí­cu­las. En su ta­ller ha ha­bi­do in­clu­so fun­cio­nes im­pro­vi­sa­das de ópe­ra y con­cier­tos en el que un mú­si­co se apro­pia del piano. Y jun­to a su chi­me­nea –con unos pre­cio­sos bu­ta­cos traí­dos del Pu­tu­ma­yo y mu­chas ve­ces pro­ta­go­nis­tas se­cre­tos de sus cua­dros– se tie­nen siem­pre char­las me­mo­ra­bles, in­ten­sas y ca­ri­ño­sas.

En las pa­re­des de la ca­sa siem­pre ro­tan obras su­yas de di­fe­ren­tes épo­cas, ade­más de obras de ar­tis­tas co­mo Car­los Sa­las, Jo­sé Ho­ra­cio Mar­tí­nez, Édgar Ne­gret, Ál­va­ro Ba­rrios o su pro­pio hi­jo: Tahuanty Ja­ca­na­mi­joy. El ba­ño so­cial –en la par­te ba­ja, jun­to al ga­ra­je– tam­po­co es­ca­pa del ar­te. El co­rre­dor es­tá ta­pi­za­do de fo­tos he­chas por el ar­tis­ta en la la­gu­na del Ti­tica­ca y en Ma­chu Pic­chu.

Es una ca­sa-ta­ller con el es­pí­ri­tu de la sel­va y la ru­de­za del con­cre­to de la ciu­dad. Y una ca­sa con mu­chas bue­nas his­to­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.