VANESSA ALE­XAN­DRA MEN­DO­ZA. LA REI­NA DEL CON­GRE­SO.

La pri­me­ra Se­ño­ri­ta Co­lom­bia de ra­za ne­gra lle­ga a la Co­mi­sión Se­gun­da de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes por las ne­gri­tu­des. Lue­go de un lar­go pro­ce­so, el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral le en­tre­gó la cu­rul que an­tes te­nía Moi­sés Orozco. Des­de su car­go ella quier

Jet-Set - - CONTENIDO -

La pri­me­ra Se­ño­ri­ta Co­lom­bia de ra­za ne­gra lle­ga a la Co­mi­sión Se­gun­da de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. Allí tra­ba­ja­rá has­ta el 20 de ju­lio de 2018, cuan­do ter­mi­ne el pe­rio­do le­gis­la­ti­vo.

“Rei­na”, le gri­ta­ban

des­de las ofi­ci­nas del Ca­pi­to­lio a Vanessa Ale­xan­dra cuan­do ca­mi­na­ba por los co­rre­do­res y ella sa­lu­da­ba mo­vien­do la mano co­mo si es­tu­vie­ra en una pa­sa­re­la en Car­ta­ge­na. La cho­coa­na sa­be que su ate­rri­za­je en la Co­mi­sión Se­gun­da de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes no va a ser fá­cil y que va a te­ner que rom­per con el es­te­reo­ti­po de que “las mu­je­res bo­ni­tas son bru­tas”. “Se­rá di­fí­cil pe­ro el ejem­plo ha­bla­rá por mí”, di­ce, con tono fuer­te.

Vanessa fue la pri­me­ra Se­ño­ri­ta Co­lom­bia afro­des­cen­dien­te y a di­fe­ren­cia de otras ex­rei­nas que se aver­güen­zan de esa eta­pa de la vi­da y quie­ren bo­rrar­la de su his­to­rial, ella se sien­te or­gu­llo­sa de ha­ber po­di­do con­se­guir la pri­me­ra co­ro­na pa­ra su de­par­ta­men­to. “Ten­go muy bue­nos re­cuer­dos de esa épo­ca, re­co­rrí Co­lom­bia ha­cien­do obras so­cia­les”. Des­pués de en­tre­gar el ce­tro, Vanessa no qui­so pa­sar por los des­fi­les o la

éa­nía­lla de íe­le­vá­sáón. De án­me­dáaío emé­ren­dáó un tra­ba­jo be­né­fi­co y en 2003 creó una fun­da­ción, que lle­va su nom­bre, con la que ayu­da a ni­ños y ma­dres ca­be­za de fa­mi­lia del nor­te del Cho­có a te­ner una nue­va opor­tu­ni­dad en la vi­da, co­mo la tu­vo ella.

Des­de esa épo­ca des­cu­brió que le gus­ta­ba la po­lí­ti­ca y em­pe­zó una lu­cha por te­ner una de las dos si­llas que re­pre­sen­tan a las ne­gri­tu­des que lle­va­ba un tiem­po va­cía de­bi­do a va­rias irre­gu­la­ri­da­des. Mu­cha gen­te le de­cía que no se me­tie­ra en ese chi­cha­rrón pe­ro su ter­que­dad, su­ma­da al tra­ba­jo que ha­ce con el Con­se­jo Co­mu­ni­ta­rio de San An­to­nio y El Cas­ti­llo en Ce­rri­to, Va­lle del Cau­ca, la hi­zo pos­tu­lar­se en 2010 y nue­va­men­te en 2014. “Lle­gar al Con­gre­so es una opor­tu­ni­dad pa­ra de­fen­der esas cu­ru­les es­pe­cia­les que nos han que­ri­do arre­ba­tar a los afro­des­cen­dien­tes. Es un es­ca­ño más en un ca­mino de ba­ta­llas por la equi­dad y los de­re­chos hu­ma­nos de mis pai­sa­nos. Los cho­coa­nos no so­mos gen­te de se­gun­da ca­te­go­ría y es­ta­mos can­sa­dos del aban­dono ins­ti­tu­cio­nal”, re­pi­te una y otra vez co­mo si es­tu­vie­ra dan­do un dis­cur­so po­lí­ti­co en una pla­za pú­bli­ca.

Sus pro­yec­tos de ley es­ta­rán en­fo­ca­dos en aca­bar con la dis­cri­mi­na­ción a las mi­no­rías. “Yo na­cí en Un­guía, un lu­gar don­de han con­flui­do el aban­dono es­ta­tal, la vio­len­cia, la po­bre­za y el ma­chis­mo. Cre­cer en un am­bien­te con tan­tas pro­ble­má­ti­cas me con­du­jo des­de muy tem­prano a ser cons­cien­te de las in­jus­ti­cias que se co­me­ten en el Pa­cí­fi­co”. Di­ce que nun­ca la han ma­to­nea­do por su ra­za pe­ro ha vis­to có­mo lo ha­cen con per­so­nas cer­ca­nas a ella y eso la con­fron­ta con que tie­ne que ha­cer al­go pa­ra cam­báar esa realá­dad.

El li­de­raz­go so­cial de­va­nes­sa ini­ció con su co­ro­na­ción co­mo Se­ño­ri­ta Co­lom­bia ha­ce 16 años cuan­do re­co­rrió las re­gio­nes más apar­ta­das y vul­ne­ra­bles del país.

No con­ci­be un país que no res­pe­te las di­fe­ren­cias y por eso tam­bién apoya a la co­mu­ni­dad LGBTI. “Ob­via­men­te ten­go mu­chos ami­gos es­ti­lis­tas que son gays y no pue­do ser in­di­fe­ren­te an­te el irres­pe­to ha­cia ellos”, di­ce.

Vanessa es una mu­jer gue­rre­ra, tra­ba­ja­do­ra, que lo­gra lo que se pro­po­ne. Su pa­pá mu­rió de dia­be­tes cuan­do ella te­nía 13 años y su ma­má los sa­có ade­lan­te a ella y a sus cin­co her­ma­nos de san­gre, por­que en to­tal son 18. “De ella apren­dí que las mu­je­res tam­bién po­de­mos criar a nues­tros hi­jos y edu­car­nos pa­ra re­pre­sen­tar de la me­jor ma­ne­ra a la so­cie­dad”.

La ‘bar­bie ne­gra’, co­mo la lla­man en los me­dios, es­tu­dió Ho­te­le­ría y Tu­ris­mo en Medellín y se es­pe-

Vanessa se­rá re­pre­sen­tan­te a la Cá­ma­ra has­ta el 20 de ju­lio de 2018, cuan­do termina el pe­rio­do le­gis­la­ti­vo.

cia­li­zó en mer­ca­deo tu­rís­ti­co. Es­tá ca­sa­da con el em­pre­sa­rio cau­cano An­drés Iba­rra y tie­ne un hi­jo de 6 años, Juan Die­go Iba­rra, quien la acom­pa­ña a al­gu­nas de sus co­rre­rías po­lí­ti­cas. “Aun­que sue­ne a fra­se de ca­jón des­de que soy ma­má mis prio­ri­da­des cam­bia­ron y mi ob­je­ti­vo des­de el Con­gre­so es tra­ba­jar por el bie­nes­tar de los ni­ños y de las mu­je­res”.

Sus padrinos políticos son Ger­mán Var­gas Lle­ras y Mau­ri­ce Ar­mi­ta­ge, el al­cal­de de Ca­li, a quien apo­yó en va­rios pro­yec­tos. “Él es un hom­bre que cree y tra­ba­ja por las co­mu­ni­da­des. Ha he­cho una lu­cha an­ti­co­rrup­ción muy im­por­tan­te”. Vanessa vi­ve en Ca­li y via­ja­rá con fre­cuen­cia a Bogotá pa­ra asis­tir a los de­ba­tes par­la­men­ta­rios. No tie­ne mu­chos ami­gos den­tro el Con­gre­so y di­ce que le gus­ta­ría co­no­cer a An­gé­li­ca Lo­zano, a quien res­pe­ta por el tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo que ha he­cho. Tam­bién ad­mi­ra a Hi­llary Clin­ton.

Aho­ra su prio­ri­dad es ha­cer un buen tra­ba­jo en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y no de­frau­dar a la co

con­fian­za.• mu­ni­dad que le dio el vo­to de

Los que la ven ca­mi­nar por los pa­si­llos del Ca­pi­to­lio le dicen que es­tá igual de be­lla a cuan­do fue rei­na. Aun­que ella mis­ma re­co­no­ce que des­de que tu­vo a su hi­jo sus me­di­das no son 90-60-90.

Su prio­ri­dad en el Con­gre­so es tra­ba­jar por los de­re­chos de las mu­je­res y los ni­ños, que si­guen sien­do muy vul­ne­ra­dos. No es la pri­me­ra rei­na que tie­ne una cu­rul, ya lo ha­bía he­cho an­tes Ca­ta­li­na Acos­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.